Jul 15

¿Soy súper-mega-giga apasionada? ¿O es que me aburro enseguida?

by Eva in Pasiones y Creatividad 3 comments 3231

¡Hoy estoy muy emocionada! Miles de mariposas se mueven por mi estómago. Y es que la familia de MA crece. Crecemos y además aprendemos. Porque si una cosa tenemos los MA es que tenemos taaaantas cosas que podemos compartir con el resto, que todos nos beneficiamos de las pasiones del resto, aprendemos cosas nuevas, descubrimos nuevos talentos que no sabíamos que teníamos y nos enamoramos de nuevas pasiones.

Y hoy tengo la gran suerte de poder presentarte a Mar. Una MultiApasionada divertidísima que te hará reir, te hará reflexionar, te invitará a mirar en tu interior y te enseñará a sacar esa fuerza que tienes ahí escondida y esos detalles que te hacen única!

¡No me enrrollo más! Os dejo con ella y su primer post que viene pisando fuerte….

¡¡BIENVENIDA MAR!!

***

¿Soy súper-mega-giga apasionada o es que me aburro enseguida?

Ay madre mía, nuestra exigencia de SUPERWOMAN nos llega hasta las pasiones. ¿Cómo puede ser? ¿Cómo puede nuestro cerebro dejar que nos “aburramos” de lo que nos apasionaba hasta hace 5 minutos?

Pues sí, el poder mental existe ji ji, pero no precisamente para hacer que Brad Pitt o Angelina Jolie nos inviten “a tomar café” sólo con mirarles a los ojos. No, chicas no, el poder mental existe y depende sólo y exclusivamente de nosotras.

Sólo nosotras podemos decidir QUÉ queremos pensar y CÓMO queremos hacerlo. Y sí, decirlo es muy fácil, pero la vida lo es aún más el día que lo consigues. Os lo prometo.

¿Y si me despiden? ¿Y si no doy una buena conferencia? ¿Y si no consigo hacer el saludo al sol perfecto? ¿Y si no llego hoy tampoco al orgasmo?

¿PERO HA PASADO TODO ESO YA?

Pues entonces explícame una cosa… ¡¿DE QUÉ TE PREOCUPAS?!

Hace mucho tiempo leí una frase que me dejó marcada para siempre y decidí que cada vez que me entraran ataques de: “voy a asesinar a alguien o yo me tiro por la ventana” me la diría una y otra vez hasta ser capaz de bajar el nivel de ansiedad, agobio, preocupación o llámalo como tú prefieras. Y esa frase es:

“Si el problema tiene solución, ¿de qué te preocupas? Y si el problema no tiene solución… ¡¿de qué te preocupas?!”  

¡¡Y es verdad jolín!!

Qué maravillosa facilidad tenemos para amargarnos la existencia preguntándonos a todas horas, ¿Y si…?

Y si… ¡¡narices!! Ya está, suficiente… ¡¡PARAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!! ¿Acaso tú vienes con una bola de cristal bajo el brazo en vez de una barra de pan? Oye si es así, avisa que tengo que preguntarte un par de cositas 😉

¿Pero por qué se nos da tan bien abrir el paraguas antes de que empiece a llover?

Analiza el verbo preocuparse de verdad…:

PRE-OCUPARSE

Vamos…blanco y en botella… “Ocuparse de algo antes de que haya sucedido”.

¿Qué pasa? ¿Qué no tenías suficiente con todo aquello de lo que tienes que OCUPARTE hoy que además has decidido echarte un extra a la espalda comprando una bola de cristal en el Media Markt y pre-ocupándote de lo que no sabes si sucederá?

Empezamos montones de cosas y perdemos la pasión enseguida porque en el momento en que la cosa pasa del nivel “ah qué guay ya me he hecho con ello” normalmente se pasa al nivel II, y ahí…¡¡nos asustamos!! ¿Y si no lo hago bien?

¿Y qué pasa si no lo haces bien? De verdad, contéstame a esta pregunta, o mejor aún, CONTÉSTATE a esta pregunta con objetividad, viéndolo desde fuera y quitándole una poquita de la importancia que ya le habías puesto extra… ¿Qué dices? ¿No sabes? Pues yo te doy mi respuesta…

¡¡ NADAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!

Habrá dos o tres situaciones en la vida en las que sí pasará algo si fallas, pero ¿y el resto del tiempo? ¿Por qué nos exigimos tanto hasta cuando estamos disfrutando?

No es que nos aburramos, es que como ya lo hemos hecho bien una primera vez, para qué arriesgarnos y hacerlo una segunda no sea que ya perdamos la suerte del principiante y tengamos que oír algún “No, así no”, o un “Dale una vuelta con otro enfoque”, o “el examen podía haber salido mejor”.

O peor aún, ni siquiera lo intentamos no sea que… ¿Y si no soy capaz?

Otra gran frase:

  “No he fallado, simplemente he obtenido un resultado diferente al que esperaba”

¡¡Esta frase es genial!! Y encima está llena de verdad.

Nuestro nivel de exigencia es directamente proporcional a nuestro nivel de miedo a fallar en la vida.

CONCLUSIÓN: si nos exigimos menos, tendremos más tolerancia a resultados diferentes, disfrutaremos más de los niveles II porque estaremos avanzando en lo que nos apasiona, y por tanto, nuestro miedo desaparecerá.

¿Qué me dices? ¿Nos cuentas cómo haces tú para no PRE-OCUPARTE?

***

El post de MA con pasión… ¿LIMITADA? aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

***

Mar3

       www.talleresentropia.es | Facebook Talleres Entropia | Twitter Talleres Entropia