Imprevisto, se dice que es todo hecho o situación no prevista.

De eso en parte quiero hablarte hoy, de como dan un giro a todos los acontecimientos y a todos tus planes. A veces son pequeñas cosas y otras dejan todo tu mundo patas arriba.

Hace semanas que debería haber escrito y publicado este post. Lo tenía planificado en mi agenda y en mi calendario editorial desde hace tiempo. Pero un pequeño contratiempo ha hecho que haya tenido que paralizar todo durante unos cuantos días.

Una pequeña “tontería”, como que se me cayese el portátil al suelo, hizo que mi disco duro se fuera al garete. Y con él, el portátil entero y todos mis datos. Por suerte hacía tiempo que el ordenador me iba muy lento y hacía copias de seguridad de un montón de cosas desde semanas antes. Aún así, he perdido un montón de información que quedará en el olvido para siempre en mi memoria. Una milésima de segundo, todo por ir con prisas a hacer una cosa, ha hecho que mi mundo quedara patas arriba y paralizado durante un par de semanas.

(Si hace mil años que no haces copia de seguridad de tu ordenador, no lo pospongas y pospongas ¡que nunca se sabe!)

La moraleja de mi historia es que no puedes esperar que todo vaya perfecto siempre. Casi te diría que en el 90% de las veces habrá algo que te va a hacer retrasar un poco o posponer para más adelante tus objetivos. El día a día es lo que tiene y lo más importante es el prisma desde el que mires ese hecho fortuito.

Soy de las que piensa que las cosas siempre ocurren por una razón, me lo habrás oído decir muchas veces. En mi caso, esa parálisis me hizo concentrarme en otro proyecto que tenía entre manos y del que sé a ciencia cierta, que si no se me hubiera fastidiado el ordenador no habría terminado. Así que intento mirarlo por el lado positivo.

En tu caso quizás te sirva para darte cuenta de:

  • que estás olvidando dedicarte tiempo a ti misma o a otras personas,
  • que tu proyecto no está yendo por el camino correcto,
  • que dejas siempre todo para las fechas límite y al final eso pasa factura,
  • que deberías relajarte un poco y aprender a disfrutar de la vida,
  • que no te habías parado a pensar en los imprevistos antes de ponerte a ello,
  • etc.

Hay mil reflexiones que puedes hacer tras cada piedra con la que te tropieces por tu camino. Y lo importante es que siempre puedes sacar una lección de ella.

Por todo ello, hoy quería dedicar el post a todos esos planes que no salen como esperabas. Y a esa sensación que ello trae consigo.

Durante las últimas semanas hemos estado hablando de esa sensación de sentirte perdida, de no tener muy claro lo que quieres. O sí, pero hoy es una cosa y mañana otra. De que todo el mundo te diga: “Tienes que centrarte“. También hemos estado hablando de la vorágine de sensaciones y la montaña rusa que supone todo esto. De los pensamientos negativos que te están saboteando, de los miedos que se esconden detrás, de cómo gestionas tu diálogo interior.

Hoy toca hablar de la otra cara de la moneda. De esa sensación que queda cuando luchas y luchas por algo y parece que nunca llega. De dudar si vale la pena para algo, si estás perdiendo el tiempo o todo tiene un sentido y un fin que todavía desconoces.

Este tema es duro y puede hacer que en un arrebato de desesperación lo des todo y se te ocurra la solución más original a ese bloqueo o problema que te impide avanzar, o todo lo contrario. Que tires la toalla y dejes de luchar por tus sueños y tus objetivos.

Normalmente cuando esto último ocurre se debe a varios factores:

  • O no tienes la suficiente confianza en ti misma como para darte cuenta que todo este esfuerzo valdrá la pena. Te machacas a ti misma haciéndote creer que eres una fracasada, que no vales para eso, que mejor dedicarte a algo más seguro y a lo que hace todo el mundo, que siempre dejas las cosas a medias.
  • O tienes a alguien a tu alrededor que te está haciendo creer todo lo anterior, que te dice que ya vale de perder el tiempo en tonterías, que dejes de dedicarte a tus hobbies y que comiences a centrarte un poco.
  • O eres demasiado perfeccionista y no terminas de llevar ninguno de tus proyectos a fin porque nunca terminan de estar del todo perfectos.
  • O todo lo contrario, tienes tanto miedo al éxito o miedo al fracaso, que prefieres dejar las cosas a mitad antes que exponerte a cualquiera de estas dos situaciones (incluso inconscientemente).
  • O simplemente ese proyecto lo has alargado tanto en el tiempo que ya no está alineado con tus sueños actuales y no tiene ningún sentido seguir perdiendo tiempo en él (por mucho que duela aceptarlo y pasar a otra cosa).

Muchas de estas causas se deben a una falta de confianza en una misma y en lo que se hace. Esta confianza es algo que se va ganando con el tiempo y que se va adquiriendo con cada logro y con cada obstáculo vencido. Por tanto, tirar la toalla no suele llevar consigo una mejoría en tu estado de ánimo. Todo lo contrario, va a hacer ese pepito grillo interior que te dice que no puedes lograr nada de lo que te propongas. Excepto en el último caso, en el que puedes verlo como un fracaso absoluto en el momento presente pero se convertirá en un logro en el futuro (los estudios demuestran que en nuestro lecho de muerte tan sólo nos arrepentimos de las decisiones no tomadas).

A veces nuestro pepito grillo no es interior, si no exterior. Y la moraleja que debes sacar de esta encrucijada a la que te enfrenta el destino es que debes comenzar a expresar tus propios sentimientos, tus propias opiniones, comenzar a decir no a los demás y alejarte de todos aquellos que te hacen más mal que bien.

Muchas veces ese mal es involuntario. El que tú estés saliendo de tu zona de confort hace sentir a los demás incómodos porque les estás obligando en cierta manera a romper su propia estabilidad. Y se produce un período de tensión tras el que serás capaz de ver si estás personas te acompañarán en tu nuevo camino o no.

Y volviendo al tema del que te hablaba antes. ¿Qué pasa cuándo te habrías propuesto haber conseguido algo para una fecha concreta y llega el momento y ves que esos planes todavía quedan muy lejos?

  1. Lo primero de todo, ser consciente de que los planes es lo que tienen. Los imprevistos y esos giros del camino que te van alejando unos días y acercando otros, casi sin que te des cuenta, a tus objetivos. El éxito llega cuando menos te lo esperas, no tienes una bolita de cristal que te diga cuándo lo vas a lograr (y cómo), así que céntrate en disfrutar del camino y ya llegará.
  2. Por ello es importante que no te pongas una fecha límite para conseguirlo. No hagas como muchas personas que dicen: “Voy a abrir una tienda y si en un año veo que no ha funcionado, la cerraré”. Hay que ser paciente. Los planes que tienen éxito requieren de un período de acierto, error y aprendizaje previo. Esto ocurre en el 100% de los casos. Unas veces este período será de un mes, otras de 10 años, pero a nadie le llueve nada del cielo. Todo requiere un esfuerzo previo.
  3. Cuando te marques un objetivo, piensa siempre en PARA QUÉ quieres conseguir ese objetivo concreto. No porqué, sino para qué, en qué te va a ayudar. Escríbelo y enmárcalo en tu oficina, agenda, salón, dormitorio o dónde estimes oportuno. Que siempre que tengas un bajón puedas acudir ahí y recordar el fin real que te llevó a elegir esa meta.
  4. Y por último, párate a pensar: ¿Estoy haciendo las cosas correctamente? Quizás simplemente se deba a un problema de planificación y gestión del tiempo, o tienes tantas ideas que necesitas parar y centrarte un poco, o no es el lugar adecuado para llevarlo a cabo, o te estás dirigiendo al público equivocado, o deberías hacer un restyling completo…

Las causas pueden ser tantas, y tan diversas, que antes de tirar la toalla te invito a que reflexiones si ese retraso se debe a algo que puedas mejorar, si debes planificar todo el proyecto a unos plazos más reales, si vale la pena buscar a alguien que te ayude o simplemente te has bloqueado y el cuerpo (y tu mente) te están pidiendo a gritos unas vacaciones y enfoque nuevo.

Creas o no, todo tiene solución.

Ha llegado el momento de hacer balance de todo el año, repasar todo lo conseguido, los no-logros y meditar sobre cómo me gustaría que fuesen los próximos meses.

Me parece increíble lo rápido que se me ha pasado este año. No sé quién me dijo hace bastante tiempo, que una vez que tienes peques (y que cumples los 30), es como si tu vida cogiera carrerilla y comienzas a viajar a la velocidad de la luz. Así me he sentido este año, como en un coche de fórmula 1. ¿Te ha pasado lo mismo?

Como todos los años, el balance que voy a realizar hoy de 2016 va a ser un balance positivo. Es decir, nada de centrarse en los objetivos no cumplidos o en aquellas promesas y sueños que no has podido realizar. En vez de ello, mi consejo es que te centres en todo aquello (grande y super pequeñito) que hayas logrado los últimos meses. ¡Qué seguro hay mucho más de lo que te imaginas!

Comienza repasando mentalmente cada uno de los meses del año. Concéntrate en todo aquello que te dio una alegría, aquello que te hizo crecer como persona, eso que aprendiste, lo que hiciste (y nunca pensaste que podrías hacer). Cualquier cosa es válida. Desde haber estado tres meses madrugando hasta haber sacado adelante ese proyecto en el que llevabas trabajando tanto tiempo. Lo pequeño y lo grande tiene que estar presente en tu Lista de Logros del año. Da igual si después de madrugar tres meses te has pegado 9 remoloneando. ¡Conseguiste madrugar sin chistar durante 90 días! Así que, este tipo de logros no pueden faltar en tu lista.

Algo que me he propuesto para el nuevo año es llevar un Diario de Logros. Así cuando llegue el próximo año tan sólo tendré que acudir a él y repasar todo lo escrito. Y no sólo cuándo toque hacer balance del año, si no en cualquier momento en los que me dé la sensación que no estoy avanzando (nada mejor que revisar lo conseguido las últimas semanas para darte cuenta que ese fantasma sólo está en tu cabeza).

Y ahora sí (no me enrollo más), mi balance de los últimos doce meses:

LISTA DE LO QUE SÍ HE CONSEGUIDO EN 2016

  • No he dejado de avanzar: He aprendido a aprovechar cada hueco que me han dejado los peques para trabajar en mis planes. He avanzado más despacio de lo que hubiera querido pero no puedo quejarme porque mi sensación es de no haber parado ni un segundo.
  • He aprendido a descansar y disfrutar de la familia: Esto ha sido una gran lección de este 2016 y que he tenido que aprender precisamente a raíz del primer logro. Llegó un momento en que me dí cuenta que tenía que bajar el ritmo. Me considero una adicta total al trabajo (disfruto como una enana) y ello me lleva muchas veces a marcarme unos plazos que me han agotado mental y físicamente. Por ello, uno de mis grandes logros de este año ha sido aprender a desconectar y darme cuenta de que si no puede estar para mañana, pues no puede estar. Que si este mes no he podido publicar más de un post, pues no se ha podido. Y que debo dejar de sentirme culpable por ello.
  • Rutinas, rutinas, rutinas: Creo que es sin duda mi gran reto de 2016 y de los próximos años. Establecer unas rutinas que me permitan trabajar y estar con la familia. Trabajar desde casa tiene su lado bueno y su lado menos bueno y se hace imprescindible marcar unos horarios. Lo que he aprendido desde que tengo a los peques es que esos horarios cambian continuamente (invierno/verano, tener guardería o no, contar con ayuda o no, catarros y mil virus,…). FLEXIBILIDAD y COLCHÓN PARA IMPREVISTOS. Esas son sin dudas las claves del éxito:
    1. Ser flexible y “abrazar” los imprevistos y cambios repentinos en tus planes. Y que “no te importe” tener que rehacer mil millones de veces tu planificación semanal.
    2. Dejar siempre un colchón para imprevistos. O lo que viene a ser lo mismo: no dejar nunca las cosas para el último momento. Porque esta forma de trabajar unido a lo anterior puede ser sinónimo de fracaso absoluto.
  • Si yo soy feliz, todos los de mi alrededor también lo son: Así lo creo y así procuro vivirlo. Nada de abandonar mis planes y mis sueños por tener hijos. Si yo no soy feliz, estoy convencida de que mis peques tampoco lo serán. Así que siendo consciente de que algunas cosas tardarán un poco más en llegar, he mantenido la mirada en mis sueños y no he dejado que nadie me robe la ilusión.
  • Mi trabajo, mi negocio: Éste si que ha sido un cambio de visión ¡importantísimo! Dejar de pensar en que lo que te gusta es un hobby y en que debes regalar tu tiempo (porque te encanta pasar tiempo realizando tus pasiones) y que encima no te valoren por ello, y pasar a ver mi trabajo como un negocio que hay que rentabilizar si quiero seguir manteniendo este estilo de vida, ha sido un gran cambio que me costó muchísimo hacer. Menos mal que a principios de año tomé una de las decisiones más importantes (creo que la que más) de este 2016: Contratar una mentora que me ayudase a rentabilizar mis sueños.
  • Sacar mi primer curso on-line (Activa tu Brújula Interior): Madre mía, ¡no me podía imaginar el trabajo que hay detrás de realizar un curso online! Meses estudiando, probando técnicas y dando forma al contenido del curso. Aprender después las mil opciones y plataformas que existen para montar un curso. Programar y diseñar todo el contenido para que sea práctico, fácil de seguir y efectivo. Grabar los vídeos, redactar y diseñar los ejercicios. Preparar el lanzamiento, publicidad, seguir los resultados, aprender de los errores… Un trabajo titánico. Eso sí, ¡estoy tan feliz de haberlo conseguido! He aprendido muchísimo en este camino (y lo que me queda) y me siento tan feliz de que el feedback del curso sea tan bueno que eso me motiva a seguir trabajando por este camino.
  • Y después llegó mi segundo curso… ¡y la Academia MultiApasionada!: Y tras Activa tu Brújula Interior llegó el mini-curso de la Agenda Charuca que tanto os ha gustado (y que te avanzo voy a transformarlo para que se adapte a cualquier modelo de agenda). Y tras él, ¡la Academia MultiApasionada! Esto no lo he publicitado mucho porque es una idea a la que estoy dando forma poco a poco. ¿En que consiste? En la Academia en la que encontrarás cursos online de profesionales del orden y de las cosas bonitas, que te ayuden a que tu día a día sea más organizado y creativo. (Te invito a descubrir los cursos que hay ahora aquí).
  • He vencido mi miedo a los vídeos: Aunque sea de una manera sencilla, he aprendido muchísimo de vídeo este año. Veo los primeros que grabé, recuerdo lo tensa y avergonzada que me sentía al principio y lo comparo con ahora y me siento genial! Me queda muchíiiiiisimo por aprender, pero ha sido como una auto-terapia para ayudarme a ir perdiendo el miedo a decir lo que pienso. ¡Te lo recomiendo!
  • Abrir mi tienda online: ¡Un sueño cumplido! Tenía tantísimas ganas desde hace años de tener mi tienda online de papelería bonita, que cuando algo en mi interior me dijo hacia abril: “Eva, ha llegado el momento”, me puse manos a la obra y en julio, tras muchas horas de trabajo, conseguí abrir las puertas de la SHOP y convertir mi oficina y en el sitio con más cosas bonitas por metro cuadrado (¡lo prometo, es pura tentación!).
  • Dejar de ser la que tira siempre del carro: Este es un aprendizaje de las últimas semanas. ¿Sabes aquellas relaciones en las que tienes la sensación de que siempre eres tú la que está tirando del carro? Tú eres la que llamas, la que te preocupas por esa persona y la que haces lo posible por quedar o mantener esa amistad/relación. Pues he decidido que me he cansado de este tipo de relaciones y me he dado cuenta que ni debo sentirme culpable, ni estoy haciendo nada malo ni tiene nada que ver conmigo. Si alguien decide que no avanzar en la vida es la mejor de las opciones, lo siento mucho pero no puede convertirse en un ancla en mi vida que no me deje avanzar a mí y me impida ser feliz. Lo mismo digo para esas relaciones en las que sientes que estar un minuto con esa persona es como si te robaran toda tu energía, como si te golpearan y te dejaran hecha una mierdecilla. Está decidido. Estas personas, fuera de mi vida.
  • ¡Vivan las colaboraciones y conocer gente! Este año he conocido a muchísima gente (o casi diría a muchísimas emprendedoras) de las que he aprendido, con las que me he reído, que me han hecho sentir viva, que me han llenado de energía, que me han ayudado, con las que he colaborado, con las que tengo planes que van a ser la monda y a las que quiero seguir manteniendo en mi vida y viendo siempre que sea posible. Anna, Tania, GloriaTete, Cristina, BegoñaSami, Mar, Ysabel, Beatriz, ElisabetCharo, Flor, SilviaGemma, Xenia, May, Mina, ¡y muchas más!
  • He hecho deporte, yuhuuu! Dije que no me iba a preocupar de mi cuerpo hasta que los peques cumplieran el primer año, y aunque sólo hayan sido unas diez semanas, ¡me siento super feliz de haber mantenido el hábito durante todo ese tiempo!
  • Me he cortado la coleta y me he pintado los labios. Sí, yo que juraba como Sansón que mi fuente de fuerza era mi melenaza y que nunca me la cortaría, decidí a mitad de año hacer un cambio radical y pasarme al corte midi que tan de moda está ahora. Parece una tontería, pero lo que un cambio de imagen puede hacerte en un momento es espectacular. Si hace mucho tiempo que no te atreves a cambiar y hacer alguna locura, ésta puede ser una opción. No hay nada mejor que sentirte guapa para comenzar a ganar confianza en ti misma.
  • ¡¡No me he dejado llevar por mi curso-adicción!! O lo que viene a ser lo mismo, no me he comprado cada curso o libro que pasaba por delante de mis ojos. Mi lista de deseos en amazon crece cada mes de manera exponencial, no te voy a engañar, pero en vez de dejarme llevar por esos arrebatos que antes me hacían dejarme los cuartos en cada curso que se publicaba o cada libro que recomendaban he aprendido a meditar sobre si realmente me hace falta o no y he aprendido a dejar pasar al menos unos cuantos días antes de tomar la decisión. Sorprendentemente, la mayoría de esas euforias desaparecían pasados esos días y las que se mantenían y decidía comprar las he disfrutado como una enana. Tengo algunos libros y cursos a mitad de este año, pero he terminado otros que tenía pendientes y otros que he comenzado. ¡Así que es un gran paso!

Creo que estos son mis logros más importantes de este año. Cómo ves hay de todo, grandes y pequeños. Ahora es tu turno.

Un último consejo: Elige un momento en el que vayas a estar tranquila y sin distracciones para ponerte a cabo con esta reflexión. Y si la apuntas en un cuaderno (para poder recordarla siempre que quieras, mejor!). Si la publicas en tu blog, me encantaría leerla. ¿Te animas a compartirlo aquí conmigo?

LOS FALLOS NO-LOGROS: PORQUÉ Y CÓMO EVITARLOS

El segundo paso de este balance en positivo de tus últimos doce meses consiste en analizar tus no-logros, encontrar el motivo de porqué no los conseguiste y meditar sobre cómo podrías haberlos evitado. Es la manera más divertida de darles la vuelta y ver el lado guay de “cometer errores”. Y es que, tan sólo ellos, pueden enseñarte la manera de avanzar y convertirte en una versión mejor de ti misma.

MIS FALLOS NO-LOGROS DE 2016
  • Desorden y vuelta al caos. He pasado de conseguir mantener una casa ordenada en 2015 a tener una auténtica leonera al finalizar el 2016. Sin duda esto va a marcar una de mis palabras para 2017: ORDEN. ¿La causa? Creo que han sido dos: Primero, han entrado muchísimos objetos a mi vida (los peques + la tienda lo han revolucionado todo) y no les he encontrado un sitio. Con lo cuál, se han ido amontonando allí dónde los dejaba y, como me ha pasado toda la vida, conforme la “montaña” va descontrolándose (el desorden llama al desorden) mi pereza va en aumento. Es como una unión de dos factores que no han hecho más que robarme energía los últimos meses. Por fortuna, me voy a poner las pilas y lo he marcado como tarea prioritaria para las próximas semanas.
  • Nueva imagen. No la mía, que fue un subidón tremendo, sino de la web y el blog. Es para matarme, pero tengo un cambio de imagen esperando en la recámara ¡desde el verano! Pero es lo que hemos hablado al principio, a veces unos proyectos tienen que dejar paso a otros más prioritarios y los imprevistos se comen mucho tiempo del que puedes tener planificado. Así que me ha tocado ser muy flexible en este tema (más del que me hubiera gustado). No obstante, ya estoy trabajando en la nueva web y espero poder desvelártela muuuy pronto.
  • Blog paradete. Sí, mea culpa total. La causa: La apertura de la tienda. ¡No me imaginaba la cantidad de trabajo que hay detrás! Preparar pedidos, atender emails, planificar compras, buscar nuevas marcas, publicar en redes sociales, hacer fotos, preparar campañas… brrrrrr. Total, que entre unas cosas y otras se me ha ido por completo el tema de las manos. Así que toca reorganizar y ponerse las pilas este próximo año.
  • Comida rica, rica… pero no sana. Aquí se me ha ido un poco la mano todos estos meses. La falta de actividad unido a que he abandonado mi alimentación sana y la he cambiado por una más práctica y “de último momento”, ha supuesto que los kilos de más se hayan ido acumulando en mi tripilla, cadera y (gran) culamen. Aquí no tengo excusas, me dejo llevar por lo rico (que no siempre es lo más sano). Pero claro, que los peques comiencen a comer como nosotros y a imitar todo lo que hacemos los mayores me hace darme cuenta que debo controlar y mejorar mi alimentación.

A grandes rasgos, creo que esos han sido mis principales no-logros de los que debo aprender y trabajar por no volver a repetirlos.

Y los tuyos, ¿cuáles son? ¿Te atreves a compartirlos?

MI PALABRA PARA 2017

Este año he decidido elegir tan sólo una palabra. Pensar en más se me hacía más bien complicado y eso de elegir por elegir no va mucho conmigo. Cada vez más estoy adquiriendo la filosofía de centrarme en una sóla cosa/objetivo y cuando la consigo, pasar a la siguiente. Así que si llega un momento en que algo por dentro me dice que puedo pasar a otra palabra, la adoptaré por el camino.

Mientras tanto, mejor de una en una.

Mi palabra para 2017 es una de las que te he hablado en los no-logros y que para mí es la base fundamental de todo lo demás: ORDEN.

Sin orden mi vida es un caos, no me centro, me siento dispersa, mi creatividad no se desarrolla y me cuesta muchísimo esfuerzo concentrarme en llevar a cabo mis objetivos. Así que es fundamental que ponga orden en casa para que el desorden deje de impedirme centrar mi atención en otras opciones.

¿Ya tienes tu palabra o palabras elegidas para el próximo año?

MIS OBJETIVOS PARA 2017

Quiero seguir el hilo de mi palabra para los próximos meses y mi cuerpo y mente me dicen que necesito sencillez. Creo que el año pasado me cargué de demasiados objetivos (teniendo en cuenta que los peques tenían meses). Y este año se suma otro notición: Pasaré a tener familia numerosa en junio.

Así que me he encontrado con la siguiente tesitura: ¿Planifico mis objetivos hasta junio? ¿Cuántos me marco? Y los que me marque, ¿volverán a ser demasiados? He de confesar que me da un poco de pánico lo que pasará a partir de que nazca el nuevo miembro de la familia. Crear una rutina en mi día a día ya está siendo bastante complicado, así que tener que volver a empezar de cero me da miedo, aunque voy a verlo como un nuevo reto que seguro me ayudará a centrarme (aún más) en lo que de verdad importa y por lo que vale la pena dedicar tiempo y esfuerzo.

Después de darle muchas, muchísimas vueltas he decidido fijarme estos dos objetivos:

  1. Encontrarle un sitio a cada cosa. Se acabó el caos. Mi mente necesita mesas y estantes sin cosas, juguetes ordenados y en definitiva, orden, orden y orden. Para ello, volveré a leerme el método Kon Marie (lo cuál me encanta. Será ya la tercera vez) y lo aplicaré por completo (hasta ahora sólo había llegado hasta la parte de la ropa, la primera. Y aunque me he empapado de su filosofía todos estos años no termina de ser suficiente). Voy a reorganizar la despensa y trasteros y montar un cuarto de juegos/estudio para los peques. Me encantan las filosofías Montessori y Waldorf. Ambas implican orden, respeto por la naturaleza y creatividad y es primordial que los papis demos ejemplo para que los peques puedan empaparse de un buen ambiente que les permita desarrollarse por completo.
  2. Sacar mi programa de mentoría personalizado. Éste era uno de mis objetivos para 2016 y lo tengo planteado y empezado, pero otros proyectos me obligaron a dejarlos de lado. Así que mi objetivo es desarrollarlo, terminarlo y comenzar con él antes de que nazca el nuevo miembro.

Ya está. Nada más. Tengo muchíiisimos objetivos en mi lista de ideas y proyectos que están deseando ver la luz, pero con esos dos me voy a dar por satisfecha este año. Primero me centraré en el primero y después en el segundo. Ya no quiero estar con mil temas a la vez.

A la hora de marcarte objetivos recuerda el consejo que siempre te he dado en el blog. Por muchas ganas que tengas de hacer mil cosas (al final ya sabes que no terminas de hacer nunca ninguna), lo importante es centrarte en un máximo de 3 objetivos simultáneos. Coge una libreta, apunta todos esos objetivos y conforme vayas terminando proyectos, acudes allí y eliges el siguiente. Te centras en hacerlo y cuando lo tengas, vas a por otro.

LECTURAS RECOMENDADAS PARA ESTOS DÍAS DE REFLEXIÓN

Te recomiendo estos post antiguos en los que te he hablado de las técnicas que sigo para elegir y planificar mis objetivos:

Y si tienes ganas de aprender en detalle mi técnica para planificar y desglosar tus objetivos y para trasladar luego de manera adecuada y exitosa todos esos pasos a tu agenda, te recomiendo el mini-curso de la agenda charuca (que sirve para cualquier tipo de agenda).

Si tu caso es el contrario, no tienes nada claro qué quieres hacer, te sientes super perdida y tienes ganas de enfocarte y centrarte de una vez por todas en un tipo de vida acorde a tus ideales y pasiones, te recomiendo que le eches un vistazo a mi curso Activa tu Brújula Interior y a estos otros post:

Lo dicho antes, si vas a compartir tu balance en tu blog o quieres compartirlo conmigo y otras multiapasionadas, me encantaría que compartieras tu experiencia en la sección de comentarios.

Aprovecha este período de reflexión de los últimos y primeros días del año para realizar tu balance positivo del año que se va y comenzar el 2017 con ilusión y ganas de cambiar de vida.

¡Con todos mis deseos… FELIZ AÑO 2017!

Diciembre ya está aquí. Mes de reflexión para muchos, mes de echarse las manos a la cabeza para otros y preguntarse: ¿Cómo he podido perder un año entero de mi vida tan tontamente?

Sí, para muchas la llegada del último mes del año es sinónimo de culpabilidad por no haber sabido aprovechar ni un minuto (quieren hacerse creer) del año que está a puntito de escaparse de las manos.

Y es que la gran mayoría comienza el año prometiéndose que éste va a ser distinto, que esta vez sí voy a ir al gimnasio, o voy a aprender “x” idioma, o voy a mantener la casa limpia y ordenada o voy a viajar a la luna… ¿Estos objetivos son realistas? Bueno, soy de las que piensa que si alguien quiere algo de verdad luchará lo inimaginable y se levantará las veces que haga falta, cada vez que tropiece con algo en su camino, hasta que lo logre. Quizás tarde un mes, un año o toda una vida. Pero si de verdad quieres algo, ya hallarás la manera de conseguirlo.

Pero volviendo al mes de diciembre. Tenemos la otra cara de la moneda: Aquellas personas que abandonan sus sueños pensando que esa vida que siempre han querido no está destinada para ellas. Y caen en lo fácil: rendirse y auto-convencerse que deben aceptar la situación y la mierdi-vida que no les hace felices para convertirse (a mi modo de ver), en una oveja más del ganado que deja llevarse sin control alguno por lo que le dicte el pastor o el resto del rebaño.

¿Qué triste suena, verdad?

Si este segundo caso es el tuyo, me gustaría que leyeras este post que escribí hace un tiempo y que te ayudará a reflexionar sobre este tema.

Como estoy convencida que si eres una asidua a mi blog o has venido a parar a él es porque algo te pica por dentro que te grita: ¡Cambia!, me gustaría ayudarte con el post de hoy a darte cuenta que, aunque puedas tener la sensación de que no has sabido aprovechar este año, todavía estás a tiempo de conseguir o poner en marcha uno solo de los objetivos que te has marcado durante los últimos años. Mi objetivo: Que comiences el nuevo año llena de energía y que aproveches ese subidón por el logro conseguido para realmente cambiar lo que necesites durante los próximos meses.

Por si no se ha notado entre líneas, todo ese rollo que intentas hacerte creer de que ha sido un año perdido está solamente en tu cabeza. Es algo totalmente subjetivo y tienes que coger a ese pepito grillo malo que intenta machacarte, darle una patada y darte cuenta de todo lo que has logrado estos meses. Lo haremos juntas como los últimos años en el post de reflexión de final de año. Puedes ver los anteriores si quieres aquí y aquí.

PLAN DE RESCATE DE OBJETIVOS (PARA FINAL DE AÑO)

Pero volviendo al tema del que quería hablarte hoy: ¿Cómo terminar el año con la alegría de haber conseguido un objetivo?

Quedan tres semanas para terminar el año. Tiempo más que suficiente para poner en marcha y/o conseguir una de tus metas. ¿Pero cómo? Pues te lo voy a explicar, paso a paso, a continuación.

El método es muy sencillo y vas a poder comenzar hoy mismo. No te robará más de 20 o 30 minutos y lo que vas a conseguir bien va a merecer la pena. Así que deja a un lado la pereza, levántate de ese sillón mullidito en el que se ha acomodado tu culete y comienza a luchar por aquello que realmente te hace feliz.

¿Qué vas a necesitar?
  • Un cuaderno o un folio en blanco. Si puede ser uno bonito y que te motive, mucho mejor (en la tienda tienes un montón de opciones suuper bonitas).
  • Que nada te distraiga. ¡IMPRESCINDIBLE! Si tienes a los peques gritando de fondo, a tu pareja viendo la tele o quieres convertirte en super-woman intentando realizar este ejercicio mientras estás haciendo la comida, escuchando la radio y cotilleando el móvil, no va a funcionar. (Aprende aquí como la multi-tarea es tu peor enemigo).

Por tanto: Intenta dejar a los peques con alguien durante al menos media horita, vete a una cafetería donde poder desconectar o a ese rincón tan especial de tu casa, al parque, refúgiate en el baño. Lo que sea, pero haz que este ratito sea sólo para ti.

Y ahora que ya tienes los dos ingredientes principales, comenzamos:

PASO 1 – VACIAR TU MENTE DE OBJETIVOS

Vas a comenzar por un paso “muy sencillo” y que consiste en coger tu cuaderno y escribir:

  • Todos los objetivos, promesas, metas etc que te prometiste que ibas a hacer a principios de año.
  • Todos aquellos objetivos que te hayas ido proponiendo a lo largo del año.

Deja de sentirte culpable. Se acabó el tenerlos en la cabeza revoloteando todo el día y apareciendo en el momento más inoportuno (que suele ser cuando estás de bajón), recordándote: “y yo, ¿para cuándo?”, “¿pero no me ibas a poner en marcha para tal fecha?”.

Prométete que todo esto se acabó. A partir de ahora, cada vez que se te ocurra un nuevo objetivo acudirás a tu cuaderno, lo escribirás y lo eliminarás de tu mente. A partir de ahora sabrás que todos tus sueños están ahí guardados y que cuando toque comenzar uno nuevo, no tendrás que traumatizarte intentando pensar y elegir qué hacer. Tan sólo acudirás a tu cuaderno de objetivos y elegirás el siguiente (con el método que te voy a enseñar a continuación).

PASO 2 – CALMAR LA MENTE

Puede que te hayas asustado al ver plasmados en papel una cantidad ingente de objetivos. Seguro que de muchos ni te acordabas (por algo será, ¿no crees?).

Así que el siguiente paso es relajarte un poco y para ello he preparado una pequeña meditación guiada. Es la primera que hago, así que espero que disfrutes con ella (¡me encantaría saber qué te ha parecido!). Mi sugerencia VIP es que aproveches para poner música relajante y te tomes un baño o ducha calentita con velitas (ya que nos ponemos). Si no puedes, simplemente concéntrate en cerrar los ojos y meditar estos 5 minutos.

PASO 3 – PUNTUAR OBJETIVOS

El siguiente paso, tras haberte relajado y haber tenido tiempo para calmar la mente, es realizar una criba. Ver lo que realmente sigue significando algo para ti y lo que debes tachar y dejar ir.

¿Cómo vas a realizar esta elección? Puntuando cada uno de los objetivos en base a estos dos criterios:

  1. El nivel de miedo que te produce al pensar en realizar (y conseguir) ese objetivo.
  2. El nivel de excitación que te produce al pensar que lo vas a realizar y conseguir.

Así que vas a dibujar dos columnas al lado de los objetivos (una para miedo, otra para excitación) y vas a puntuar del 1 al 10 cada una de ellas. Siendo 1 algo que te da poco miedo o no te excita demasiado y 10 algo que te da pánico o te hace sentir ese súper hormigueo en el estómago que no te deja dormir por las noches.

PASO 4 – ELEGIR UN SÓLO OBJETIVO

Uno de los problemas que tiene la mayoría de la gente a la hora de ponerse a trabajar en sus metas es que se pone a llevar a cabo mil objetivos a la vez. Ya te adelanto que es sinónimo de fracaso absoluto. No sólo tendrás tu mente demasiado dispersa (y como multiapasionada, ¡aún MUCHO MÁS dispersa!) sino que realmente no avanzarás en ningún sentido (échale un vistazo a este post en el que te hablé sobre la solución al problema de elegir muchos objetivos).

Quiero que comiences tachando de la lista de objetivos todos aquellos en los que tu puntuación miedo/excitación es menor o igual a 5. Estos objetivos son los que ya no te dicen nada. Los que fueron importantes en su momento pero en este actual ya no están alineados con tu estilo de vida o con el que quieres conseguir.

Sólo aquello que tenga esa mezcla de miedo y de emoción al pensar en llevarlo a cabo y conseguirlo es lo que debe moverte a realizarlo, porque es lo que vale la pena realmente.

De todos aquellos objetivos que quedan, señala un máximo de tres que tengan las puntuaciones más altas en ambas columnas, de 8, 9 o 10 en las dos.

Vas a elegir uno sólo de esos tres objetivos para llevar a cabo durante las próximas tres semanas. Por si te es complicado elegir, piensa:

  • ¿Cuál es el que más mezcla de emociones te causa? ¿Aquél que más te hace vibrar y sentirte llena de energía?
  • Si son los tres más o menos igual, ¿cuál es el que piensas que te va a llevar menos tiempo conseguirlo?

Elige uno y ¡vamos a por el siguiente paso!

PASO 5 – CÓMO LLEVARLO A CABO

Llegado a este punto, dale la vuelta a tu cuaderno y escribe en una hoja en blanco y en grande ese objetivo que has elegido. Después, párate a pensar en la siguiente pregunta:

¿Cómo puedo lograrlo?

Escribe todo lo que se te ocurra y, con cada uno de esos pasos que has escrito, vuelve a preguntarte: ¿Cómo puedo lograrlo?

Repite este paso hasta que logres mini-pasitos que puedas ir llevando a cabo de una manera más sencilla. (Por supuesto, escríbelo todo en tu cuaderno, no lo pienses y dejes simplemente en tu cabeza).

Nota: Si quieres algo más de ayuda sobre el tema de cómo trazar un buen plan, échale un vistazo a mis post: 10 puntos claves de todo plan y cómo lograr tus objetivos.

PASO 6 – TRASLADAR TU PLAN A TU AGENDA

El siguiente paso es trasladar a tu agenda o planificador mensual o semanal ese plan que has trazado en el paso anterior.

Quiero que elijas un sólo mini-paso para llevar a cabo cada día. Si piensas que alguno puede llevarte más de un día, mira a ver si puedes seguir dividiéndolo en mini-pasos más pequeños haciéndote la pregunta de cómo lograrlo.

Ten en cuenta también si los fines de semana quieres descansar, si los días señalados como Navidad, Nochebuena etc quieres centrarte en la familia… Lo importante es que no pares ni que tampoco te pongas demasiadas tareas que luego te sea imposible llevar a cabo.

Recuerda: Lo importante no es llevarlo a cabo antes del 31 de diciembre (que estaría genial, pero no es el objetivo). El verdadero valor de este plan de rescate es que te pongas en marcha, salgas de la rutina y consigas una energía motivadora que te empuje a continuar logrando un objetivo tras otro los próximos meses.

PASO 7 – COMIENZA HOY

Párate a pensar, ¿hay alguno de los mini-pasos que puedas realizar hoy? Realizar este ejercicio y planificar el mes es ya un gran avance, pero seguro que sería un plus comenzar a llevar a cabo tu objetivo con una de las tareas más sencillas. Si no puedes hoy porque es muy tarde, ¡comienza mañana sin falta!

No te dejes el mini-paso a realizar cada día para lo último ni para ese momento en el que sabes que sí o sí vas a estar agotada. Si puedes llevarlo a cabo por la mañana, ¡muchísimo mejor! La energía de haber conseguido tu objetivo diario te acompañará en todo lo que hagas el resto de la jornada.

Ya no hay excusas. Aquí tienes un Plan de Rescate sencillo y fácil de hacer. Así que deja de atormentarte, sal de ese estado de hibernación en el que estás presa ahora mismo y ¡comienza a luchar hoy mismo por tus sueños!

Eliminar imprevistos puede convertirse en una tarea imposible para muchas personas que suelen dejarlo todo siempre para el último minuto. El estrés termina apoderándose de su día a día y se llega a perder por completo el control sobre la gestión del tiempo. Si es tu caso, no te pierdas las 3 técnicas que aprenderás en este post.

Según la RAE, imprevisto se define como: “no previsto”.

Yo lo definiría como cualquier hecho que ocurre sin haberlo previsto y que supone un parón (momentáneo o de mayor duración) que rompe y frena por completo tu planificación, proyecto o consecución de cualquier objetivo que te hubieras marcado.

Según mi experiencia, ¿realmente todos los imprevistos son hechos “no previstos”? Pues sinceramente, pienso que no. Seguro que en alguna que otra ocasión a lo largo de tu vida has ido sembrando “semillitas” para que algo se interpusiese en tu camino a conseguir algún objetivo.

Por ejemplo, cuándo te propones hacer una cosa para tal día. De ese día además no tiene que pasar porque llevas mucho tiempo ya posponiendo esa tarea. Sin embargo, llegado el día, comienzan a brotar imprevistos como setas a tu alrededor y, por supuesto, “te ves en la obligación” de volver a posponer esa tarea (uff, que tenías “tantas ganas” de hacer…)

TIPOS DE IMPREVISTOS

Esta claro que hay imprevistos de los que te alegras y otros que te rompen los esquemas por completo.

  • Imprevistos que te alegran el día: Aquellos que te amplían el plazo de tiempo que tenías para hacer algo o, directamente, anulan ese plan que tan poco te gustaba.
  • Imprevistos que te rompen los esquemas: Aquellos que reducen el plazo de tiempo en el que querías terminar algo, te hacen posponer o anular algo que realmente querías hacer o conseguir con todas tus ganas o te hacen volver a replantearte una situación, proyecto u objetivo que tenías muy claro.

Sobre algunos de estos hechos no previstos no tienes ningún control (como podría ser ponerte mala de repente o que se te rompa el coche o que tus amigos que se casan te pidan ayuda a última hora). Aunque estoy convencida que en el 75% de los casos esos imprevistos podrías haberlos evitado o minimizado (podría poner una cifra más alta, pero vamos a dejar a que el causante del 25% restante es al azar o el destino).

¿Y cómo?

Pues planificando correctamente.

  • ¿Reconoces esa sensación de estar estresada porque vence el plazo que te habías o te habían marcado para algo?
  • ¿Eres de las que siempre dejas todo para el último momento?
  • ¿Sueles pensar que te va a llevar hacer una tarea mucho menos tiempo del que luego te ocupa realmente?
  • ¿Te marcas un montón de quehaceres cada día y terminas moviéndolos de un día para otro porque te resulta imposible terminarlos todos?
  • Ante todo lo anterior, ¿sueles terminar enfadada, con sentimiento de ansiedad o presa del pánico?

Es posible eliminar esta sensación. Desde luego va a haber acontecimientos que van a quedar totalmente fuera de tu control (como podría ser un accidente, un desastre de la naturaleza o que quiebre wall street). Pero el 99% de los imprevistos que te alegran el día tienen detrás, sin duda, una mala planificación. También hay que tener en cuenta que no todos los imprevistos pueden deberse a cosas negativas. Muchos son experiencias bonitas, como una pequeña sorpresa que te obliga a romper por completo tu rutina o tus planes para ese día.

Todas los sentimientos de los que te hablo justo encima se deben precisamente a ello: No haber sabido gestionar tu tiempo correctamente.

Seguramente te pase como a la mayoría de las personas y te sientes más segura y feliz cuando eres capaz de controlar tu tiempo. Lograrlo no siempre es fácil, pero tan sólo son necesarias dos cosas para lograrlo: un método que te funcione y ganas de querer hacer las cosas bien.

Sin esta combinación, puedes ir haciendo pequeños apaños que te funcionen momentáneamente, aunque el final ya sabes (por experiencia) que siempre es el mismo: el caos vuelve a tu vida.

Es muy muy muy importante no abandonar el hábito de planificar tu día a día, aunque sólo puedas hacerlo una vez a la semana. Este pequeño gesto y este tiempo que vas a dedicar cada semana a sentarte a pensar en lo que tienes y quieres hacer, te va a ir ayudando poco a poco además, a tener la mente más clara y organizada y a saber cuáles son tus prioridades reales.

Cuando trabajas con un método en el que tu día a día está lleno de imprevistos, lo que estás haciendo realmente es dejarte llevar por lo que ocurre a tu alrededor y pasarte las horas apagando fuegos. Fuegos que hubieras podido controlarlos y evitarlos seguramente, si hubieras planificado correctamente todo lo que tienes que hacer.

Es por ello lo que te comentaba antes: La mayoría de los imprevistos se pueden evitar. Y además, no es sólo eso, sino que además puedes aprender de ellos para obtener el método que te ayude a que no se repita en el futuro.

¿CÓMO ELIMINAR IMPREVISTOS Y REDUCIR TU ESTRÉS?

No hay nada peor que tener unos planes y que surja algo que los rompa por completo. Cómo puede ser un atasco que te haga perder el vuelo para comenzar tus vacaciones o ir a comerte unas galletas de chocolate tan ricas y que tanto te apetecen y darte cuenta que se han acabado.

1. COLCHÓN PARA IMPREVISTOS

Para evitar esos acontecimientos que te hacen ir super justa de tiempo a todos lados o que te impiden estudiar o entregar algo a lo que te habías comprometido a tiempo, la mejor solución es programar un COLCHÓN PARA ELIMINAR IMPREVISTOS.

¿Qué es un Colchón para Imprevistos?

Es un margen extra de tiempo que asignas a todos tus proyectos y tareas para que todo aquello no previsto que pueda surgir no te haga retrasarte en el plazo de tiempo que les habías asignado.

¿Cómo calcular un colchón para imprevistos?

Con una fórmula muy sencilla: Lo primero que tienes que hacer es calcular cuánto te va a llevar una determinada tarea (pongamos por ejemplo, una hora). Tu colchón de tiempo para imprevistos siempre será la mitad del tiempo que habías calculado para esa tarea. En nuestro caso, 1/2 hora. Por tanto, a la hora de planificarla, reservarás 1 hora y media y no la hora que habías calculado inicialmente.

Más ejemplos: Si crees que una tarea te va a costar dos días, tu colchón para imprevistos sería un día y reservarías 3 en total para esa tarea. Si llegar al trabajo te cuesta media hora, lo ideal es salir al menos con 45 minutos de antelación.

¿ves qué sencillo?

Para las que vais siempre con el tiempo super justo, comenzar a aplicar esta regla es un cambio total para todo (doy fé que lo he sufrido toda mi vida).

La otra solución es la que hablábamos:

2. PLANIFICAR CON ANTELACIÓN

Esto lo harías para el caso, por ejemplo, de no querer quedarte sin tus galletas favoritas. O que llegase un día y tuvieras una reunión que has olvidado por completo porque no la habías apuntado.

¿Cómo solucionarla? Pues tan simple como teniendo una agenda al menos con vista mensual, en la que poder apuntar con antelación todo este tipo de eventos o plazos máximos a los que te comprometes.

De nada sirve apuntarlo en una agenda si luego no la revisas, así que comienza a revisar todos los domingos (una vez a la semana al menos), esta planificación básica para no volver a dormirte en los laureles nunca más.

Yo lo que hago es ponerme también una alarma en el móvil que me lo recuerde unas horas, días o minutos antes (en función de lo que quiera recordar). A mí me gusta mucho la aplicación Swipes para pequeños recordatorios o lista de la compra y CloudCal para recordar eventos, citas y plazos.

3. APRENDE A ESTABLECER TUS PRIORIDADES

Tanto a ti como al resto de los mortales hay tareas que nos dan muchísima pereza. La solución más fácil es posponerla y dejarla para el último momento cada día. Así un día tras otro, y claro. De pronto se acerca la fecha límite en la que debías tenerla terminada y… ¡horror! A hacerla deprisa y mal.

Otras veces no es que una tarea te de cierta pereza, es que no has sabido identificarla como prioritaria y ahí se va quedando olvidada en la lista de tareas pendientes hasta que toca terminarla corriendo o, directamente, prefieres darte por vencida y no la llevas a cabo nunca.

En este caso hay dos posibles soluciones:

  1. Revisar tu lista de tareas y ordenarlas en función de su prioridad (y después trasladarlas a tu agenda y planificar cuándo las vas a llevar a cabo para que no te pille el toro).
  2. O meditar si realmente es algo que merece estar en tu lista de tareas o compromisos. ¿Y esto cómo se sabe? Pues con una fórmula tan sencilla como aprendiendo a escuchar tu interior: ¿Sientes mariposas en el estómago cuando piensas en llevarla a cabo o a dónde te conducirá? ¿Te hace sudar las manos? ¿Te da miedo y mucha emoción a la vez? ¿O por el contrario no te dice ni fu ni fa? Pues si es esto último no te martirices más y elimínala de tus obligaciones.

Espero que estos consejos te ayuden a minimizar la mayor parte de tus imprevistos y que te ayuden a reflexionar sobre el tipo de acontecimientos no previstos que suelen surgir en tu día a día. ¿Estás apagando fuegos casi todo el rato? ¿Te alegras cuándo surge algo que te da más tiempo para hacer algo a lo que te habías comprometido? Si te suenan estas dos preguntas, comienza a aplicar estos métodos y comienza a convertirte en la verdadera dueña de tu vida.

¿Te ha pasado alguna vez, que te has enamorado de varias agendas y no has podido evitar comprarlas todas?

Si es tu caso, el post de hoy te encantará (dedicado a todas las agenda-adictas)

No sé qué tienen las agendas (y la papelería en general) que engancha (y mucho). Todos los años me enamoro de al menos una agenda, planner o diario. Pero el problema viene cuándo alguna casa de papelería o cosas bonitas publica otra agenda, me vuelvo a enamorar, y termino cayendo con unas cuantas más.

Hasta ahora podía controlar un poco mi “ansía” de agendas (que más bien creo que en el fondo es un deseo de tenerlo todo muy bien planificado y organizado) gracias a que, tras diseñar y fabricar la Agenda MultiApasionada, digamos que me sentía un poco culpable por comprar otras agendas (aún así todos los años caía alguna para usarla como diario).

Imagínate este año al tener la tienda de papelería y agendas bonitas. Entre las que pasan por mis manos y las que compro para testear y ver su utilidad y calidad, me he encontrado con nada menos que 6 agendas en mi escritorio. ¡Y todavía faltan por salir todas las de 2017!

Total, que después de darle muchas vueltas, he decidido escribir este post y compartir contigo algunas opciones para que puedas aprovechar al máximo esas agendas y diarios de más, que caen en tus manos todos los años.

Pero antes de nada, vamos a comenzar por el principio:

¿Qué suele sucederle a toda buena agenda-adicta?

Una buena agenda-adicta que cae rendida ante los cantos (cual sirena) de todas las agendas bonitas que pasan por delante, ha sufrido (o sufre) alguno de estos tres casos:

  • CASO 1: Empiezas a usar un poco de una agenda, otro poco de otra y al final la que usas a diario es la más fea de todas (porque es la que menos pena te da usar).
  • CASO 2: Guardas todas tus agendas en un cajón o en tu estantería, a modo de reliquia sin llegar a usar ninguna, porque no te atreves a “estropear” ninguna.
  • CASO 3 (el menos habitual): Aprendes a ser práctica y usas todas las agendas que te has comprado.

En el 99% de los casos, seguro que has terminado sufriendo los dos primeros casos. Unido además al GRAN sentimiento de culpabilidad que sientes por:

  1. Tener la sensación de haber tirado el dinero.
  2. Haber perdido otro año sin conseguir gestionar tu tiempo correctamente y sin haber conseguido tus objetivos.
  3. Y (seguramente), pensar que si te hubieras comprado “esa otra agenda” las cosas hubieran sido distintas…

Total, que todos los años te prometes que esto tiene que cambiar y no lo vas a volver a hacer… (por supuesto, en el fondo sabes que no va a ser así).

Aprovecha al máximo tus agendas (10 ideas alternativas)

Así que con este post quiero ayudarte a que aprendas a aprovechar y utilizar todas las agendas que tienes sin empezar por los cajones o estanterías de casa (y todas las que te compres nuevas este año). Échale un vistazo al vídeo o sigue leyendo.

OPCIÓN 1: Como Agenda

Pues sí, lo más obvio suele ser la opción para la que ha nacido este maravilloso objeto que tanto nos enamora a las agenda-adictas: para gestionar tu tiempo y planificar tus objetivos.

Tanto para esta opción como para las demás, hay un truco que motiva mucho a sentarte cada semana a trabajar en tu agenda. Y es decorarla.

Puede parecer una tontería, pero dedicar unos minutos (al menos una vez a la semana) a “jugar” con tu agenda te ayuda a organizar tus ideas y establecer tus prioridades. Aunque sólo sea para llenar sus páginas y que no se quede tan vacía, te estás obligando a ti misma a decidir qué cosas hacer cada día. Luego ya está la segunda fase de si las haces todas o no, pero decorando tu planner todas las semanas ya verás como poco a poco se irá traduciendo en una mejor planificación.

agenda-rifle-paper-2017

Si no sabes ni por dónde empezar con el tema de la planificación, porque nunca ha sido tu fuerte (o eso te haces creer a ti misma para no sentirte culpable por no saber aprovechar mejor tu tiempo), te invito a que le eches un vistazo a todos los post que he publicado sobre gestión del tiempo y a mis cursos online (que además cuentan con un montón de vídeos en los que te enseño mil y un trucos super útiles).

OPCIÓN 2: Como Blog Planner

Para planificar tu blog, tu trabajo,… En definitiva, una buena alternativa es utilizar tu agenda de manera temática (en función de tus áreas de trabajo o actividades). Por ejemplo, como Agenda sólo para las cosas relacionadas con tu Blog.

blog-planner-2017

Una buena opción para nuestra mente creativa y multiapasionada es utilizar un planner. Es decir, esas carpetitas de polipiel tan bonitas que tienen anillas que pueden abrirse para añadir los recambios (o decoración) que te sean más útiles en cada momento (aquí tienes algunos ejemplos de planners bonitos).

¿Qué podrías apuntar en tu blog planner? Pues todas estas opciones:

  • Objetivos para el blog
  • Fechas más importantes del calendario editorial
  • Eventos y ferias para bloggers
  • Ingresos y gastos mensuales
  • Fechas de caducidad/renovación del hosting, dominio, aplicaciones, plugins, etc.
  • Contraseñas de los sitios en los que te registras.
  • Hasthag más importantes.
  • Colaboraciones con otros bloggers.
  • Ideas para post.
  • Calendario editorial.
  • Calendario de ventas.
  • Seguimiento y objetivos de seguidores en redes sociales.
  • Cursos a los que te apuntas (o que te gustaría hacerlo).
  • Lista de tareas para tus post/redes sociales.
  • Listado de afiliados.
  • Descubrimientos en redes sociales.
  • Marketing y publicidad.
  • etc

¡Ya ves que hay mil opciones!

OPCIÓN 3: Diario Personal

Esta opción es perfecta para recuperar esas viejas agendas que se quedaron sin empezar años anteriores.

Utiliza tu agenda para dedicarte unos minutos a ti cada día. Ya sea para anotar tus reflexiones diarias, cómo ha ido el día o para realizar tus páginas matutinas.

Te ayudará a organizar todas tus ideas al sacar fuera todo aquello que te atormenta y todos tus pensamientos (sean del tipo que sean). Además, está demostrado que realizar este ejercicio cada día te ayuda también a aumentar y mejorar tu creatividad de manera exponencial.

OPCIÓN 4: Diario de Gratitud

Una opción similar a la anterior (pero no igual), es escribir diariamente en tu diario o agenda aquellas cosas que agradeces cada día y todo lo que te ha hecho feliz ese día concreto.

diario-de-gratitud

usa-tu-agenda-como-diario-de-gratitud

Te ayudará a darte cuenta que siempre hay algo por lo que vale la pena luchar (sobre todo en los momentos más difíciles) y te ayudará a ser consciente de todo lo bonito que hay en tu vida y en tu día a día.

OPCIÓN 5: Ideas que surgen

Porque los pajaritos de tu cabeza se merecen un sitio en el que poder quedar registrados y repasados de vez en cuándo.

¿No te ha pasado alguna vez que se te ocurre una idea increíble y, al no escribirla, terminas olvidando de qué se trataba? Pues teniendo siempre a mano una agenda chiquitita, podrás ir corriendo a apuntarla siempre que un pajarito haga pío-pío por tu mente.

diario-de-ideas-diarias-aumentar-creatividad

Si además utilizas una agenda tipo check-list, podrás ir tachando todas aquellas que termines llevando a cabo con el tiempo.

Mi recomendación, además, es que repases tu Diario de Ideas de manera periódica (una vez al mes por ejemplo) o siempre que estés baja de inspiración.

OPCIÓN 6: Cuaderno de Control de Gastos e Ingresos

Si eres como yo, que parece que tienes un agujero en los bolsillos por donde se te van escapando todos los céntimos, necesitarás (sí o sí), un medio en el que llevar un poco de control de tus ingresos (y sobre todo tus gastos). Puedes utilizar un kakebo o usar una de esas preciosas agendas que has comprado (o compraste).

control-de-gastos-e-ingresos-kakebo

¿Y qué puedes apuntar?

  • Ingresos mensuales y diarios
  • Gastos diarios (y resúmenes mensuales)
  • Presupuestos que pasas (y así tener un control de lo que te van aceptando o no)
  • Horas a facturar (si trabajas por horas, indispensable llevar un registro para no olvidarte nada).
  • Previsión de gastos (para luego no encontrarte con sorpresas)

OPCIÓN 7: Diario de tus Logros diarios (pequeños y grandes)

Lo hagas en una agenda, en un cuaderno o en tu móvil. Esta opción es un IMPRESCINDIBLE en tu día a día. Sobre todo:

  • Si llevas tiempo con la sensación de no estar avanzando nada en tus proyectos.
  • Si eres de las que piensas que nunca consigues nada.

Si te identificas con alguno de estos casos, comienza desde ya a escribir tu Diario de Logros. Y si eres de las que llevas años dándote cuenta de lo que vas consiguiendo cada día, es una manera de felicitarte por el buen trabajo realizado.

diario-de-logros

Tal y como te decía en el título de esta opción, aquí van los logros diarios grandes y pequeños. Es decir, no hace falta tener que ganar un Pulitzer para escribir en tu diario. Con algo tan pequeño (y que puede ser muy importante para ti), como haberte conseguido levantar de la cama a la primera, lograr escribir y publicar tu post semanal, resistir a la tentación de comprar esa tableta de chocolate (que tan poco aman tus caderas y tanto tu estómago) o acordarte de regar las plantas, valen muchísimo más la pena que haber conseguido un logro grande (que suelen ser más bien poquitos a lo largo del año).

Así que fuera esa sensación de que no haces nada bueno ni consigues nada de lo que te propones y comienza a escribir tu Diario de Logros.

Mi consejo es que lo revises al menos una vez al mes y así consigas ser consciente de todos esos pequeños pasitos y logros que vas dando cada día hacia una vida más feliz y más segura de ti misma.

OPCIÓN 8: Diario de Reuniones

Esto es super útil si tienes tantas reuniones a lo largo de la semana que terminas por mezclar y olvidar lo que acordaste en cada una de ellas.

Ideal para profesionales como fotógrafos, wedding planners, comerciales, y bloggeras con miles de colaboraciones.

usa-tu-agenda-para-reuniones-diarias

planificacion-reuniones

Apunta cada día la reunión (o reuniones) que hayas tenido y ten todo bajo control:

  • La hora y lugar de la reunión.
  • Los puntos a tratar.
  • El material que necesitarás.
  • Descripción de todo lo acordado.
  • Fechas límites de lo que te encargas tú.
  • Todo de lo que se encargan otros (y sus correspondientes fechas límites)
  • Próxima reunión.

OPCIÓN 9: Seguimiento de Dietas/Alimentación

¿Estás realizando una dieta? ¿Necesitas controlar tu alimentación por alguna cuestión médica?

Utiliza una agenda que puedas llevar siempre contigo para apuntar todos tus alimentos y comidas diarias. Te ayudará a establecer o identificar patrones de tu alimentación (como aquellos que te dan alergia, que te sientan mal, lo que te suele apetecer cuándo picas entre horas, etc).

agenda-dietas-y-alimentacion-saludable

Y te servirá también para darte cuenta de si realmente tu dieta es tan sana como crees (y dónde está el culpable de esos kilillos de más que se van acumulando debajo del ombligo…)

OPCIÓN 10: Registrar aspectos de tu día a día

Para apuntar lo que realmente has hecho cada día (vs lo que tenías planificado), pero con aspectos más generales de tu vida. Como por ejemplo:

agenda-diaria-2017-ejercicio-habitos-logros

  • Vasos de agua que has bebido.
  • Ejercicios que has hecho.
  • Los temas que has estudiado.
  • Toma de Medicaciones.
  • Rehabilitación realizada.
  • Frases o momentos de tus hijos que quieras recordar.
  • Sitios nuevos que has visitado.
  • Descubrimientos diarios.
  • etc

En resumen, como ves opciones hay muchas para utilizar todas las agendas que te compras (o que has ido comprando los últimos años) para eliminar esa sensación de sentirte culpable por no haberlas aprovechado. Y para sentirte orgullosa además, de ser una Agenda-Adicta total.

Aprovecha al máximo tu agenda

Espero que te hayan gustado estas ideas. ¿Se te ocurre alguna más? (¡me encantaría que me la contarás en el apartado de comentarios!)

Si estás buscando tu agenda perfecta para conseguir tus objetivos el próximo 2017, la agenda Charuca es la herramienta de gestión del tiempo que estabas buscando. En esta Super Review, te la muestro al detalle, te cuento los pros y contras y te doy las claves para que puedas ver si esta agenda es perfecta para el seguimiento de tus objetivos y para ti.

 

La Agenda Charuca, ¿es perfecta para mí?

 

Agendas Charuca 2016-2017 (perfecta para mí)

Las Agendas de Charuca son unas agendas diseñadas especialmente para mujeres que luchan por sus sueños. Una de las cosas que más me gustan de ellas (y por este motivo precisamente la he elegido como mi agenda personal para los próximos meses), es el hecho de que está pensada para ayudarte a realizar un seguimiento de tus objetivos (tanto de manera mensual como semanal).

Es idónea para ti si eres una persona creativa, si eres emprendedora (sobre todo si trabajas desde casa), si eres una mamá super-ocupada y si eres una mujer con muchísimos planes pendientes por hacer. En definitiva, es una agenda perfecta para todas las mujeres con miles de ideas en la cabeza, que quieren llevar a cabo un montón de proyectos a la vez, que no saben por dónde empezar y que buscan una agenda que les vaya ayudando a centrarse, a mantenerse enfocada y a avanzar en todos sus objetivos.

 

PLANIFICA TUS OBJETIVOS (Y LOGRA TUS SUEÑOS)

Como te comentaba antes, todo el seguimiento de objetivos es el plus más valioso que vas a encontrar en las agendas Charuca.

Es primordial para todas las mujeres que tienen muchos planes en mente, poder centrar ideas y aprender a establecer prioridades para no tener la sensación de que pasan los días y el tiempo se te está escapando de las manos.

Por ello, con la agenda diseñada por Charuca vas a poder reflexionar sobre el rumbo que tiene tu vida y hacia dónde quieres ir y ello te ayudará a planificar tus objetivos de una manera mucho más sensata, sabiendo que las metas que vayas eligiendo son las que te acercará realmente al sitio al que quieres ir.

 

Agenda Charuca para mujeres que quieren cumplir sus sueños

 

Cómo puedes trabajar todo el tema de objetivos con la agenda de Charuca 2016-2017:

Partiendo de las fichas de trabajo de objetivos anual (para 2017) y las que tienes al inicio de cada mes, vas a poder organizar y desglosar los pasos que te llevarán a conseguir tus objetivos en tu planificación mensual y semanal. En el mini-curso que te regalo al comprar tu Agenda Charuca a través de mi tienda online (tienes los detalles al final del post), encontrarás la metodología que yo utilizo para centrar todas mis ideas y gestionar mi tiempo, para que puedas sacarle el máximo provecho a las agendas de Charuca y puedas conseguir todos los objetivos que te propongas este 2017.

¿Cómo son las Fichas de Objetivos?

Cómo te contaba, hay dos tipos:

  1. Fichas al inicio de cada mes
  2. Ficha para preparar 2017
FICHAS AL INICIO DE CADA MES

En las fichas al inicio de cada mes, Charuca te recalca la importancia de dedicar el tiempo necesario a reflexionar sobre lo que quieres hacer y lo que quieres mejorar el mes que entra. Algo que también te recalco mucho en mi curso Activa tu Brújula Interior y que te ayuda a centrar todas tus ideas y ganas de hacer cosas en lo verdaderamente importante y que te va a hacer realmente feliz.

 

Agenda Objetivos mensuales

 

¿Qué apartados tienes aquí?

Tienes un par de apartados destinados a ayudarte a ir cumpliendo objetivos:

    <li “>Top 3 de objetivos para ese mes

  • Columna con Lista de Tareas (Por si quieres desglosar los objetivos en los pasos a dar para lograrlos, o quieres apuntar cualquier otro tipo de recordatorio importante a realizar durante ese mes).

Y tienes otros apartados destinados a reflexionar y a recordarte porqué estás trabajando:

  • Mi sueño es
  • Me lo merezco porque
  • Cosas que puedo mejorar
  • Voy a decir SÍ a
  • Voy a decir NO a
  • 10 cosas que me hacen sentir gratitud
FICHAS PARA PLANIFICAR 2017

Con respecto a las fichas para preparar el 2017, tienes dos hojas completas de la agenda para reflexionar, marcar objetivos y lanzarte a soñar y trabajar para conseguir todo lo que te propongas en el nuevo año.

 

Planificar objetivos 2017 agenda

 

¿Qué apartados tienes aquí?

  • ¿Cómo te ves en 5 años en lo personal y en lo profesional? (Espacio que invita a reflexionar a medio plazo, formado por un espacio en blanco para que escribas todo lo que quieras sin límites de ningún tipo).
  • Imagina un día perfecto (para reflexionar sobre tu estilo de vida ideal a largo plazo. Aquí encontrarás un horario que te obligará a detallar al máximo posible cómo sería tu día ideal).
  • Prepara una lista de deseos (espacio tipo check-list con muchísimo espacio para soñar y desear).
  • Mis objetivos para este año (con mucho espacio en blanco para completar todo lo que quieres hacer el próximo año. Mi recomendación es que en este espacio te marques los más importantes y dejes los menos para el siguiente apartado).
  • Propósitos 2017 (espacio tipo check-list que te recomiendo usar para apuntar objetivos menores).
  • Dónde estoy ahora.
  • Dónde quiero estar cuando termine 2017.
  • ¿Qué tengo que hacer durante este año para estar más cerca de alcanzar la vida que quiero tener?

Cómo puedes ver las fichas de trabajo son muy muy completas y tienen todas las piezas clave que te van a ayudar a trabajar para conseguir tus objetivos a lo largo de los próximos meses.

PLANIFICACIÓN MENSUAL:

Las hojas con la vista mensual vienen todas juntas, lo que facilita mucho el poder trabajar y planificar a varios meses vista.

Tiene una columna para notas en su lateral izquierdo en el que puedes apuntar tus objetivos mensuales, detalles o hechos que quieras recordar de ese mes, hacer una lista de tareas, reflexiones, etc.

La vista mensual está formada por una cuadrícula (una semana por fila) y el único detalle a tener en cuenta es que para los meses que tienen 6 semanas, los días de la última semana vienen separados por una línea diagonal (lo que puede dificultar un poco escribir en ellos si tienes la letra muy grande o si eliges la agenda de tamaño pequeño, en la que el espacio quizás quede un poco reducido). No obstante, es un detalle casi sin importancia ya que realmente dónde vas a trabajar es en el apartado semanal de la agenda.

 

Vista mensual Agendas Charuca

 

PLANIFICACIÓN SEMANAL:

APARTADOS:

  • Objetivos de la semana
  • Me siento agradecida por
  • Semana del año (que corresponde)
  • 2 mini calendarios (mes actual y siguiente)
  • Vista semanal

La vista semanal está compuesta por varios apartados que me encantan. El primero de todos (y es uno de los motivos por los que elegí esta agenda personalmente para trabajar mis objetivos los próximos meses) es el apartado de los 3 objetivos semanales.

Si seguís el blog desde hace tiempo sabéis que recalco mucho en la importancia de marcarte un máximo de 3 objetivos (mensuales, semanales o diarios) y Charuca sigue esta misma filosofía, así que concuerda perfectamente con mi método de gestión del tiempo del que te voy dando trucos y consejos a lo largo del blog.

Otro apartado que también me encanta es el de “Me siento agradecida por”, dónde te aconsejo que completes con todo aquello que te ha hecho sonreír esa semana, aunque estés de bajón, porque siempre hay algo (aunque sea un detalle muy pequeño) que te ha hecho feliz cada semana. Te aconsejo también que este apartado lo revises cada cierto tiempo para ir dándote cuenta de todo por lo que vale la pena luchar.

 

Vista semanal agenda charuca

 

En lo que respecta a la vista semanal, hay otro plus que no suelen tener otras agendas: Y es que hay el mismo espacio para todos los días de la semana, incluyendo fines de semana. Este aspecto nos viene fenomenal a las que trabajamos desde casa, a las que hacéis muchísimos planes los fines de semana, a las que estáis estudiando de lunes a domingo y a todas las mujeres, en general, que quieren aprovechar todos los días.

De lunes a viernes el espacio diario está dividido en líneas y los fines de semana tienen puntitos (estilo Bullet Journal, como en el apartado de notas).

Si te gusta trabajar con una agenda en la que haya horario, el modelo grande de las agendas charuca (Minimal y Happy Ladies grande) es el perfecto para ti. Tiene horario incorporado de Lunes a Viernes, que va desde las 8h hasta las 20h (en el modelo pequeño no está este horario).

Una agenda que te motiva

Agenda motivadora de Charuca 2017

Otro de los plus que más me gustan de la agenda diseñada por Charuca es que está repleta de mensajes motivadores por todos lados.

La agenda tiene mensajes y frases motivadoras en todas las fichas de trabajo y en cada uno de los meses. Todas las frases que encontrarás al inicio de cada mes han sido especialmente elegidas por Charuca y son frases de mujeres que han conseguido sus sueños, para que veas que todo por lo que estás luchando puede hacerse realidad.

Y para que veas que todos los sueños pueden cumplirse, Charo Vargas (Charuca) ha escrito una carta dirigida personalmente a cada mujer que compre su agenda y que vas a encontrarte nada más abrir su agenda, dónde te da las gracias y la bienvenida, te explica la historia detrás de la agenda y te anima a que luches por cumplir tus sueños. Muy bonita la verdad, además de ser un detalle que marca la diferencia con respecto a otras agendas.

 

Festivos 2017 agenda Charuca

 

¿QUÉ AGENDA CHARUCA ME COMPRO?

Si ya tienes claro que la agenda de Charuca es la agenda perfecta para ti, voy a contarte las diferencias entre todos los modelos para que sepas cómo elegir el que mejor se ajuste a tu forma de trabajar y tu estilo de vida.

MODELOS

Hay 4 modelos de las agendas diseñadas por Charuca 2016-2017 (dos son de tamaño pequeño y los otros dos de tamaño grande):

Modelos Agenda Charuca 2016 2017

No hay modelo Erizos de tamaño grande ni modelo Minimal de tamaño pequeño.

PESO, TAMAÑO Y USO

 

Agenda Erizos Charuca 2016-2017

 

MODELO PEQUEÑO: Perfecta para llevar en el bolso.

  • Mide 20,2 cm de alto x 16,5 cm de ancho (casi como un A5).
  • Peso = 510 gr.

En la mano es una agenda que prácticamente no pesa nada para el volumen de hojas que tiene. Por su tamaño y peso es una agenda perfecta para llevar en el bolso. Al tener además las anillas cubiertas por las tapas no hay peligro de que se enganchen con algo y se estropeen. Para mayor protección, recomiendo llevarla en la bolsita de tela que viene con la agenda pero, por su diseño, tampoco sería necesario.

 

Vista mensual agenda Charuca erizos pequeña

 

En el modelo pequeño el espacio para escribir es bueno. La vista mensual permite poder escribir varias líneas aun teniendo una letra de tamaño medio-grande, se puede personalizar cada día con pegatinas y queda espacio para escribir. Y en la vista semanal cuentas con un montón de espacio para escribir y decorar todo lo que quieras (si te interesa, el espacio de cada día mide 5,3 x 8,4 cm).

 

Agenda Charuca Happy Ladies Grande 2017

 

MODELO GRANDE: Perfecta para el escritorio.

  • Mide 25,3 de alto x 21,5 cm de ancho (casi como un A4).
  • Pesa 810 gr.

Estos 300 gramos de diferencia, unido al tamaño casi A4, hace que esta agenda sea perfecta para tenerla en la oficina o en el escritorio y no moverla mucho. Podría llevarse en bolsos muy grandes aunque para diario igual pesa mucho.

En el modelo grande el espacio para escribir es ideal y permite customizarlo al máximo, independientemente del tamaño de letra que tengas. Hay espacio suficiente para escribir y decorar todo lo que quieras, tanto en la vista mensual como en la semanal. En la vista semanal, además, tienes un horario diario que va desde las 8h hasta las 20h (si te interesa, el espacio de cada día mide 7,2 x 10 cm).

 

Diferencia vista mensual agenda charuca pequeña y grande

 

¿En qué se diferencian los dos tamaños?

 

1. ANILLAS: En el modelo grande las anillas quedan a la vista por completo, mientras que en el modelo pequeño las anillas quedan protegidas por las tapas, dando aspecto por fuera de que se trata de una agenda encuadernada. El tamaño de la anilla es el mismo en ambos casos.

anillas doradas agenda charuca

Agenda charuca happy ladies (pequeña)

Agenda Charuca Happy Ladies A5

 

2. HORARIO EN VISTA SEMANAL: En el modelo grande hay un horario que va desde las 8h hasta las 20h en cada día de la vista semanal. En el modelo pequeño no hay horario.

Vista semanal agenda charuca (diferencia tamaño grande y pequeño)

Éstos son las dos únicas diferencias entre los dos tamaños. Por lo demás, el contenido interior es exactamente el mismo.

EXTRAS QUE TRAE LA AGENDA DE CHARUCA

BOLSITA DE TELA PROTECTORA

¿Qué es lo primero que te encuentras cuando recibes tu Agenda diseñada por Charuca? Todas las agendas vienen dentro de una bolsita de tela protectora, de un color amarillito claro, tipo lino finito finito y viene serigrafiada con el siguiente mensaje: “Contiene sueños por cumplir” y unos topitos en un tono negro.

 

Bolsita protectora agenda Charuca "Contiene sueños por cumplir"

 

Me gusta de la bolsa que puedes darle otros usos si no la vas a utilizar para guardar la agenda dentro. Tengo otras bolsas de este estilo de Charuca, más pequeñas, y las suelo utilizar para guardar bolis y rotuladores en los cajones del escritorio para que no estén desperdigados por ahí o para guardar cosas dentro del bolso y que todo quede más ordenadito,

PEGATINAS MOTIVADORAS

 

Pegatinas Motivadoras doradas Agenda Charuca 2017

 

El otro extra que te encuentras al abrir tu bolsita con la agenda es un set de 50 pegatinas (que también puedes comprar por separado en la tienda).Están impresas en color rosita claro (a juego con el interior de las portadas), negro y un dorado muy elegante que le dará un toque chic a tu agenda.

Las pegatinas tienen diversas formas (banderitas, corazones, círculos, rectángulos…) y contienen frases motivadoras tipo a: “Te lo mereces”, “Apuesta por ti”, “En caso de duda, baila”, “Importante”, “Apaga el wifi y sal a la calle”, “Pasito a pasito”, “Nunca digas nunca”…

 

Pegatinas Motivadoras Agenda Charuca

 

El set de pegatinas cabe en el bolsillo interior del modelo de agenda grande pero no en el pequeño, por lo que una opción si eliges la agenda de tamaño A5 para poder llevarlas a todas partes podría ser cortar por la mitad la hoja en la que vienen las pegatinas y ya caben sin problema en el bolsillo interior.

Otras características de las Agendas Charuca 2016-2017

TAPAS:

Las tapas son de cartón duro y vienen impresas en mate con el diseño de cada modelo. Su interior es de un tono rosita claro, igual en todos los modelos.

El año 2017 está marcado como en letterpress (en relieve para dentro) y es de color metalizado oro. Al estar el relieve hacia dentro no hay peligro de que se vaya el metalizado con el uso.

 

Agenda Charuca 2017 Happy Ladies

agenda charuca 2016-2017

 

Las tapas vienen protegidas por una lámina anti-rayado y a prueba de cafés, según describe Charuca. La verdad es que no me he atrevido a manchar de café la agenda pero el anti-rayado funciona muy bien y no se marca nada.

Los cantos de la agenda son redondeados, lo que viene muy bien para evitar que se estropeen las esquinas con el uso. El encuadernado de las tapas me informó Charuca en su día que lo hacen de manera totalmente artesanal, lo que es un plus muy importante a tener en cuenta a la hora de comprar esta agenda (además de que está fabricada por completo en España).

Las tapas vienen además con una gomita negra que ayuda a mantener la agenda siempre cerrada y está muy bien ajustada, de tal manera que cierra muy bien pero sin pretar (por lo que no deja ningún tipo de marca en las tapas).

BOLSILLOS INTERIORES:

Las agendas de Charuca vienen con 2 bolsillos interiores (¡super grandes!) al final de la agenda (se aprecia fenomenal en el vídeo).

Se trata de una cartulina en el mismo color rosita del interior de las portadas, con un bolsillo a cada lado. Puedes guardar en ellos pegatinas para agendas, cartas, clips y marcapáginas, elementos para decorar tu agenda, sellos para agendas (tipo clear stamps), facturas, cartas, etc.

 

Bolsillo interior agenda charuca

Tamaño Bolsillo interior agenda Charuca con sellos Lora Bailaora y pegatinas planner Carpe Diem

Tamaño Bolsillo interior agenda charuca

 

DISEÑO Y COLORES

La agenda tiene un diseño muy minimalista y neutro, lo que te va a permitir personalizarla totalmente a tu estilo. (Como con los sellos, pegatinas, clips y demás complementos que encontrarás en la sección de decoración de agendas de la tienda).

Las hojas de la agenda vienen troqueladas en el lateral formando pestañas, para que sea muy fácil de identificar cada uno de los distintos apartados, las hojas de vista mensual y los distintos meses.

 

Pestañas interiores agenda 2017

 

GRAN APARTADO PARA NOTAS

La agenda contiene un montón de hojas para tomar notas: 8 hojas en total (16 caras), en los que vas a poder apuntar:

  • Reflexiones
  • Los pasos de tus proyectos y objetivos
  • Ideas
  • Sueños
  • Listas de cualquier tipo
  • Fotos de los momentos a recordar cada mes
  • Puedes dibujar
  • Hacer un moodboard
  • etc.

¡Las posibilidades son infinitas!

Tienen un diseño de puntitos, estilo Bullet Journal, lo que las hace muy flexibles para cualquier tipo de contenido que quieras anotar.

 

Bullet Journal 2017

 

FICHAS PARA VIAJES

Vienen fenomenal para preparar y planificar tus viajes y no te olvidarás de nada al poder apuntarte los sitios más importantes a visitar que no quieres perderte. Esta ficha está formada por 6 hojas en los que puedes apuntar 12 viajes (uno al mes, ¡ole!).

¿Qué vas a encontrar en estas fichas?

  • Destino
  • Fecha de Ida
  • Fecha de Vuelta
  • Gastos (Billetes, Alojamiento, Comida, Transporte, Compras, Imprevistos y Total).
  • Listado de cosas: “Voy a ver”.
  • Checklist para que apuntes todo lo que no quieras olvidar.

 

Ficha para planear viajes charuca

 

DESCUBRIMIENTOS EN REDES SOCIALES

Éste es un apartado que he echado muchísimo de menos en otras agendas que he tenido, y se trata de un espacio en el que se pueda ir apuntando aquellos hallazgos de internet y redes sociales que no quieras perder. Hay espacio para apuntar el nombre, perfil de facebook, twitter, instagram, pinterest, youtube, la dirección web y una línea para apuntar cualquier tipo de nota con respecto a ese hallazgo.

Está formado por 6 hojas en los que puedes apuntar 36 descubrimientos en redes sociales.

 

Descubrimientos redes sociales agenda charuca

 

CALENDARIO ANUAL

Es una agenda escolar, empieza en Septiembre de 2016 y termina en diciembre de 2017. Existe un calendario anual de 2017 y 2018, en el que se muestran todos los meses (por si necesitas planificar a futuro) y en hojas aparte, tienes un listado muy práctico (desde septiembre 2016 hasta diciembre 2017) en el que encontrarás todos los días de cada mes, para que puedas apuntar:

  • Fechas importantes
  • Eventos
  • y cualquier otra cosa que no quieras olvidar.

 

Calendario anual 2017 2018

Listado fechas importantes 2017 agenda

TIPO DE PAPEL + PRUEBA DE TRANSPARENCIA

Las hojas son de gramaje 100gr, el suficiente para que no se transparente al escribir por la otra cara. Tienen un color blanco roto, son mates y su tacto es muy agradable.

Con respecto a la tinta, he realizado una prueba de transparencia con distintos tipos de bolis, rotuladores y sellos para agendas para comparar el nivel de traspaso de tinta en cada caso. El resultado (que puedes ver en detalle en el vídeo), ha sido éste:

 

Prueba de Transparencia tinta con Hojas Agenda Charuca

Bolis y Rotuladores para prueba de transparencia hojas agenda charuca

Agenda Charuca prueba traspaso tinta hojas

Prueba transparencia tinta hojas agenda 2017

 

(Sellos usados en el vídeo: Roller Stamp Imprescindible, de Lora Bailaora y Clear Stamp Disfruta, de Lora Bailaora)

SÁCALE EL MÁXIMO PARTIDO A TU AGENDA: ¡MINI-CURSO DE REGALO!

Como te contaba al principio, debido precisamente a que va a ser mi agenda personal para los próximos meses, con la compra de una Agenda de Charuca voy a regalarte un mini-curso de regalo, formado por una serie de vídeos en los que voy a enseñarte:

  • A sacarle el máximo provecho a tu Agenda Charuca.
  • Y a planificar tus metas para que puedas cumplir todo lo que te propongas este 2017.

Este mini-curso comenzará el próximo 29 de agosto y es exclusivo para todas las que compréis la agenda a través de la tienda de Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos SHOP. Quedan poquitas unidades (y no va a haber nueva edición hasta el año que viene), así que si no quieres perder esta oportunidad de conseguir tu Agenda Charuca + Mini-Curso de Regalo, ¡date prisa!

Agenda Charuca - Sácale el máximo provecho a tu agenda con curso gratuito Eva Gías

¡Quiero mi Agenda Charuca + Mini-Curso de Regalo!

Hasta aquí, mi revisión sobre las agendas diseñadas por Charuca. Si te ha gustado esta review, ¡comparte este post con tus amigos en redes sociales!

Si quieres conocer un poco más a Charuca, la diseñadora de la marca de papelería más bonita que puedes encontrar ahora mismo a nivel nacional, te dejo enlace a la entrevista que le hice hace un tiempo.

Como has visto, las agendas Charuca son perfectas para ayudarte a conseguir tus sueños y planificar todos tus objetivos. La edición 2016-2017 es limitada, por lo que si no quieres desaprovechar la oportunidad de conseguir mi mini-curso de regalo en exclusiva con la compra de tu agenda en mi tienda online de papelería bonita, ¡date prisa en comprar la tuya porque quedan muy poquitas!





¿Cuántas veces a lo largo del día te encuentras diciendo o pensando: “¡Cómo me gustaría conseguir más tiempo para mí!”?

Hay tres causas principales de que no estés planeando más tiempo para ti:
  1. No tienes suficiente tiempo.
  2. Te sientes culpable.
  3. Piensas que es una actitud egoísta.

La rutina, tus obligaciones, los compromisos que vas adquiriendo con otras personas… Te han educado para que te vuelques en cuerpo y alma a cumplir con tu trabajo y cuidar de los demás y parece que dedicar unos minutos al día a relajarte y a tus pasiones es algo que debe relegarse a un segundo o tercer plano.

Para colmo, cada vez que consigues disponer de un poco de tiempo libre terminas sintiéndote culpable por no estar haciendo “todos esos debería” que tienes anotados en tus listas de tareas, por lo que lo pospones para otro momento (que nunca llega) o no terminas de disfrutarlo plenamente.

Dedicar unos minutos cada día o de manera frecuente a hacer cosas que te gustan tiene más beneficios de los que te parece. Está demostrado científicamente que pone a trabajar zonas del cerebro que liberan serotonina, y ello te ayuda a eliminar estrés, volver a conectar con tu verdadero yo y tomar mejores decisiones alineadas con tus verdaderas necesidades.

Pero…

¿Cómo conseguir ese preciado tiempo para ti?

Te lo cuento en el siguiente vídeo:

Otros post que pueden interesarte:

Ahora que ya sabes cómo conseguir más tiempo para ti, es tu turno de ponerte a ello.

  1. ¿Has intentando en el pasado sacar más tiempo para ti?
  2. ¿No te funcionó? ¿Por qué crees que no lo conseguiste?
  3. ¿Tienes dificultades para ponerte por delante de los demás?
  4. ¿Qué trucos utilizas para encontrar tiempo para ti?

***

El post de Cómo conseguir más tiempo para ti aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

  • ¿Nunca terminas lo que empiezas?
  • ¿Cuántas veces has abandonado un proyecto (incluso antes de empezarlo)?
  • ¿Cuántos tienes a mitad ahora mismo?
  • ¿Llevas trabajando un tiempo en algo pero sientes que no termina de llenarte?

Si hay un tema en particular que sufrimos las personas MultiApasionadas de manera periódica, es el hecho de comenzar proyectos y no terminarlos nunca.

¡Qué levante la mano a quién le haya pasado alguna vez!

Si te pasa como a mí, seguro que lo has sufrido miles de veces. Es algo que puede atormentarte durante años hasta que aceptas que está en nuestra naturaleza. A mí era algo que me hacía sufrir (y mucho) hasta que descubrí que era MultiApasionada, ví que había mucha más gente como yo y que a todas nos pasaba lo mismo.

Descubrir este hecho me hizo, no sólo aceptarlo y darme cuenta que no es algo que pueda cambiar (está en mi forma de ser y sentir la vida), si no también aprender a disfrutarlo y buscarle el lado positivo. Si te estás preguntando: “¿Lo hay?”. Pues sí y te lo voy a contar a lo largo del post.

Sin embargo, creo que hay que distinguir entre varios tipos de abandonos para saber exactamente cómo afrontarlos y ver si realmente es algo a lo que se debe poner solución o no.

¿POR QUÉ ABANDONO TODO LO QUE EMPIEZO?

  1. Te apasionas por algo y de pronto, esa ilusión ha desaparecido.
  2. Estás inmersa en tu proyecto/sueño pero aparecen sin parar cosas nuevas que te hacen más ilusión.
  3. Llega un momento en que sientes que no estás yendo por el camino correcto.
  4. No haces más que tropezarte una y otra vez. Al final te cansas y prefieres hacer algo más sencillo.
  5. No encuentras tiempo para llevarlo a cabo o no sabes por dónde empezar. El tiempo pasa y terminas por abandonarlo casi justo antes de empezar.
1. LA ILUSIÓN DESAPARECE

Éste es uno de los casos más típicos y está en nuestra naturaleza MultiApasionada (puedes descubrir cómo funciona el Ciclo de las Pasiones aquí si no lo has leído antes).

Comienzas una nueva pasión, quieres aprenderlo todo de ella y a veces, incluso te decides a comenzar algún proyecto relacionado con esa pasión. Pero, llegado ese momento en el que algo te dice por dentro: “Ya has aprendido todo lo que necesitabas saber”, tu mente te pide centrarte en algo nuevo y la ilusión con la que ese proyecto nació, se esfuma casi de la noche a la mañana.

¿Puedes hacer algo?

Pues tengo mis dudas. Creo que tenemos una forma de ser que nos hace necesitar de ese flujo continuo de aprendizaje para no sentirnos muertas. Realmente, todos estos procesos de apasionarte por algo, aprender y volver a empezar es el combustible que te mantiene viva y feliz.

Sí, ya sé que es un coñazo tener que estar saltando de un proyecto a otro cada cierto tiempo y que los demás nos miran como diciendo: “A ver con qué me viene ésta ahora…”. Pero, párate a pensar por un momento: ¿Preferirías ser como esas personas que se conforman con cualquier cosa y que no tienen ningún tipo de aliciente en sus vidas?

Por muy mal que nos podamos sentir por toda esta vorágine de sentimientos, creo que por esos momentos de pasión y felicidad ya todo vale la pena.

Y volviendo a la pregunta: ¿Se podría hacer algo para alargar ese momento de pérdida de ilusión?

Pues yo creo que sí. Lo primero, es que tienes que ser consciente que tarde o temprano va a llegar ese momento. ¡Está en tu naturaleza MultiApasionada! Mi recomendación es que comiences a cambiar el chip: Ya que es algo que llegará en algún momento, ¿por qué no disfrutar al máximo de todo este tiempo en el que sientas viva dentro de ti esa pasión?

Una vez comienzas a disfrutar de ese proyecto al máximo, puedes intentar combinar varias de tus pasiones para dar lugar a un proyecto totalmente distinto. Eso hará que vaya evolucionando y transformándose en algo que te puede hacer disfrutar durante un montón de años y alargar así, ese momento en el que la pasión pierda fuelle y el cuerpo te pida cambiar a otro proyecto.

2. APARECEN SIN PARAR IDEAS NUEVAS QUE HACEN PELIGRAR TU PROYECTO

Creo que aquí deberías preguntarte:

  • ¿Por qué me pasa esto?
  • ¿Realmente este proyecto me llena lo suficiente?
  • ¿O simplemente tengo tantísimas ideas que me es imposible “centrarme”?

Ya hemos hablado muchas veces que una MultiApasionada no puede centrarse en un único proyecto. O dicho de otra manera, no tenemos una única pasión a la que vamos a poder dedicarnos para el resto de los días y que será la que nos hará felices para siempre.

Creo que la búsqueda de “tu talento”, “tu pasión”, “tu elemento”,… nos hace mucho daño. Y es algo que lees en tantos sitios y tanta gente a tu alrededor te lo repite, que llegas a pensar que tienes un problema. Escondido entre líneas está la mentalidad de que sólo puedes tener “un (único) talento” y tienes que mentalizarte que nuestra mente nunca funcionará así.

Podrás ordenar tus ideas para ir llevando a cabo proyectos que combinen todas tus pasiones, pero no intentes engañarte pensando que eligiendo sólo una de tus pasiones podrás por fin conseguir esa felicidad y calma que anhelas. Podrías serlo durante un tiempo, antes de sufrir el primer tipo de abandono que veíamos antes.

Muchas veces, el sentirte totalmente hipnotizada ante cada nueva idea o distracción que aparece como una estrella fugaz en el firmamento se debe a que estás sufriendo el “Síndrome del Objeto Brillante”. En este post de hace un tiempo te enseñé a aprender controlarlo.

Y otras veces, la fuente del problema será la misma que la del tercer tipo de abandono.

3. ALGO TE DICE POR DENTRO QUE NO ESTÁS YENDO POR EL CAMINO CORRECTO

Este tipo de abandono lo sufrí hace unos tres años y fue el causante de verme sumergida en un pozo sin fondo del que pensaba que tardaría años en salir. Por fortuna, fue precisamente el causante de que comenzará a preguntarme qué había hecho hasta entonces y qué rumbo quería darle a mi vida. Y hoy no estarías leyendo estas líneas si no fuera por ese período de cambio por el que pasé.

Hace unos cinco años decidí lanzarme a la piscina con un proyecto. Me apasioné por el mundo de las bodas y decidí dejarlo todo para abrir mi propia empresa. Cometí un error muy grande. Bueno, la verdad es que cometí unos cuantos:

  • Comencé mi proyecto sin ningún tipo de objetivos.
  • Nunca planifiqué nada.
  • Me senté en casa esperando “a que todo viniera a mí”.
  • Y el más importante, no me paré a pensar si realmente con ese proyecto iba a tener el tipo de vida que quería.

Aparte de los primeros errores (que son de libro y que están muy relacionados con los siguientes tipos de abandonos), éste último es una de esas cosas que, hasta que no empiezas a vivirlas, no sabes si realmente están alineadas o no con el estilo de vida que quieres conseguir.

  • ¿Te has parado a pensar alguna vez cómo te imaginas tu vida ideal dentro de 10 años?
  • ¿Qué te gustaría conseguir en 3-5 años?
  • Y lo más importante: ¿Para qué quieres conseguir todo eso?

Cuando no has respondido a estas preguntas, con mucho detalle (y tras meditarlas mucho), surge este tipo de abandono de proyectos.

También tiene otras causas:

  • Te dejas llevar por las decisiones de otras personas (eres incapaz de decir que no).
  • Te has centrado mucho en algo y de pronto te das cuenta que te has separado de tu camino.
  • No consigues el tipo de vida que pensabas que conseguirías.

Cuando todo esto sucede, tu cuerpo, tu mente y sobre todo tu corazón no hacen más que lanzarte señales de alerta. Sientes que algo falla, aunque al principio no identificas (o no quieres identificar) la causa, en el fondo sabes que ese proyecto es el problema.

Has creado una especie de vínculo emocional con él y piensas que, abandonarlo, puede suponer tirar por la borda todo el tiempo y esfuerzo que has dedicado ese proyecto. Te sientes culpable: Crees que te has equivocado, que has perdido el tiempo, que te estás defraudando e incluso que vas a defraudar a los demás si lo abandonas.

Eso te lleva a sentirte obligada a tener que continuar con él. Te dices a ti misma: “Voy a darle otra oportunidad, seguro que las cosas pueden cambiar, volver a ser como antes…”. Y aunque en el fondo sepas que no va a ser así, te obligas a seguir viviendo infelizmente durante un tiempo (¡incluso años!).

Lo único que estás haciendo es:

  1. Alargar la agonía.
  2. Vivir amargada.
  3. Mentirte a ti misma.
  4. Y perder un tiempo precioso que podrías dedicar a algo que realmente te hiciera feliz.

En esta vida hay algo muy importante para sentir que has encontrado ese foco que tanto tiempo llevas buscando: Y es que tus objetivos y todo lo que hagas, esté alineado con tus sueños.

Puede parecer muy fantasioso, pero cuando te dejas llevar por la vorágine del día a día y olvidas pararte a pensar si lo que estás haciendo te está conduciendo realmente al tipo de vida que quieres, pasan estas cosas.

4. TE ROPIEZAS UNA Y OTRA VEZ (MEJOR DEDICARTE A ALGO MÁS SENCILLO)

Cuando deseas algo de verdad luchas contra viento y marea para llevarlo a cabo.

Quizás necesitas dedicar un poco más de esfuerzo a pensar en esos problemas que pueden surgir para prevenirlos y evitar que surjan y se lleven consigo toda tu energía. O quizás tampoco tienes muy claro los objetivos que quieres conseguir con este proyecto y por ello te resistes a planificar.

Por ello, párate a pensar: ¿Realmente deseas llevar a cabo este proyecto?

5. NO TIENES TIEMPO PARA PONERTE A ELLO Y TERMINAS ABANDONANDO

Y por último, algo muy relacionado con lo anterior. Cuando realmente quieres conseguir algo, ¿a qué haces lo que haga falta por encontrar tiempo para ponerte a ello?

Quizás comenzaste ese proyecto por compromiso con algo o alguien y ya no te llena como antes (o nunca te ha apasionado demasiado).

Entonces: ¿Para qué seguir atormentándote y sintiéndote culpable por no estar haciendo nada?

EN RESUMEN

En definitiva, las principales causas de que abandones proyectos sin parar, se debe a que:

  1. No tienes las ideas claras ni has meditado realmente sobre qué quieres conseguir.
  2. Tu falta de planificación hace que pierdas el rumbo y cualquier problema te parezca insalvable.
  3. Te anclas a decisiones pasadas que ya no están alineadas con lo que quieres hoy.

Tu vida cambia y quizás la meta por la que empezaste ese proyecto ya no te sirva porque ya no tienes las mismas prioridades que tenías al principio.

Por eso es tan importante parar, reflexionar y ver si debes cambiar el rumbo hacia otros proyectos y objetivos. Es algo que recalco mucho en mi curso Activa tu Brújula Interior, en el que enseño una metodología de trabajo (la que a mí me ha funcionado) y que te ayudará a centrarte, a aprender a decidir qué proyectos e ideas elegir y cuáles no, cómo prevenir y superar las piedras del camino y en definitiva, cómo dejar de abandonar todos los proyectos que empiezas.

E igual de importante que aprender a poner solución a las causas de estos abandonos, es aprender a agradecer todo lo que estos proyectos te han aportado en tu vida y las lecciones que te han enseñado. Así que si estás en ese momento de tu vida en el que algo por dentro te grita que necesitas cambiar de rumbo, no esperes que algo o alguien tome la decisión por ti. Sé fuerte, elige hacer aquellas cosas que realmente te hacen feliz y agradece todo lo que esa etapa te ha enseñado.

No hay nada más maravilloso que echar la vista atrás y sentirte orgullosa de todas esas decisiones que has ido tomando.

***

El post de ¿Por qué abandono mis proyectos y nunca termino lo que empiezo? aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

  • ¿Tu lista de tareas pendientes no deja de crecer?
  • ¿Tienes demasiados proyectos entre manos y te sientes totalmente sobrepasada por la situación?
  • ¿Has llegado a tal punto que estás bloqueada, sientes que no avanzas realmente en ninguno de tus objetivos?
  • ¿Has tenido que abandonar alguno de tus objetivos por falta de tiempo?

Uno de los trucos de los que te he hablado muchas veces en el blog es que es de vital importancia mantenerte centrada en un único objetivo antes de ponerte con uno nuevo. Y si tienes diversos proyectos entre manos de distintas áreas, la regla siempre es que el máximo de objetivos sea 3.

Sin embargo, en el día a día muchas veces es muy difícil llevar a cabo esta regla. La casa, el trabajo, los niños, los compromisos que vas adquiriendo cada día… Un montón de cosas se van acumulando e inevitablemente, cuando te das cuenta de la situación estás rodeada de listas de tareas pendientes monstruosas que han bloqueado cualquier posibilidad de retomar las riendas de tu vida.

Llegada a este punto, te sientes vulnerable y totalmente saturada. Tienes tantísimas cosas en la cabeza que te es imposible ver más allá del momento actual. Planificar a futuro se vuelve una absoluta pesadilla, ya que con sólo pensar en ello un segundo te vienen a la cabeza las trescientasmil tareas que “tienes que” hacer y todo termina tornándose negro mientras sueñas con volver a convertirte en un ser humano normal.

Así que para no sentirte mal “por no estar haciendo todas esas tareas pendientes ahora mismo”, terminas eligiendo la opción más fácil: Mirar para otro lado e ir haciendo las cosas conforme te vengan (sea o no lo más importante que deberías estar haciendo en ese momento). Es decir, terminas centrándote en las cosas urgentes “que te van golpeando” en vez de en las cosas más importantes que te pueden ayudar a avanzar realmente en tus objetivos y proyectos.

Y es que, cuando entras en el bucle de hacer sólo las cosas urgentes es muy difícil salir de él porque significa que has perdido el control por completo. Ya no eres la dueña de tu tiempo, es tu lista de tareas la que te controla a ti.

¿Cómo evitar llegar a esta situación?

Seguramente si piensas en todos estos momentos en los que te has encontrado totalmente sobrepasada y fuera de control hay una serie de factores comunes que ocurren justo antes de llegar a esta situación.

Es imprescindible que medites sobre ello, repases los días y semanas previas a estos momentos y anotes en un cuaderno todas estas señales de advertencia para poder ponerle remedio la próxima vez que la catástrofe anuncie con aparecer en escena.

Estas señales pueden ser algo físico y mental o algo externo a ti. Por ejemplo, yo me he dado cuenta que en los momentos en los que estoy muy estresada suelo pretar la lengua contra los dientes y las mandíbulas mientras duermo. Hoy en día, cuando detecto estas señales es síntoma de que no estoy yendo por el buen camino y debo parar y recapacitar sobre lo que estoy haciendo.

Las señales también pueden ser externas. Como dejar que los papeles se vayan acumulando en la mesa, o que el montoncito de ropa sin recoger en tu habitación se haya convertido en una montaña, o que estés continuamente olvidándote de todo lo que tenías que hacer.

Todos tenemos nuestras propias señales, por lo que antes de continuar te invito a que medites sobre cuáles son las tuyas y las anotes en algún sitio al que puedas acudir siempre que necesites refrescarlas o actualizarlas.

Si te has dado cuenta que estás apunto de sobrepasar tu límite o actualmente ya lo has hecho y sientes que has perdido por completo el control, hay varias cosas que puedes hacer para reducir la presión y comenzar a corregir poco a poco el rumbo que habías tomado.

4 SENCILLOS PASOS PARA SALIR DE LA CRISIS CUANDO TIENES MILES DE TAREAS PENDIENTES

 

1. PARARLO TODO, RESPIRAR Y DESCANSAR

Como te contaba al principio, cuando todo está fuera de control terminas sintiéndote totalmente vulnerable. Eso puede hacerte perder los nervios con facilidad y estar más sensible a cualquier estímulo externo. Y ya sabes lo que eso puede significar: Explotar y/o echarte a llorar ante la mínima tontería.

Lo peor de ello es que esa vorágine de emociones casi siempre suele ocurrir en el peor momento y lugar posible y con la persona menos indicada. Todo ello conlleva además una pérdida de respeto por nuestro comportamiento tan poco racional.

Por eso es de vital importancia que conozcas al 100% todas tus señales de advertencia para poder anticiparte a ello.

Si detectas que estás a punto de sufrir una crisis, lo mejor es que te “refugies” en un lugar tranquilo durante un tiempo (15 minutos al menos sería lo recomendable). Concéntrate tan solo en lo siguiente: Respira lento y profundamente y mantén el aire durante 2 segundos antes de expulsarlo.

Repite este ejercicio al menos 10 veces durante los siguientes minutos. Sin prisa. Ésta sería una solución “express” ante momentos de crisis puntuales.

Algo que te ayudará a controlar esa respiración lenta y calmada será poner una mano en el estómago (cerca del diafragma) y otra en tu pecho y realizar una respiración diafragmática.

Si nunca has hecho una respiración diafragmática, aquí te dejo un vídeo dónde aparece explicado cómo hacerla. Te aconsejo que la practiques previamente para que, llegado el momento, puedas aplicarla y recuperar el control lo antes posible:

Gracias a este tipo de respiración irás notando como la tensión sale lentamente del cuerpo y te vas relajando poco a poco.

Si lo que quieres es conseguir unos resultados más amplios y comenzar a tomar el control completo de tu vida, mi recomendación es que pares al menos durante un par de días.

Durante este tiempo vas a concentrarte en  actividades que no estén relacionadas con todo eso que te abruma. Tómate unas mini-vacaciones si ves que lo necesitas para desconectar por completo. Esconde el móvil, el ordenador y la tele y de todo aquello que pueda anclarte o recordarte a tus listas de tareas pendientes.

Este mini-retiro (que puedes ampliar todo lo que estimes oportuno), te ayudará a relajar la mente, a tomar perspectiva de la situación y a recolocar prioridades.

2. VACIADO MENTAL

Para mí es la herramienta estrella ante cualquier situación en la que te puedas sentir agobiada. Puedes aplicarla sin necesidad de esperar a llegar a ese momento de crisis.

El ejercicio consiste en realizar un vaciado mental de todo lo que llevas en la cabeza: tareas pendientes, recordatorios, ideas, etc.

Busca ese momento en el que puedas sentarte tranquilamente. Asegúrate que nada te distrae o molesta durante este cometido. Coge (mucho) papel y boli y suelta todo lo que tengas en la cabeza. No trates de organizarlo, simplemente déjate llevar y escribe todo lo que te venga a la mente.

Intenta no asustarte cuando termines el ejercicio y mírale el lado positivo: Ahora tendrás una visión general de todas esas tareas pendientes y será mucho más fácil trabajar en ellas que cuando sólo las tenías en la cabeza o desperdigadas por mil post-it o notas.

3. CATEGORIZA, DELEGA Y PRIORIZA LAS TAREAS PENDIENTES

Una vez tienes todas las tareas por escrito, ha llegado el momento de trabajar en ellas. Mi recomendación es que trabajes en el siguiente orden:

  1. Clasifica todas las tareas: Por tipo, por proyecto, las personales, del trabajo,…
  2. Elimina de tus listas todas aquellas tareas que parecían importantes en su día y en tu cabeza, pero ya no representan nada para ti.
  3. Deshazte de todos los compromisos que has ido adquiriendo y que no están alineados con el estilo de vida que quieres conseguir.
  4. ¿Cuántas de las tareas restantes puedes delegar? Deriva todas las que puedas externalizar y libérate de toda carga innecesaria. Si eres una persona perfeccionista, quizás haya llegado el momento de comenzar a trabajar en ese bloqueo (te invito a que le eches un vistazo a este post).
  5. ¿Alguno de los proyectos puede esperar a que termines otro? Párate a pensar sobre ello y no te precipites a la hora de tomar estas decisiones. Es imposible llevarlo a cabo todo a la vez y seguro que algo interiormente te está gritando que esto no es tan importante cómo parece o que aquello tiene un plazo máximo para llevarse a cabo y corre más prisa.

Por último, prioriza y elige: ¿Cuál es la ÚNICA cosa que puedes hacer inmediatamente para que lo demás sea más fácil?

4. PLANIFICA

Y por último paso, comenzar a planificar.

Coge un calendario semanal o mensual (yo trabajo siempre a tres semanas vista) y márcate de 1 a 3 tareas diarias a realizar durante los próximos días. Intenta planificar al menos lo que te gustaría hacer durante los próximos siete días, siendo siempre consciente del tiempo real del que dispones e intentando ser realista sobre el tiempo que te va a llevar hacer esas tareas.

Comienza a repetir este ejercicio todos los domingos o los lunes a primera hora de la mañana y verás como poco a poco, el estrés desaparece y vuelves a retomar el control de tu vida.

***

El post de ¿Sobrepasada por mil tareas pendientes? Soluciónalo en 4 sencillos pasos aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

En el último post te hablaba de la importancia de hacer un parón cada “x” tiempo para revisar, actualizar y modificar (si es necesario) el plan que te marcaste a principio de año. Con el subidón de energía que todos tenemos al comenzar un año nuevo, solemos exagerar y pensar que nos hemos convertido en super-mujeres de la noche a la mañana. Conforme la realidad nos da un sopapo en toda la cara podemos caer en lo fácil: abandonar, pensar que no vamos a conseguirlo, que esos sueños no eran para ti…

Por eso es tan importante que vayas haciendo parones para revisar tus objetivos (mensualmente, cada trimestre, semanalmente…). Tú eliges cada cuánto quieres hacerlo. ¿El método a seguir? Revisando los 10 puntos clave (lee cómo aquí).

Una vez has modificado y actualizado tu plan, llega el segundo paso: ponerte a ello.

¿Pero cómo?

 

Cómo conseguir lo que quieres

 

Esa es la pregunta que siempre tienes que hacerte: ¿CÓMO lo voy a lograr?

Cuando tienes decidido tu objetivo, tienes que pensar en los pasos (y mini-pasos) que puedes dar para lograrlo. En esta parte es dónde muchas personas se lían porque, al igual que veíamos a la hora de marcar los objetivos de tu plan, deciden dar unos pasos demasiado amplios, abiertos y (por tanto), cumplirlos se hace demasiado difícil porque no sabes ni por dónde empezar.

Así es cómo lo hago yo:

1. ELIGE LOS 3 PRIMEROS PASOS

Una vez tienes escritos tus objetivos, los has redactado correctamente y tienes claro cuándo vas a conseguirlos (no es lo mismo “quiero perder peso” que “voy a adelgazar 10 kg”), tienes que desglosarlos en los pasos que vas a dar para lograrlos.

Mi recomendación es que siempre comiences marcándote al menos 3 pasos. Siguiendo el ejemplo anterior (adelgazar 10kg), podrían ser:

  1. Correr 2 días/semana.
  2. Comer de manera más sana.
  3. Apuntarme a un gimnasio.

A la hora de decidir los pasos que vas a dar para realizar tu objetivo, piensa siempre en pasos que te motiven. Pueden ser duros, sabes que algunos pueden costarte mucho trabajo realizarlos pero en el fondo sabes que el esfuerzo valdrá la pena.

Por ejemplo, si correr es algo que no soportas, elige algo que te motive más: dar una vuelta con la bici (te encantan los parques de tu ciudad y sería una buena oportunidad para verlos más a menudo), hacer excursiones (te encanta la montaña, la aventura), windsurf (te encanta el mar)…

Hay muchas opciones. No te limites a “lo que todo el mundo o mis amigos suelen hacer”. Puedes incluso unirlo a algo relacionado con otro de tus objetivos: ¿Quieres conocer gente nueva? ¿Salir de tu zona de confort? ¡Apúntate a alguna actividad que puedas hacer en grupo! … ¿Te has marcado un objetivo de leer x libros? Hazlo en el parque, tras dar la vuelta en bici por él…

Muchas veces nuestros objetivos pueden complementarse. Es cuestión de darle algunas vueltas y ver de qué manera puedes unirlos. También puedes compaginarlos con cosas que te gustan, así, al premiarte tras realizar un paso te auto-motivas para seguir adelante con el plan (por ejemplo: terminar la jornada en el gimnasio con pasar una hora en su spa o dándote un masaje).

2. DIVIDIR LOS PASOS, EN MINI-PASOS

Has decidido que vas a adelgazar 10kg haciendo los pasos anteriores. Muchas personas se bloquean llegadas a este punto. ¿Por qué? Porque no dividen sus pasos.

El truco para que conseguir algo sea más fácil es dividirlo y dividirlo y dividirlo hasta que consigas un mini-paso que no se pueda dividir más.

Por ejemplo, volvemos a uno de los pasos anteriores: “Comer más sano”

Tienes que volver a preguntarte: ¿Cómo puedo lograrlo?

Podría ser algo así:

  • Comiendo verdura 4 días/semana.
  • Sustituyendo las palomitas de la peli del domingo por fruta.
  • Cenando ensalada todas las noches.
  • Hacer un curso de comida sana.
  • Cambiar las hamburgueserías de las cenas con amigos por restaurantes vegetarianos en tu ciudad.
  • etc.

Los anteriores serían mini-pasos para llevar a cabo el paso de comer más sano. Sin embargo, no tienes que pararte aquí. Tienes que seguir dividiendo esos mini-pasos en pasitos aún más y más pequeños, preguntándote y preguntándote sin parar: ¿Cómo, dónde, cuándo, cuál… puedo lograrlo? ¿Qué necesito?

Por ejemplo: Hacer un curso de comida sana

  • Buscar cursos online
  • Buscar cursos presenciales en mi ciudad
  • Elegir un curso (online o presencial)
  • Reservar fecha del curso
  • Buscar en google maps cómo llegar al curso (si es presencial) + imprimir mapa
  • Si es online: ¿Necesito algún programa para hacer el curso?
    • Instalarlo
    • Ver vídeo youtube sobre manejo programa
  • ¿Necesito algún material para el curso?
    • Hacer listado materiales necesarios
    • Planificar día para comprar materiales
    • Comprar en amazon los que no se puedan conseguir
  • etc
3. ¿QUIÉN SE ENCARGA?

No des por hecho que eres tú la que se va a encargar de hacer todos los pasos y mini-pasos. Seguramente habrá alguno que no dependa de ti o que tengas que encargárselo a otra persona.

Anota siempre en tu plan quién se encarga de ese mini-paso. Y anota siempre un pequeño recordatorio antes de la fecha límite que hayas marcado para recordarle (a esa persona) cómo va con el tema y si ya lo ha terminado.

4. ¿CUÁNDO?

Como vimos la semana pasada, debido a nuestra naturaleza multiapasionada y cambiante y a los imprevistos que pueden surgir por el camino, no conviene obsesionarse con las fechas límite o la fecha “en la que ya deberíamos haber hecho” esto y esto otro.

Si tu objetivo es por ejemplo preparar un cumpleaños, un examen,… en casos así, sí. Márcate siempre unas fechas en las que cada paso debe estar hecho para que no te pille el toro. Si es que no, puedes poner algo aproximado o un periodo más amplio (mes de febrero, verano,…) o no poner nada.

Como hemos comentado muchas veces. No tenemos una bola de cristal que nos enseñe cuándo habremos logrado algo. Y la mejor manera de no desilusionarnos con el tiempo es centrarnos en el camino, en los pasos que estamos dando y saber que estamos yendo hacia nuestro objetivo. Sin prisa, pero sin pausa.

5. DA LOS PASOS ADECUADOS, EN LA MISMA DIRECCIÓN

Llevo unos días leyendo un libro que comienza con una imagen parecida a esto:

Dar Pasos hacia un Único Objetivo

Obsérvala y dime: ¿Qué te sugiere? ¿Qué quiere decir?

El dibujo no puede ser más claro:

La imagen de la izquierda eres tú intentando hacerlo todo. Has ideado un Super Plan para 2016 y te has puesto con ello. Estás orgullosa porque cada día vas haciendo cosas, vas dando pequeños pasos para conseguirlo. Sin embargo, tienes una extraña sensación. Algo no va bien, no tienes la sensación de estar avanzando. Al contrario, te encuentras super perdida… ¿qué está fallando?

Volvemos a la imagen. Ahí estás tú, dando muchos pasitos hacia tus objetivos… hacia todos tus objetivos. Hoy avanzas un poquito en éste, mañana en éste otro,… ¿El resultado? Estás dando tantos pasos en todas direcciones que no avanzas. ¡Es imposible que te muevas!

La imagen de la derecha sin embargo es justo lo contrario: Ahí estás tú, centrada en dar muchos pasos (o pocos), pero todos en la misma dirección. ¿El resultado? Te has decidido por un objetivo y vas a por ello. Y, casi sin darte cuenta, estás avanzando un montón. Rápido, o lento. Eso da igual, porque cada día sientes que la meta está más cerca. Te sientes segura y feliz porque vas viendo los resultados.

En resumen:
  1. Elige al menos 3 pasos que te motiven para conseguir tu objetivo.
  2. Divide cada paso en mini-pasos.
  3. Pregúntate: ¿Cómo, dónde, cuándo, cuál… puedo lograrlo? ¿Qué necesito?
  4. Sigue dividiendo y dividiendo cada mini-paso hasta que ya no se pueda hacerlo más pequeño.
  5. Escribe quién se encargará de cada mini-paso.
  6. Si se lo encargas a alguien: anota en tu agenda recordatorios para ver si lo está haciendo.
  7. ¿Necesitas una fecha límite para que esté hecho? Apúntala y planifica el resto de pasos, desde esa fecha hasta el momento actual.
  8. Para avanzar, da pasos siempre en la misma dirección.

***

¿Con qué dibujo de identificas?

¿Estás avanzando en la dirección correcta o estás dando tumbos de un lado para otro como un pato mareado?

¿Tienes problemas a la hora de desglosar tus objetivos?

¿Te atascas y no sabes cómo avanzar?

***

El post de Aprende a trazar un buen plan (2ª parte) aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.