¿Es indispensable que exista caos para que surja la creatividad? ¿El orden y el minimalismo están destruyendo las mentes creativas de hoy en día?

Éstas son algunas de las preguntas que los científicos llevan años preguntándose y es algo que también llevo un tiempo preguntándome.

Hace unos tres años la palabra que mejor definía mi vida era: Caos. Mirara donde mirara en casa todo estaba lleno de cosas fuera de su sitio: Mesas llenas de papeles, trastos acumulados en las estanterías esperando a ser recogidos “algún día”,…

El desorden inundaba mi vida y mi mente. Llegar a casa significaba perder la poca energía que me quedaba.

Era como si se esfumara por completo nada más entrar por la puerta. Por supuesto, no me sentía para nada creativa. Todo lo contrario, mi sensación era de estar totalmente perdida, como si estuviera navegando sin rumbo alguno.

Por aquel entonces, tomando un café con mis amigos en el bar, un domingo cualquiera, ví un artículo en una revista dominical que hablaba de que caos y creatividad estaban inevitablemente unidos.

“¿Cómo puede ser posible?” Me pregunté por aquel entonces. Si yo sentía que era una de las épocas de mi vida en las que menos creatividad estaba teniendo.

Meses más tarde comencé a investigar sobre el tema y a leer alguno de los experimentos que habían llevado a cabo científicos de todo el mundo sobre el tema:

En el año 2013, la psicóloga Kathleen Vohs publicó los resultados de una serie de experimentos que había realizado para estudiar los efectos sociales que una habitación ordenada podían tener sobre los sujetos analizados frente a una habitación desordenada y llena de papeles por todos lados.

Lo que Kathleen quería demostrar es que los ambientes ordenados inducen a un comportamiento de defensa de los estándares sociales, mientras que los ambientes desordenados inducen a todo lo contrario. Los resultados no dejaban lugar a dudas:

  • Los participantes que estaban en la habitación ordenada se mostraban más generosos y más unidos a la tradición y la convención.
  • Por el contrario, los que llevaron a cabo el experimento en la habitación desordenada eran más propensos a romper las reglas de lo establecido, a probar cosas nuevas y también se probó que, ante un mismo problema, daban soluciones mucho más creativas que los voluntarios que estaban en ambientes ordenados.

Una habitación desordenada te invita a romper las reglas de lo establecido, a probar cosas nuevas y dar soluciones mucho más creativas.

Malcolm Gladwell, famoso escritor, periodista y sociólogo, explica que las personas creativas poseen una imaginación y un cerebro desordenado que les lleva a no querer tirar nada debido a que piensan que siempre hay algo de valor en todo lo que encuentran. Malcolm comenta que está unido al hecho de que la creatividad siempre aparece cuando menos te lo esperas y, por tanto, no pueden deshacerse de algo que en un futuro podría desencadenar un proceso creativo que no pueden ver en el momento actual.

Einstein dijo en su día la famosa frase: “Si un escritorio desordenado es señal de una mente desordenada ¿Qué debemos pensar de un escritorio vacío?”

Es famosa la imagen que el fotógrafo Ralph Morse tomó del escritorio de Einstein el mismo día de su muerte:

Escritorio Einstein

Fuente

No es el único caso de mentes extraordinarias y escritorios desordenados que podemos encontrar por internet. Algunos otros ejemplos de personajes famosos son:

Escritorio Mark Zuckerberg (creador de Facebook)

Escritorio de Mark Zuckerberg (creador de Facebook)

Escritorio del diseñador Yves Saint Laurent en 1976

El estudio de Picasso

El escritorio de Ernest Hemingway (escritor)

El escritorio de Steve Jobs (fundador de Apple)

Ciertamente (y volviendo a la historia inicial de la que te hablaba al principio del post), mi oficina y mi casa eran muy parecidas a estas imágenes de los estudios de estos personajes famosos por su creatividad.

Sin embargo, ¿por qué yo no me sentía creativa?

La respuesta la dieron unos científicos del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton, que descubrieron en 2011 que:

Las personas sometidas a ambientes saturados son menos capaces de concentrarse.

El desorden limita la capacidad del cerebro para procesar información, lo que hace que seamos menos productivos, nos distraigamos con más frecuencia y estemos más irritables.

Por tanto, ¿dónde se encuentra el equilibrio?

Robert Bilder, investigador del Centro Tennenbaum para la Biología de la Creatividad explica que: “La creatividad está en el borde del caos”.

Debe existir un punto intermedio de desorden que nos permita ser creativos y productivos al mismo tiempo.

Si te encuentras en la misma situación, en la que sientes que tu vida es un caos y para nada te sientes creativo en estos momentos, deberías hacerte las siguientes preguntas:

  1. ¿El desorden de tu alrededor se debe más a la pereza que a un cúmulo de momentos creativos?
  2. ¿Eres capaz de recordar dónde está cada objeto en los montones de cosas que tienes por la mesa?

Cuándo dejas que se acumulen las cosas a tu alrededor por simple pereza de recogerlas y cuándo no sabes que hay en cada montón de papeles, herramientas y trastos de los que te rodean, has cruzado el límite del desorden al caos. Olvídate de poder lograr resultados creativos, el desorden que hay en tu vida tan sólo te robará la poca energía que tengas (tal y como detallaron los científicos de Princeton en sus estudios).

Por tanto, es importante no confundir los distintos niveles de desorden y caos creativo. Si te encuentras cómodo en tu desorden, sabes dónde está cada cosa y se debe a un cúmulo de explosiones creativas sin recoger, puedes estar tranquilo. Es el tipo de desorden que te ayudará a romper las reglas establecidas y a generar los impulsos cerebrales que necesitas para encontrar soluciones creativas a los problemas que intentas resolver. Si por el contrario no te encuentras cómodo entre tanto desorden, pierdes un montón de tiempo buscando las cosas y te sientes perdido, la solución pasa inevitablemente por desaturar tu entorno. Deberías pararte a pensar en que quizás haya llegado el momento de comenzar a poner algo de orden en tu vida.

Mi historia tiene un final feliz, igual que puede tenerlo la tuya. Una vez que comiences a solucionar este problema, la creatividad y la energía volverán a tu vida. El efecto es el mismo que cuando te das una ducha relajante. Las ideas llegarán sin darte cuenta y tu cerebro volverá a entrar en el proceso creativo del que salió cuando el caos se adueñó de tu día a día.

Hoy voy a hablarte de unos sencillos consejos que te ayudarán a estimular la creatividad aplicando algunas reglas o bases del feng shui. Pero antes de empezar, me gustaría contarte una historia y mi experiencia en este tema.

Nos situamos en la última semana del año. Toca realizar la revisión y balance de todo el año que se va (puedes leer la revisión de 2016 aquí). Llevo días sintiéndome un poco desorientada. No entiendo muy bien qué sucede.

Me cuesta concentrarme y me cuesta sentarme a planificar. Es una sensación como de mareo mental. Como si tuviese vientos huracanados dentro de mi mente que se llevan rápidamente cada idea o plan que surge. Algunas de esas ideas, casi no me da tiempo ni a tramitarlas. Tal y como aparecen, se van.

Mi despacho las últimas semanas se había convertido en la mesa del salón. Así podía trabajar un poco mientras tenía a los peques vigilados. Giro la cabeza y me paro a meditar un momento. Mirase donde mirase sólo encontraba caos: Juguetes por el suelo, la ropa de los peques encima de la mesa, papeles y facturas amontonándose al lado, la cámara de fotos esperando grabar el próximo vídeo…

No, definitivamente era imposible que yo (y cualquiera) se concentrase en un entorno como éste.

Hacía unas pocas semanas que no trabajaba en mi oficina. Comencé hartándome de ir con el portátil de aquí para allá y acabé instalándome en la mesa del salón. Poco a poco mi oficina “fue trasladándose” allí y, al mismo tiempo, mi creatividad fue disminuyendo a pasos agigantados.

He tardado varias semanas en abrir los ojos (aunque algo en mi interior me gritaba dónde estaba el problema). Intentaba mirar para otro lado, pero no, no desaparecía y por supuesto, no se arreglaba solo y por arte de magia.

Creo que para que exista orden debes asignarle a cada cosa su sitio. Lo mismo pasa con nosotras. Seguramente habrás notado que hay ciertos rincones de tu casa en los que te sientes más viva y otros a los que el cuerpo te pide acudir cuando necesitas descansar, desconectar o estar un ratito a solas contigo misma.

Hace años leí la siguiente norma, creo que era en un libro de feng shui: Nunca mezcles trabajo con descanso. El libro hacía referencia a que nunca debías poner tu mesa de trabajo en la habitación, ya que este lugar estaba destinado al descanso y ver continuamente el portátil o material de trabajo desde la cama te impedía desconectar por completo y, por tanto, descansar y recargar pilas correctamente.

Creo que la misma norma debía habérmela aplicado cuando trasladé mis cosas de trabajo a la mesa del salón. Ya no estaba rodeada de las postales tan bonitas y vuestras cartas, que tanto me animan cada día. De mi moodboard, que me recuerda a dónde va dirigido todo mi esfuerzo. De mis agendas y planning anual, que me mantienen centrada y organizada diariamente.

Al dejar atrás todo aquello y cerrar la puerta de la oficina, estaba cerrando sin darme cuenta la puerta a mi creatividad y orden mental. Todo quedaba allí dentro, olvidado, en mi pequeño refugio.

Mi principal propósito este año es encontrarle un sitio a cada cosa y continuar eliminando el caos que sigue acumulándose en los rincones de casa. Empezando, esta claro, conmigo misma. Estos primeros días del año he vuelto a abrir la puerta de la oficina y me he vuelto a trasladar allí. Estoy obligándome a dedicar cada zona de la casa a su función. Estoy aprendiendo a aprovechar al máximo la energía que cada espacio me brinda.

He comenzado a hacer limpieza y noto como, poco a poco, la energía, la creatividad y las ganas de avanzar vuelven a inundarme.

No sé si últimamente estás sintiendo lo mismo que yo he sentido las últimas semanas. Si la pereza ha inundado (o lo está haciendo) tu día a día y tu entorno. Si es tu caso, levántate y comienza a deshacerte de todo aquello que sobra antes de que la desgana te atrape por completo. Piensa en esos momentos en los que te sentías llena de energía, con mil mariposas en el estómago y llena de ganas de hacer cosas. ¿Te gustaría volver a sentirte así? Comienza por poner orden a tu alrededor.

Desde hace más de un año me guío por los consejos del método Kon Marie (puedes leer estos dos post que escribí hace tiempo sobre el método aquí y aquí). Marie Kondo es una gran defensora de que las cosas  tienen su energía, tienen su valor y también tienen su momento. Quizás esta pueda ser la parte más complicada, deshacernos de todo aquello que nos sobra (sobre todo para las multiapasionadas que acumulamos multitud de herramientas, libros y materiales de nuestras pasiones actuales y pasadas), pero es muy importante darse cuenta que para que entre un poco de aire fresco, emoción y nuevas experiencias a nuestra vida es primordial hacer hueco y agradecer, y decir adiós, a todo aquello que no nos deja avanzar (ya sean cosas materiales, personas, actividades o sentimientos).

Anna Simonet, de Anna & Co, es una gran experta en Feng Shui y filosofía Zen. Como ella comenta en su blog: “

“Menos es más” ¿Cómo conseguirlo? Buscando la paz interior y el equilibrio gracias al orden y a la armonía, para tener una casa ZEN antiestrés donde encontraremos el equilibrio.”

Ese equilibrio que llevas buscando desde hace tanto tiempo, que te está pidiendo tu mente a gritos, que te atormenta cada noche y que no te deja dormir. Sientes que te falta algo, que te sobra algo y no sabes muy bien por dónde empezar.

Comienza por liberar tu espacio y sólo así podrás liberar tu mente y comenzar a trabajar en aquello que verdaderamente te haga feliz. Empieza por aquella zona en la que te sientes más tú, en la que sientes que eres más creativa y dónde tus ideas fluyen a raudales.

Esta zona en el feng shui se denomina “Cuadrante de la Creatividad y los Hijos”. Si no sabes muy bien dónde se encuentra en tu casa, te cuento los trucos que he leído por internet y que te ayudarán a darte cuenta si debes (o no), cambiar tu espacio actual y recolocarlo todo.

Quizás no seas muy creyente de las energías y el feng shui, pero te contaré que cuando todavía vivía con mis padres tuve esta misma sensación y bloqueo tras mudarme a una zona nueva de la casa. Mis notas empeoraron y me sentía vacía y sin energía. Cayó por aquel entonces en mis manos un pequeño libro de feng shui y moví por completo todos los muebles de la habitación siguiendo los consejos del libro. Te confieso que fue como si un huracán borrase y se llevase esos sentimientos por completo y de la noche a la mañana todo mejoró de manera increíble. Fue una sensación muy importante y sorprendente y que nunca olvidaré. Por ello, te recomiendo que lo intentes para que puedas disfrutar de este proceso de cambio.

CONSEJOS PARA ESTIMULAR LA CREATIVIDAD, SEGÚN EL FENG SHUI

Y siguiendo con el post, estos son los consejos que he encontrado para estimular la creatividad según el feng shui:

  • Si tomas la entrada principal de casa como referencia, el cuadrante de la creatividad debe quedar en la zona central del lado derecho de tu casa.
  • El lugar debe estar bien iluminado y, para bien, ser espacioso.
  • Tu mesa o zona de trabajo colocalá de manera que no tapes la luz natural al ponerte a trabajar.
  • Si eres diestra, la luz deberá venir desde la izquierda. Al revés si eres zurda, pero nunca debe quedar frente a ti o detrás de ti.
  • El mejor color para las paredes u objetos de esta zona es el blanco o tonos pastel claro.
  • Coloca en la zona obras de arte u objetivos creativos, elementos metálicos, rocas o piedras (con formas raras mejor) u objetos con forma circular u ovalada.
  • Coloca también láminas con citas que hagan alusión a la alegría y creatividad.
  • Deshazte de todo aquello que no te guste o no te haga sentir bien.
  • La estancia, mejor ordenada y libre de objetos innecesarios.

Ya ves que las pautas son muy sencillas y estoy convencida que pueden suponer un cambio total en tu día a día.

Yo me encuentro inmersa en este proceso de cambio y puesta a punto para todo lo que está por llegar. ¿Te apuntas a este proceso de decir adiós al caos conmigo, de avanzar hacia tus objetivos? ¿Qué te parece esto del feng shui? ¿Lo aplicas desde hace tiempo? ¿Qué cambios has notado desde que empezaste a aplicarlo?

Cuéntamelo en los comentarios, me encantará conocer tu experiencia.

Cómo te contaba la semana pasada, a principios de año compré el libro La Magia del Orden, de Marie Kondo, que está revolucionando el mundo de todas las personas caóticas a través de su método:

El MÉTODO KONMARI

Este método cambia por completo el punto de vista que teníamos hasta ahora de cómo debemos ordenar nuestra casa y cómo podemos deshacernos de las cosas. Ya te conté la semana pasada que para mí ha sido toda una revolución, y eso que cometí uno de los errores que voy a contarte en este post y no apliqué el método correctamente. Sin embargo, yo que soy la más desordenada y caótica del mundo, me ha ayudado los últimos meses a mantener una casa (más o menos) organizada. Qué parece una tontería, ¡pero para mí es todo un logro!

Ahora que vienen los bebés he decidido ponerme en serio con el tema, volver a leer el libro y aplicarlo correctamente para poder olvidarme del tema del desorden PARA SIEMPRE.

Si tú también estás deseando quitarte ese quebradero de cabeza, lo primero que hay que tener en cuenta es LO QUE NO y LO QUE SÍ debes hacer.

¡Te vas a sorprender de la cantidad de errores que estabas cometiendo hasta ahora!

 

ERROR Nº 1: EMPEZAR A ORDENAR Y DEJARLO A MITAD

Éste es el error básico que yo cometí en su día: Comencé a aplicar el Método KonMari, sufrí el Síndrome del Objeto Brillante con otra cosa, me distraje y dejé a mitad (y nada más empezar) la tarea de ordenar la casa. Por supuesto, la pereza me inundaba cada vez que me decía a mí misma que tenía que retomarla. Así que, abandoné mi propósito.

Marie Kondo es muy explícita con este punto:

Si de verdad quieres olvidarte del desorden para siempre, tienes que aplicar el método en toda tu casa y hacerlo de una vez, en el menor tiempo posible.

¿Por qué? Pues porque el shock es tan grande que a partir de entonces te pensarás dos veces dejar algo fuera de su sitio. Marie Kondo cuenta en su libro que ningún cliente suyo ha vuelto al desorden después de aplicar su método. Yo lo traduzco como en un tortazo en toda regla (que en el fondo es lo que necesitamos). ¿No estás siempre a la busca y captura de ese toque de varita mágica que lo cambie todo de un día para otro? Pues por fin lo has encontrado.

Por tanto, tienes que olvidarte de ordenar poco a poco porque nunca te ayudará a ver los resultados. Tendrás un rincón ordenado, una habitación, … pero en cuanto te asomes al resto de tu espacio, seguirá siendo una leonera.

¿Cuántas veces te ha pasado que te has pegado una paliza ordenando y a los dos días todo vuelve a su ser? Pues se debe en gran medida a este punto.

Marie recomienda que el acto de poner en orden tu casa, no sólo se haga rápido, si no que se convierta en un momento especial. Un acto de celebración. Esto me recuerda a las 5S, otro método de organización japonés que suele utilizarse en las empresas y que también comienza celebrando el proceso que se va a llevar a cabo.

 

ERROR Nº 2: ORDENAR POR UBICACIONES, NO POR CATEGORÍAS

Éste es otro de los pilares básicos del Método KonMari. ¿A qué se refiere?

A lo mismo que te decía en el error anterior: Cuando te centras en ordenar tu armario, la cocina, tus apuntes, el baño,… tan sólo estás ordenando un pequeño espacio del total de tu hogar. El resto sigue estando en las mismas condiciones caóticas que estaban al principio. En cuanto asomes la cabeza a una de las otras habitaciones, tu energía se consume y terminas desmotivándote.

¡Por mucho que hayas trabajado en ordenar esa habitación, el resto de la casa seguirá estando igual!

Además se une otro problema:

Imagina que te has esmerado un montón en ordenar tu armario. Has conseguido deshacerte de un montón de cosas, lo has organizado entero y te sientes orgullosa del resultado. Sin embargo, un día revolviendo en el trastero o en otra habitación encuentras algo de ropa o simplemente haces el cambio de temporada. De pronto, ya no sabes dónde guardar todo eso con lo que no habías contado, lo metes en el armario o cajones de cualquier manera y, a lo que te das cuenta, todo ha vuelto a su ser (es decir, a su estado caótico anterior).

¿Qué propone el método?

Ordenar por categorías.

¿Por qué?

Lo que Marie Kondo propone es hacer una labor de investigación por toda tu casa y juntar, en un mismo lugar, TODO lo que tengas de esa categoría (por ejemplo, juntar toda la ropa en un mismo punto).

¿Qué te va a permitir? Algo tan básico cómo darte cuenta del volumen de cosas que tienes de esa categoría. Es la única manera de poder ver las cosas que tienes repetidas o que cumplen la misma función. ¿No te ha pasado nunca que vas a buscar pilas, celo o cualquier otra cosa, no encuentras, compras, luego no recuerdas dónde lo has metido o te das cuenta que comienzan a aparecer por un montón de sitios y resulta que no hacía falta comprar?

¡Cuánto dinero podrías haberte ahorrado a lo largo de los años!

La realidad es que no sólo desconoces la cantidad de cosas que tienes en realidad, si no que las tienes repartidas por un montón de sitios. Lo que te crea la sensación de que nunca terminas de ordenar algo realmente.

¿Qué categorías propone el Método KonMari?

Marie Kondo propone ordenar la casa en base a estas categorías y siguiendo SIEMPRE este orden (ya que están ligadas al nivel de dificultad que conlleva cada una, de menor a mayor):

  1. Ropa
  2. Libros
  3. Papeles
  4. Objetos varios
  5. Objetos sentimentales

 

ERROR Nº 3: ORGANIZAR EN PERÍODO DE CRISIS

A qué se refiere este punto: a que muchas veces te pones a organizar el día anterior a una fecha importante o cuando estás bajo presión (un examen, tu boda, una visita, una reunión de trabajo, un viaje,…). Cómo dice Marie, en los momentos de crisis a tu cerebro se le va la pinza y en vez de estar en lo que tienes que estar, te pones a ordenar.

El problema es que, pasada la crisis, se pasa también esa motivación por seguir ordenando y todo vuelve (irremediablemente) a su estado caótico.

¿Por qué sucede esto? Pues porque lo que nuestro cerebro está pidiendo a gritos realmente en esos momentos de crisis es ordenar ideas. Y la única manera, es que te encuentres rodeada de un entorno en el que puedas pensar.

Yo he sufrido muchas veces estos ataques de crisis y orden. ¿No te ha pasado?

El problema radica cuando en realidad estás utilizando el desorden para evitar encontrarte contigo misma. Da lo mismo que sea a nivel “caos por todas partes en casa”, que a nivel “voy a mantenerme todo el tiempo posible ocupada”. Medita si es tu caso, quizás sea algo inconsciente.

 

ERROR Nº 4: DEJAR QUE TE VEA ALGUIEN

Imagínate que llevas varios días ordenando una categoría. Te sientes orgullosa porque has logrado deshacerte de todo lo que no te hacía feliz. Eso se resume en unas cuantas bolsas de basura.

De repente, llega tu madre, hermano, mejor amiga,… alguien. Y empieza una retahíla de preguntas y afirmaciones: “¿De verdad vas a tirar esto?”, “¡Con lo que costó!”, “Pero si fue un regalo…”, “Con lo bonito que es…”,…

Tu ánimo decae, comienzas a tener remordimientos, a sentirte culpable y (en muchos casos), incluso terminas recuperando alguno de esos objetos.

Marie Kondo recalca mucho este punto: No dejes que nadie te vea nunca cuando realizas el proceso de orden, no dejes que nadie vea nunca las cosas de las que te deshaces.

Ya no sólo por evitar que te hagan sentirte culpable, sino también para evitar que la otra persona termine acumulando alguno de esos objetos al sentirse culpable de que lo estés tirando.

 

ERROR Nº 5: DAR ALGO A ALGUIEN PARA QUITÁRTELO DE ENCIMA

Aquí llegamos a otro error que puede estar relacionado con el anterior: darle algo a alguien porque nos sentimos culpables de tirarlo. Digamos que es un poco, como pasarle el muerto a otro.

Por ejemplo: aprovechar que alguien se muda, se casa, va a tener un hijo,… para regalarle todos esos trastos que ocupan sitio en tu hogar. Otro ejemplo, que bien conocen los hermanos pequeños: heredar la ropa de sus hermanos mayores.

Y Marie no dice que no se pueda regalar nada, ojo, lo que quiere hacerte comprender es que hay diferencia entre regalar algo que a la otra persona le gusta o necesita (algo por lo que pagaría dinero) y “obligar/manipular/forzar” a otra persona a que acepte ese “regalo”, normalmente haciéndole sentirse culpable por no aceptar ese objeto del que te quieres deshacer.

Ella recomienda preguntar a esas personas si hay algo que necesiten para que, en caso de que aparezca dicho objeto en tu proceso de orden, les regales ese objeto que de verdad les va a resultar útil o les va a hacer feliz.

 

ERROR Nº 6: COMENZAR A GUARDAR, SIN HABER TERMINADO DE ELIMINAR

El Método KonMari se basa en dos pasos básicos:

  1. Eliminar lo que no te haga feliz
  2. Guardar las cosas

Y debe realizarse en ese orden.

Uno de los errores que muchas veces se comete es paralizar el proceso de eliminación al comenzar a pensar dónde podrías guardar esto o aquello. El resultado es que todo se ralentiza y se corre el riesgo de perder la motivación y abandonar.

Por ello hay que tener siempre presente esta regla: Primero se eliminan las cosas y después, se procede a guardarlas o buscarles su espacio.

 

ERROR Nº 7: CENTRARSE EN TIRAR COSAS

Y por fin llegamos a la base del Método KonMari: qué criterio seguir para deshacernos de las cosas.

Marie comenta que es un ERROR intentar seguir las reglas tradicionales:

  • Tirar algo que ya no sirve.
  • Que ya no está de moda.
  • Que no hayas usado en un año.
  • Conservar por 6 meses los objetos que no te decidas a tirar (a ver si los usas en ese período).
  • Comprar algo nuevo y deshacerte de algo viejo (entra algo, sale algo)…

Vamos, lo que hemos hecho toda la vida y muchos de los métodos que os recomendé hace tiempo. Según Marie, siguiendo esa metodología en la que nos centramos en las cosas que hay que tirar, tarde o temprano el caos vuelve a nuestra vida.

La verdad, no sé si con todos los métodos tradicionales el resultado es ese, pero en mi caso nunca he logrado tener esa sensación de estar a gusto tras ordenar una parte de casa y siempre he terminado acumulando más de lo que eliminaba.

Excepto cuando he aplicado el Método KonMari.

¿Por qué?

Pues porque cambia por completo el enfoque: No debes concentrarte en eliminar cosas, sino que debes centrarte en elegir aquello con lo que quieres quedarte.

¿Y cuál es el criterio a seguir?

Quedarte SÓLO con aquello que te haga feliz.

Parecerá una tontería. Pero este enfoque lo cambia todo. No sólo a la hora de organizar tu hogar sino también a la hora de adquirir nuevas cosas.

Al igual que para deshacerme de cualquier objeto, cuando estoy pensando en si comprar algo o no lo cojo con mi mano y me pregunto: ¿me va a hacer feliz?

Porque sí, el truco está en coger cada UNA de las cosas con la mano, tocarla, sentir su energía, lo que te transmite. Y preguntarte: ¿Esto me hace feliz?

Si la respuesta es que “sí”, consérvalo. Si la respuesta es que “no”, dale las gracias por haber ejercido su labor en tu vida y elimínalo.

Y si tienes dudas, puedes preguntarte porqué compraste o adquiriste ese objeto. ¿Todavía sigue en vigor ese motivo? ¿Qué significa ahora en tu vida?

Marie nos enseña que hay objetos cuya función es simplemente enseñarnos a conocer lo que no nos gusta, lo que no nos va bien. En ese caso, ese objeto ya ha cumplido con su función en nuestra vida. Debemos darle las gracias y dejarlo ir.

Como ella dice: “Cada objeto tiene un papel diferente que desempeñar. […] Lo mismo ocurre con las personas. No cada persona que conozcas en la vida se convertirá en tu amigo íntimo o tu amante. Con algunos te costará trabajo llevarte bien y otros nunca te agradarán.”

Eso mismo ocurre con los objetos. Cuando tengas dudas, párate a pensar cuál era su verdadero propósito.

 

***

La Magia del Orden (Marie Kondo)

Cómo te contaba la semana pasada, lo mejor es que leas el libro La Magia del Orden para empaparte de la filosofía del método, trucos y de las explicaciones sobre cómo ir llevado a cabo cada parte del proceso en cada categoría.

Yo estoy a punto de terminar de leerlo por segunda vez y de comenzar a aplicarlo como dios manda. Te iré enseñando los antes y después de cada categoría, cómo voy llevando a cabo el proceso, las dificultades con las que me vaya encontrando, soluciones, etc.

¿Te apuntas?

 

Si ya tienes el libro, ¿qué te parece?

¿Te atreves a recopilar imágenes del antes y el después y me las mandas para publicarlas junto a las mías en los post que vaya haciendo?

 

***

El post de MÉTODO KONMARI: Los 7 errores que llevas años cometiendo a la hora de ordenar tu casa aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

A principios de año me puse como meta para 2015 conseguir convertir mi casa en un hogar. Parece una tontería, es sólo un pequeño matiz, pero en el fondo lo es todo.

Siempre que llegaba a casa, en vez de sentirme a gusto me sentía agobiada, con ansiedad. No había manera de descansar ni poder disfrutar de mi espacio.

Allí por donde miraba había cajas repletas de cosas (algunas todavía pendientes de abrir tras la mudanza el año anterior). Los estantes y mesas estaban repletos de papeles, cajas y sabe dios cuántas cosas más. Era imposible llevar un inventario de todos los trastos que había acumulado a lo largo de los últimos diez años (si no más).

Esa sensación de que, mirase donde mirase, nada me permitía descansar la mente hacía que mi energía disminuyese hasta cero cuando llegaba del trabajo.

En vez de descansar cuando llegaba a casa, me sentía más cansada, apática y (lo peor de todo), culpable por permitir que la casa estuviera así.

Esa apatía y no saber por dónde empezar hacía, además, que tampoco arrancara a ponerle solución. “El desorden llama al desorden”, no sé si recuerdas que te hablé de esta frase hace algunos post. Lo malo es que no sólo el desorden: Con la casa así se hacía también complicado el tema de la limpieza. Se hacía lo justo y básico. Pero eso de poder recibir visitas en cualquier momento sin alterarte, no estaba hecho para mí.

A lo largo de 2014 fui probando varios métodos, de los que te fui hablando en el blog:

Aunque me sirvieron para ir adquiriendo algunos hábitos (bendito “lo tocas, lo haces”) e ir mentalizándome (más aún) que había que ponerle solución al problema, nada terminó funcionando para mí. No sé si le pasará a más gente o es un problema común y propio de muchos multiapasionados, pero al final terminaba acumulando más y más material de mis pasiones.

Tenía muy claro algo: si quería ponerle fin al problema necesitaba algo nuevo, algo totalmente diferente. Los trucos “tradicionales” no funcionan para mí. Y para ello sentía que no había otra manera de conseguir paz interior que deshacerme del 70% de mis cosas (al menos) y obligarme a mantener mi casa lo más limpia visualmente posible. ¿Pero, cómo?

 

Y, con estas cosas del destino, llegó a mi vida a principios de año el libro: LA MAGIA DEL ORDEN, de Marie Kondo.

 

La Magia del Orden (Marie Kondo)

 

EL MÉTODO KONMARI

Marie Kondo, japonesa apasionada de la limpieza desde que era una niña, te habla en su libro de su historia con todas las técnicas conocidas para organizar y ordenar tu vida que ha ido aplicando desde que tiene uso de razón.

Cuando compré el libro, su técnica estaba comenzando a llegar a Europa y América y estaba comenzando a causar una revolución. Hablaban tan bien de él que no pude evitar comprarlo (rompiendo mi promesa de no comprar más libros hasta que no terminara los que ya tenía). Además, como sólo estaba en formato ebook tan sólo costaba unos 7€. ¿No perdía mucho, verdad?

Menos mal que lo hice.

 

El Método KonMari ha cambiado por completo la visión que tenía del orden, la visión que tenía del desorden y, sobre todo, el significado de las cosas, de porqué guardo esto y aquello.

Detrás del método se esconde un concepto básico: Que todo lo que tengas te haga sentir realmente feliz.

  • Guardamos demasiadas cosas “por si acaso” volvemos a utilizarlas en el futuro.
  • Guardamos demasiadas cosas porque nos traen recuerdos.
  • Guardamos demasiadas cosas porque no vamos a tirar algo que nos costó tanto dinero en su día.
  • Guardamos demasiadas cosas porque pertenecen a nuestras pasiones, aunque no las hayamos ni estrenado.
  • Guardamos demasiadas cosas por diversas e inútiles razones, sin pararnos a pensar si realmente ese objeto sigue significando lo mismo para nosotros que cuando lo compramos o nos lo regalaron.

Muchos, ni nos acordamos que existen o han desaparecido en agujeros negros misteriosos existentes en el interior de nuestra casa.

Esos objetos lo único que hacen es ROBARNOS la energía. ¿Recuerdas de lo que te hablaba al principio que sentía al llegar a casa? ¿A ti no te pasa lo mismo?

 

Ahora, preparando la llegada de los bebés me he encontrado de frente de nuevo con el problema: el cuarto dónde se han ido trasladando todas las cosas que no sabía dónde guardar (y/o que no me atrevía a tirar) es su futuro cuarto. Es ese cuarto o rincón que seguro tienes en casa. El que permanece cerrado el 100% del tiempo (ojos que no ven, corazón que no siente).

A principios de año comencé a aplicar el Método KonMari con mi ropa. Logré deshacerme de ¡7 bolsas de basura de las grandes! que llené con todo lo que ya no me hacía feliz.

Fue un logro para mí. Lástima que no siguiera aplicándolo con el resto de cosas de casa y que no hiciese la limpieza total que Marie Kondo recalca como tan necesaria para conseguir el éxito con el método. Como más vale tarde que nunca, he decidido que ha llegado el momento de retomar el método y terminar todo aquello que empecé.

El Método KonMari tiene una gran ventaja. Aunque dejes la gran limpieza inicial a mitad (¡¡ERROR!!), como mal hice yo, los fundamentos y principios del método se te quedan grabados. ¿Qué quiere decir esto? Que llevo más de 7 meses sin acumular más cosas, sin comprar nada que no me haga feliz realmente. Es decir, el nivel de lo que ha entrado en mi casa los últimos meses ha sido mínimo y, además, he ido deshaciéndome de un montón de cosas, poco a poco, en un goteo continuo sin sentirme culpable por ello.

La semana que viene te contaré la pauta a seguir y los errores que TODOS hemos cometido alguna vez (y seguimos cometiendo) en nuestro intento de tener una casa organizada (con el consiguiente efecto rebote posterior).

Eso sí, si de verdad quieres empaparte del Método KonMari, entender por qué se hace esto y aquello, conocer el proceso completo, lo mejor sería que te comprases el libro La Magia del Orden (ya te digo que la inversión es tan pequeña y se obtiene tanto a cambio que vale la pena).

 

Y tú, ¿también has sufrido o estás sufriendo ese sentimiento de “absorción de energía” al llegar a casa?

¿Has leído el libro? ¿Has aplicado el Método? ¿Qué cambios ha supuesto en tu vida?

 

***

El post de Crónicas de una Curso-Adicta: La Magia del Orden (y el MÉTODO KONMARI) aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

Las últimas semanas hemos estado viendo que, si queremos estar a gusto con nosotras mismas, tener la mente despejada, ser más felices y estar centradas en lo que queremos conseguir, es imprescindible estar en un entorno que nos ayude a ello. Un entorno (nuestra casa, nuestra oficina, nuestro coche, …) que nos invite a relajarnos, a abrirnos totalmente, a estar a gusto, a disfrutar de él. Un entorno que no nos agobie, que nos ponga de mala leche, que nos preocupe, que nos distraiga de nosotras mismas.

Siempre he vivido rodeada de cosas, he querido llenar los huecos y carencias que tenía en mi vida comprando cualquier cosa, todo tipo de material para mi última pasión, un montón de ropa cada temporada para estar a la última,… Al igual que con las pasiones, cuando me da por algo compro y acumulo cosas y me es muy difícil deshacerme de ellas. Porque mientras estoy centrada en ese montón de cosas me olvido de mis obligaciones, me siento perdida, tiendo al desorden y dejo de avanzar.

Goretti en su blog Doctora Vintage, explicaba muy bien la sensación de estar en un ambiente agradable. Y es que:

Como dice ella, te aporta un plus de felicidad que conocerás porque seguro lo has sentido en algún momento o lugar que has visitado. ¿Me equivoco? Seguro que no…

La pregunta es: ¿por qué es tan difícil llevarlo a cabo en casa? ¿Por qué, el que debería ser nuestro rincón sagrado, lo convertimos en justo lo contrario? Párate a mirar tu entorno desde otra perspectiva. Imagina por un momento que tu casa, tu habitación, tu oficina,… no es tuya, es de otra persona, y tu vas a visitar ese lugar. ¿Qué piensas? ¿Qué sientes? ¿Qué sensaciones y mensajes te envía ese entorno desordenado y lleno de trastos inservibles? No son buenos, ¿verdad? Pues tienes que dejar de obviarlos. Párate y escucha lo que tu mente y tu corazón te están diciendo:

Este entorno no es bueno para ti. Es un lastre que tienes que quitarte de encima para poder seguir adelante, para poder avanzar.

¿Quieres tener una casa como las que nos enseñaba Anna de Anna&Co en el post de Decoración Zen? Puede que no te guste un estilo minimalista pero, al menos ¿no querrías tener una casa ordenada? Deshacerte de las cosas no es tan difícil como parece (lo puedes ver en este post) y, como bien resume Kevin, del blog MinimalSpot: Los recuerdos que acompañan cada una de las cosas de las que no queremos deshacernos no están en lo material, están en nuestro corazón.

En el post de “Cómo mantener tu casa limpia con el menor esfuerzo posible“, viste un truco muy importante para comenzar a sentirte a gusto en casa: intenta que las zonas en las que pasas más tiempo estén siempre limpias y ordenadas. Una vez vas manteniendo esos puntos clave, el orden y limpieza se va extendiendo al resto de estancias. Todos tenemos un “nido de monos” en algún lugar. Así es como conozco a las zonas o habitaciones que han terminado albergando lo que hemos ido desechando de otras zonas, pero no nos atrevemos a tirar. Recuerda que de esta manera lo único que estás haciendo es posponer la decisión final (que además ya sabes cuál es desde el principio). Pero, ya me meteré con este tema en el futuro. De momento vas a centrarte en los puntos clave de casa y vas a centrarte en aquel en el que comienzas y terminas cada día: Tú habitación.

El post de hoy va a estar dividido en dos partes (no, todavía no hemos empezado):

  1. En la primera, te voy a enseñar unos pequeños trucos que te van a servir para saber cómo afrontar la tediosa tarea de ponerte a ordenar y que la harán más llevadera y divertida. Incluso terminarás enganchándote (quien avisa no es traidor).
  2. En la segunda, hoy cuento con la ayuda y experiencia de Natalia Navajo, multi-apasionada experta en moda y maquillaje que nos va a enseñar cómo conseguir un buen fondo de armario, que prendas mínimas y básicas necesitamos, cómo combinarlas (yuhuuu!!!!) y además, cómo estar a la moda con todo lo que se lleva y llevará en los próximos meses.
  3. Y además, ¡¡tengo un pequeño REGALO para ti!! He preparado un descargable gratuito con un check-list de las prendas básicas que todo fondo de armario necesita, para que te sea de ayuda a la hora de comenzar a ordenar lo que vale y lo que no en tu armario.

Are you Ready?

 

1. CÓMO ORDENAR UNA HABITACIÓN:

8 TRUCOS PARA HACERLO DE UNA MANERA DIVERTIDA

 

Truco #1: HAZ UN BOCETO DE LA HABITACIÓN

Este truco lo contó Rita como comentario en el post de “Limpieza Minimalista y Cómo deshacerte de las cosas sin dolor“, y me parece tan bueno y tan divertido que se va como truco nº 1 para cuándo vamos a ponernos manos a la obra con la limpieza y orden de una habitación.

¿En qué consiste? Dibuja en un folio un boceto de la habitación. No tiene que ser perfecto, con un simple boceto bastará, y cada vez que termines de limpiar una zona, un cajón, un estante, …. vuelve al boceto y subraya con un rotulador fosforito o colorea esa zona. ¡Así hasta que tengas todo el boceto subrayado!

Truco #2: DE IZQUIERDA A DERECHA

He leído por internet que un truco que mucha gente recomienda es seguir el siguiente orden: comienza a ordenar por lo que hay a la izquierda conforme entras a la habitación y ve avanzando hacia la derecha, hasta que vuelvas al punto inicial.

Truco #3: DE DENTRO HACIA AFUERA

Algo parecido nos enseña David Allen en su libro Organízate con Eficacia(en el que te muestra su método GTD: Getting Things Done). David nos muestra en el libro cómo sería la mejor manera de ordenar una oficina: Escritorio – Cajones del escritorio – Espacios Superiores – Dentro de los Armarios – Suelos, paredes y estantes – Aparatos y Mobiliario – Otros.

Más o menos similar es lo que a mí mejor me ha funcionado siempre, que ha sido comenzar por las cosas que están dentro de los cajones, de los armarios, y de ahí ir expandiendo el orden a lo que está encima de una superficie, en los estantes, en las paredes y en el suelo. Es decir: de dentro, hacia afuera.

Es lo que mejor me ha funcionado por dos razones: Si empiezas a ordenar por lo que está en los estantes o más visible, ¿cuál es la tendencia natural y lo más fácil? Todos los objetos con los que dudes los esconderás en los sitios en los que no se ven (cajones, zonas con puertas, bolsas, …). Cuando toque ordenar esa parte la sensación va a ser muy frustrante. No sólo vas a tener que ordenar lo que ya había ahí, sino que además vas a tener que gastar energía y tiempo en volver a decidir qué hacer con esos objetos de los que no te quieres deshacer. Si, por el contrario, ya tienes ordenados los cajones te va a ser mucho más difícil introducir desorden en ellos.

Truco #4: SÓLO 15-30 MINUTOS CADA DÍA

Éste lo vimos en el post de “Cómo mantener tu casa limpia, con el menor esfuerzo posible“. Con 15 minutos (30 si necesitas un poco más) al día suficiente. No hace falta que te agobies más de lo necesario si es una tarea que odias con todas tus fuerzas.

Aunque si eres como yo, que cuando me pongo no puedo parar, no pares. Aprovecha esa energía y esa motivación para avanzar en la tarea de ordenar.

Y por supuesto, como ponerte a ordenar es un auténtico coñazo, sean 15 minutos o 3 horas, cuando termines hay que celebrarlo.

Truco #5: PREPARA EL MATERIAL NECESARIO CON ANTELACIÓN

La clave del éxito está en una buena planificación previa. Tener que estar parando cada dos por tres porque te has olvidado el trapo para limpiar el polvo, has cogido una bolsa de basura de las pequeñas y has visto que necesitas una de las grandes, … Todos estos imprevistos no hacen sino minar tu energía y tus ganas de seguir ordenando y pueden llevarte a posponer la tarea para otro momento. Todo lo que necesitas antes de empezar lo puedes ver en este post.

Truco #6: HAZLO DIVERTIDO

Y es algo que habrás oído muchas veces en este blog (y no me cansaré de contártelo). Dale la vuelta a la tortilla y transforma las cosas que no te gusten en algo divertido. SIEMPRE hay un lado positivo en todo. Prepara una buena banda sonora que te motive y te ayude a estar en movimiento y ¡a por ello! … Rita nos propone ésta en su comentario, yo utilizo ésta que me pone de buen rollo.

Truco #7: LA CAJA “POR SI ACASO”, PARA LO QUE TENGAS DUDAS

Otro gran truco que te conté en el post de “cómo deshacerte de las cosas sin dolor“. Para todas las cosas que tengas dudas, prepara una caja y anota la fecha en un lateral. Lo que no utilices de esa caja en los próximos 12 meses no lo necesitas, no te es útil. Despréndete de eso.

Truco #8: ¿DUDAS EN EL ARMARIO? JUGANDO CON LAS PERCHAS

Al igual que el truco anterior y con respecto a lo que nos interesa en el post de hoy: ¿Qué hacemos con las prendas con las que tengamos dudas? He leído este truco por internet: Dale la vuelta al colgador. Todo lo que uses, va con el colgador en un sentido. Y lo que tengas dudas, lo colocas en sentido contrario. Si pasados 12 meses ese colgador sigue en esa dirección es que no lo has usado y, por tanto, no lo necesitas.

Yo soy algo maniática con tener un colgador en cada dirección (me gusta verlos todos en la misma). Si te pasa lo mismo, hay otra solución: Poner un separador. Por ejemplo, puedes hacer un aro o un separador de cartulina. Lo que quede a un lado es lo que seguro te quedas, lo que quede al otro es lo que tienes dudas. Pasado un año, lo que quede a ese lado, va fuera.

Yo voy a optar por otra opción: utilizar colgadores de colores. En color blanco o madera lo que se quede, en otro color lo que tenga dudas.

 

2. LIMPIEZA Y MINIMALISMO: EL ARMARIO

Estás delante de tu armario, lleno de ropa que has ido comprando a lo largo de los últimos años. Unas cosas te van, otras no, otras están de moda, otras ya no, otras parece que vuelven a estarlo… Puedes encontrare con el problema de que no tienes ni idea de moda, ves las revistas, blogs, programas de la tele… Pero no hay manera de conseguir trasladar esos looks a lo que tienes delante. Vas a las tiendas de ropa y terminas sin comprar nada porque no sabes cómo combinar todo lo que ves.

¿Cómo puedes empezar a conseguir un look actual partiendo de lo que ya tienes? ¿Deberías comenzar adquiriendo un fondo de armario con las prendas básicas y ya, después, completarlo con las cosas que estén de moda cada año? ¿Cuáles son las prendas básicas que jamás van a pasarse de moda y que todo el mundo debería tener?

Esta va a ser la base de tu LIMPIEZA DE ARMARIO: Una vez tienes esta parte clara, has visto lo que puedes salvar y lo que te hace falta de las prendas básicas para tener un buen fondo de armario, entra en acción lo que puedes añadir a tu armario para estar a la moda. Una vez que tienes las prendas básicas, tienes las que están de moda. ¿Cómo combinarlo todo? No quieres convertirte en esclava de la moda, quieres algo que puedas utilizar varias temporadas pero necesitas saber cómo combinarlo.

Aquí me despido de momento, y me siento a aprender contigo al otro lado de la pantalla (porque en todos estos temas estoy pez total). Te dejo con Natalia Navajo, experta en moda y maquillaje que va a resolvernos todas estas dudas.

***

Hola Multi-apasionada,

Sí tú… tú que te desesperas ante un armario rebosante de prendas atesoradas a lo largo de los años. ¿Cuántas veces te has vuelto loca pensando cómo sacarle partido? ¿Cuántas veces te has sorprendido pensando que no tienes nada que ponerte ante un armario repleto de prendas…? Tú que quieres vestir de forma fácil, sencilla, siendo fiel a tu estilo y a la vez acoplando esas tendencias que no paras de ver en la tele/revistas/blogs…y lo más importante, ¡sin invertir una fortuna!

Te voy a dar unas pautas para simplificar tu armario, ir a la moda y ganar tiempo para todo eso que te “apasiona”:

  1. LIBÉRATE DEL SÍNDROME DE DIÓGENES: Todo lo que no te hayas puesto en los 2 últimos años, regálalo o dónalo (salvo prendas de gran valor sentimental, por supuesto. Sin pena ni dolor… Telarañas, para fuera.
  2. Revisa a fondo tu armario y localiza los BÁSICOS que siempre son un valor seguro.

 

LAS PRENDAS BÁSICAS QUE TODO FONDO DE ARMARIO TIENE QUE TENER

 

PANTALONES RECTOS, DE COLORES NEUTROS: Negro, beige, azul marino… Fácilmente combinables con prendas más llamativas: jerséis estampados, blusas originales y chaquetas multicolores.

BasicosArmario_Pantalones1

Fuente: Chicisimo (click para ver más ideas con pantalones negros)

Así que manos a la obra y revisa tu armario en busca de 2 BLUSAS, 2 CHAQUETAS y 2 JERSÉIS, de tu estilo, los que te hacen sentir realmente bien, esos que muestran tu yo auténtico.

BasicosArmario_BlusasChaquetas2

Fuente: Chicisimo (click para ver más ideas con blusas)

 

¡Ya tienes hecho el trabajo principal!

VAQUEROS: Ahora, para un look cómodo: ese par de jeans que tan bien te quedan, esos que no son demasiado marcados. De corte recto, que se pueden combinar tanto con deportivas como con zapatos de tacón. Mejor oscuros: negros o azul oscuro, que combinan con camisas, sudaderas o jerséis de punto. Para un look tanto informal, como arreglado con sólo añadirle un colgante y unos botines de tacón.

BasicosArmario_Vaqueros

Fuente: Chicisimo (click para ver más ideas con vaqueros)

Si hay un par de comodines esos son las FALDAS. Revisa tu armario en busca de una falda negra de tubo y una básica vaquera.  Combinables con otro de los rescatables: CAMISA BLANCA masculina.

BasicosArmario_FaldaNegra

Fuente: Chicisimo (click para ver más ideas con faldas negras)

BasicosArmario_FaldaVaquera

Fuente: Chicisimo (click para ver más ideas con faldas vaqueras)

VESTIDOS: la forma más sencilla de vestirse en un solo paso y en un tiempo record. Recupera 3 de tus favoritos: mejor sueltos y de líneas fluidas. De buen corte, con un largo que te sea cómodo, ni demasiado largo ni demasiado corto. Mejor lisos que estampados y en colores básicos (negro, mostaza, azul Klein, granate….), que te sean fácilmente combinables con collares o pañuelos para crear un look único acorde con tu personalidad. O en estampados animales. Valor seguro es el vestido negro, de línea suelta con un largo por la rodilla.

BasicosArmario_Vestidos2

Fuente: Chicisimo (click para ver más ideas con vestidos negros)

BasicosArmario_Vestidos3

Fuente: Chicisimo (click para ver más ideas con vestidos básicos de colores)

Otro de los básicos son las CAMISETAS, mejor de manga corta, negra, blanca, azul marino o beige.

BasicosArmario_Camisetas

Fuente: Chicisimo (click para ver más ideas con camisetas básicas)

Y por último revisa tus AMERICANAS: gris, negra, beige o azul marino, serán perfectas para el otoño y primavera.

BasicosArmario_Americanas

Fuente: Chicisimo (click para ver más ideas con americanas)

¿Te gustaría tener un check-list con todas las Prendas Básicas que tiene que tener un buen Fondo de Armario para no olvidarte de nada?

DESCARGABLE DE REGALO AL FINAL DEL POST

AÑADE LOS TOQUES DE MODA

Ahora que ya tienes un armario minimalista  sólo queda añadir los toques de moda para destacar con un estilo único:

PANTALONES: Se llevan bien muy ajustados (Slim) o todo lo contrario, sueltos de tejidos vaporosos y cintura alta. Busca algún estampado discreto que sea fácilmente combinable.

Moda2015_Pantalones

Fuente: evamagazin.hu (Stradivarius) ; El Corte Inglés

FALDAS: Esta temporada se llevan las faldas de largo midi con vuelo estilo patinadora. Un largo por la rodilla y ligeramente vaporoso te dará estilo sin arriesgarte.

Moda2015_Faldas

Fuente: Lady Addict (Zara) ; Vero Moda ; Asos

CAMISETAS Y SUDADERAS: En tonos pastel, con flores, estampados animales y sigue la tendencia militar.

Moda2015_Camisetas

Fuente: Stradivarius ; Mango ; Vero Moda ; H&M

BLUSAS: Con cuellos joya, vaporosas y en colores claros y oscuros (verde, azul y negro).

Moda2015_Camisas3

Fuente: Stradivarius ; Stradivarius ; H&M ; Zara ; Stradivarius ; Shana

PRENDAS ABRIGO: Vuelven las capas y como invitada estrella, la manta ajustada con un cinturón a la cintura.

Moda2015_Abrigos

Fuente: Mango ; Zara

PAÑUELOS de flores, estilo boho o tartán (el escocés de toda la vida) te darán el toque trendy.

Moda2015_Pañuelos

Fuente: Pull and Bear ; Stradivarius

COMPLEMENTOS, en dorado: hazte con un par de collares, uno largo y otro gargantilla, discretos pero impactante. Para tus jerséis y camisas con escote de V quedará perfecto el corto y para cualquier otro look, el largo.

Moda2015_Bisutería

Fuente: Zara ; Mango ; H&M

Ah… y respecto al CALZADO:

  • Unos Botines negros de tacón: Perfectos con cualquier prenda.
  • Unas Botas estilo Motero o vaqueras: Para falda vaquera o vestidos estampados.
  • Unos Sneakers o Zapatillas: Cómoda con looks informales, vaqueros y faldas o vestidos sueltos.
  • y Zapatos de salón, negros o marrones, son el fondo perfecto para completar tu look.

Moda2015_Zapatos2

Fuente: Botín Negro Zara ; Botas Moteras Mango ; Zapatillas Shana ; Zapatillas H&M ; Zapatos de Salón H&M ; Zapatos de Salón Mango

¡Espero que te sea de mucha utilidad!

NataliaNavajo

       Consultora de Belleza Mary Kay | Facebook | Instagram

***

3. TENGO UN REGALO PARA TÍ

¡Espero que te haya sido de mucha utilidad los consejos de Natalia Navajo sobre el fondo de armario!

Para que no tengas que estar intentando acordarte de todo, he preparado un check-list que puedes descargarte gratuitamente con las prendas básicas ¡para que te ayude cuando hagas la limpieza de tu armario!

Puedes utilizar los círculos que hay junto a cada tipo de prenda a modo de check-list, para pintarlos del color de la prenda que tengas, para poner la cantidad que tengas de cada una, …

También tienes un código QR que te llevará a este post con sólo escanearlo (así tendrás siempre a mano todos los consejos para tener tu armario bien organizado y con las prendas que realmente necesitas).

QUIERO DESCARGARME EL CHECK-LIST GRATUÍTO DE LAS PRENDAS BÁSICAS

Check-List Prendas Básicas Armario_peq2

Descárgate el Check-List de las Prendas Básicas aquí

***

¿Qué te ha parecido el post de hoy? ¿Crees que puedes deshacerte de lo que no te sirve y organizar un buen fondo de armario que no te agobie y te haga sentir guapa? ¿Cuáles son tus prendas básicas? ¿Tienes algún truco para combinarlas?

PD: Si tienes problemas para aprender a combinar la ropa que tienes, échale un vistazo a la web de Chicisimo! Es todo un descubrimiento: seleccionas el tipo de prenda y color y te aparecen un montón de looks. ¡Ya no hay excusa para no vestir bien y sentirte guapa!

***

El post de Limpieza y Minimalismo #1: EL ARMARIO + 8 TRUCOS para Ordenar cualquier Habitación aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

El post de hoy tiene miga y, si te animas a hacerlo, hazte a la idea que va a requerir de un gran esfuerzo por tu parte, va a ser un proceso “doloroso” y seguramente querrás renunciar en muchas etapas del camino. Pero todo lo que obtendrás a cambio valdrá la pena el esfuerzo. Nunca pierdas de vista tu objetivo:

Para comenzar a tener una vida ordenada, mantén a tu alrededor sólo las cosas que de verdad importan.

Echa un vistazo a tus cajones, a la habitación en la que estés, a tu casa, a tu negocio, a tu antigua habitación en casa de tus padres… ¿crees que sobra algo? ¿eres de las que tiende a acumular cosas sin sentido, a comprar todo el material que “puedas” necesitar para alguna pasión y luego ni si quiera lo has utilizado o, a lo sumo, un par de veces? ¿evitas tener que tirar todo eso “por si acaso” lo necesitas en el futuro? ¿te das cuenta que todas esas cosas no te dejan ver y centrarte en lo que de verdad importa? ¿cuánto rato pierdes al día buscando lo que necesitas entre todo lo que ya no utilizas?

Con que hayas contestado a una de las preguntas anteriores con un sí, tienes que darte cuenta que debes solucionar este problema si quieres centrarte y avanzar en tu vida.

El desorden llama al caos. El caos, a la pereza. La pereza, a dejar de hacer cosas. Dejar de hacer cosas, a no lograr tus objetivos. No lograr tus objetivos, a no tener claro lo que quieres. No tener claro lo que quieres, a una vida desordenada.

Al final todo es un bucle. Y mientras no salgas de él, no vas a poder centrarte, tener claro lo que quieres y conseguirlo.

Este post se une a todo el proceso que hemos ido haciendo durante las últimas semanas: comenzar a moverte de una vez por todas, limpiar de una manera sencilla y sin mucho esfuerzo, empezar a plasmar todas tus ideas en papel, aprender a planificarte, comenzar a ver qué areas de tu vida son las más importantes, … si te das cuenta, todo va unido.

Mi objetivo es tener una casa tan bonita como las que nos enseñaba Anna en su post sobre Minimalismo Zen (por cierto, tiene una serie de post al respecto en su blog, por si quieres seguir leyendo sobre el tema). Una casa agradable, limpia, que transmita paz, serenidad, confianza, … Una casa que te recargue las pilas, en vez de agotártelas por completo.

Ponte un objetivo, escríbelo y ponte recordatorios en todos los sitios que puedas. Yo estoy llenando la oficina de casa con fotos de decoraciones que me gustan, para tener siempre en la mente cuál quiero que sea el resultado final y para que me ayude a seguir avanzando en los momentos más difíciles.

El post de hoy nace de un ebook que leí hace un tiempo sobre Mudanzas Minimalistas (y que os recomiendo leer), del blog Valedeoro. Podéis ver el blog y descargaros el ebook aquí.

 

¿TE DESHARÍAS DEL 75% DE TUS PERTENENCIAS?

¿Has visto el programa de Energy “Consumidos por el Caos“, en el que llevan a una nave todas las pertenencias de una familia que vive en un estado totalmente caótico y debe desprenderse del 75% de sus cosas?

Me encanta ese programa. Me encanta ver la transformación de la vida de esas personas pero, a la vez, es una manera de decirme a mi misma: “¿Lo ves Eva? ¡Se puede! Así que mueve el culo y ordena”.

Pero es difícil. ¿Lo sabes verdad? Parece tan fácil en la tele. O cuando vas a casa de alguien que tiene todo ordenado… ¡qué gusto da!. Siempre me voy de ese tipo de casas con una sensación: “si ellos pueden, ¿por qué para mi es tan difícil?

Pues las CAUSAS, según dicen los expertos, son dos: Nos aferramos demasiado al pasado y/o tenemos miedo al futuro.

Regalos, recuerdos, … muchas cosas de las que acumulamos tienen gran carga sentimental. Podemos sentirnos culpables sólo por pensar en tirar esa cajita de música rosa tan maravillosa que te regaló tu abuela cuando tenías 9 años, que es una auténtica porquería, pero que te recuerda a ella o a esa época. O ese bote de cristal lleno de arena de ese primer viaje con tu chico, o tu primer móvil, la colección de cartas de cambiar y los peluches de cuando eras cría…

¿De verdad vas a olvidar a esa persona o se va a borrar de tu mente ese recuerdo, por no tener “ese objeto” que no sirve para nada? ¿Podrías poner la mano en el fuego y asegurar tal hecho? No, ¿verdad?. Tienes que hacerte a la idea que es un objeto, tan sólo eso. Manteniéndolo no te va a hacer retroceder al pasado o volver a vivir esa época. Tienes que darte cuenta que los objetos no tienen sentimientos. Eres tu la que estás volcándolos en ellos. Jamás vas a poder mirar al futuro si estás centrada en el pasado. Ha llegado el momento de mirar hacia adelante y dejar atrás el pasado. Lo que ahora te parece doloroso, de aquí a un tiempo te preguntarás que porqué no lo hiciste antes.

Y sobre la otra causa: nos aferramos a las cosas porque tenemos miedo al futuro. ¿Te sorprende? ¿ves cómo está relacionado con nuestra incapacidad de organización, de planificar a largo plazo, …? No te equivoques: darle mil vueltas a las cosas y querer estar preparada para cualquier cosa que pueda pasar no es planificación. Acumular objetos “por si acaso” nos pueden ser útiles, no es estar preparada para cualquier imprevisto. Por mucho que lo intentes, no tienes una bola de cristal que te va a adecir lo que va a pasar. Nunca puedes estar preparada para todo. Y recuerda, la vida te cambia cuando menos te lo esperes. De la noche a la mañana.

¿Qué sentido tiene entonces acumular y acumular por si…. vuelve a estar de moda, retomas esa pasión que dejaste por imposible, adelgazas, tienes más hijos, …? Ninguno. Sea lo que sea que la vida nos tiene preparados a cada uno, llegará el momento y hayarás la manera de adaptarte a ese cambio. Deja de traumatizarte con el “y si….”. No le des más vueltas. Es lo que hay.

 

LA CAJA: “POR SI ACASO”

Para las que tenemos este problema he leído un truco por internet que todo el mundo dice le funciona muy bien. Ten una caja para las cosas “por si acaso” cuando hagas limpieza, las que te dices mentalmente: “¿y si me hace falta en el futuro…?”. Sólo hay una regla:

Lo que en 1 año no hayas utilizado, va fuera.

No lo necesitas. Esa será tu manera de ver lo que realmente te hace falta y lo que sólo está ocupando espacio en tu vida.

 

LimpiezaMinimalista PorSiAcaso

 

LAS 3 PREGUNTAS QUÉ DEBES HACER CADA VEZ QUE DUDES

Cambiar las costumbres de la noche a la mañana ya sabemos que es muy complicado, así que cada vez que comiences a dudar si guardar algo o no, hazte estas tres preguntas:

1. ¿Cuándo lo utilizaste por última vez?

Y esto viene al hilo del truco anterior, el de la Caja “por si acaso”. ¿Hace cuánto no te pones ese pantalón? ¿Cuándo fue la última vez que utilizaste la bicicleta estática? ¿se ha convertido en el perchero de la habitación? ¿de verdad te vas a volver a poner ese pintalabios? ¿y qué me dices de los 50 cuadernos y washi-tapes que tienes empezados o sin estrenar?

Si hace más de un año que no has utilizado ese objeto (eso si te acuerdas que existía), va fuera. No lo necesitas.

2. ¿Está en buen estado?

¿Está roto? ¿Le falta alguna pieza? ¿Se le ha ido la pintura? ¿Tiene una mancha que no se va de ninguna manera? Si es algo que tiene solución, marca inmediatamente en la agenda cuándo y cómo vas a arreglarlo. Si no, ya sabes: va fuera. Y si en un año no lo has arreglado, es que realmente no te hace tanta falta como creías.

3. ¿Es algo útil o es un adorno?

¿Está pasado de moda? ¿Tienes demasiados? ¿Se trata de algo que te facilita la vida, te hace ahorrar o ganar dinero o tiempo? Quizás si le dieras salida podrías comprarte ese otro adorno que te gusta más ahora mismo o comprarte el modelo más nuevo que tiene las funciones que necesitas en estos momentos.

Puedes darle una segunda oportunidad, pero siempre marcándote un tiempo límite tras el cual, si no lo has usado o no te resulta agradable verlo, significa que no es tan útil o no te gusta tanto como pensabas y, lo mejor, será sacarlo fuera de tu vida.

 

REPETIMOS: ¿TE DESHARÍAS DE UN % DE TUS PERTENENCIAS?

Después de leer todo esto y de pararte a recapacitar, te vuelvo a hacer la pregunta inicial: ¿Te desharías del 75% de tus pertenencias? Por supuesto, no vas a llevar todo lo que tienes a una nave y vas a ponerte a seleccionar allí lo que mantienes y lo que no, pero ¿por qué no lo aplicas a pequeña escala? Si vas a hacer limpieza de un cajón, ¿crees que el 75% de lo que ahora mismo tienes en ese cajón te sirve en el momento actual? ¿Qué porcentaje del contenido es realmente útil ahora mismo? Si deshacerte del75% de lo que tienes te parece mucho para empezar, ¿por qué no pruebas a quedarte con una cifra más pequeña? ¿El 50% se queda y el 50% se va?

 

CÓMO REALIZAR UNA LIMPIEZA MINIMALISTA

Al igual que hacemos a la hora de organizarte como dios manda, no pretendas dejar tu casa como las de las fotos de decoraciones minimalistas que vimos hace unos días, de la noche a la mañana.

Vamos a comenzar poco a poco, pasito a pasito. Elige una habitación y de ahí irás ampliando la limpieza al resto de habitaciones, hasta haber hecho toda la casa. Pero vamos a seguir reduciendo pasos. De la habitación elegida, establece el orden de “sitios” a limpiar. Puedes comenzar por el cajón de la mesilla. Si es algo traumático para ti, puedes parar ahí el primer día y pasar a la otra mesilla al siguiente. De ahí al primer cajón del armario, otro día el segundo, … y cuando te quieras dar cuenta habrás terminado la primera habitación. También puedes fijarte un orden de limpieza y establecer un tiempo para hacerlo cada día: 15 minutos, 30, … tu eliges. La única regla es cumplir el plan que tu vas a establecer.

Si te acuerdas en el post de cómo limpiar sin esfuerzo, te contaba que uno de los trucos es empezar por las estancias que más utilices, para que visualmente el cambio sea mayor y más rápido. Mi consejo es que empieces por tu habitación. Es el lugar donde comienzas y terminas cada día. Si consigues deshacerte de todo lo inútil y mantener el cuarto ordenado, no sólo te acostarás más a gusto si no que tu nivel de estrés disminuirá casi por completo.

 

LimpiezaMinimalista Se queda

 

MATERIAL NECESARIO

La base del éxito siempre es una buena planificación. Así que antes de comenzar con la limpieza asegúrate de tener a mano lo siguiente:

  • Una bolsa grande de basura, de las de jardín. Ten a mano varias porque seguro te harán falta unas cuantas.
  • 3 cajas en las que clasificarás cada objeto de la siguiente manera:
    1. Una para las COSAS QUE SE QUEDAN.
    2. Otra para las COSAS QUE SE VAN.
    3. Y otra para las COSAS que dudes, las “POR SI ACASO” te pueden ser útiles en el futuro.
  • Post-it de colores: por si tienes alguna cosa de gran volumen o demasiadas cosas que clasificar y quieres avanzar de una manera más rápida. Cada color de post-it representa un destino: se queda, se va, tengo dudas.
  • Material de limpieza: lo mejor es aprovechar y cada vez que tengas vaciado un “espacio” (cajón, estante, …) aprovechas para quitar el polvo, limpiarlo o lo que haga falta.

 

LAS COSAS QUE SE VAN

Aquí es donde eliges el destino final de cada objeto que ya no te es útil, que está pasado de moda, que ya no te gusta o el motivo que sea. Puedes regalarlo o donarlo, llevarlo a reciclar, cambiarlo por algo que te sea útil o necesites ahora mismo o incluso venderlo.

 

LimpiezaMinimalista Un Lugar para Cada Cosa

 

CADA COSA EN SU LUGAR Y UN LUGAR PARA CADA COSA

El siguiente paso, conforme vas haciendo la limpieza o una vez has terminado de seleccionar todo, es elegir cuál va a ser el sitio de cada cosa que se queda. Si es un cajón, no va a ser encima del estante, de la cama, de la mesa, … Si quieres convertirte en una persona ordenada, hay que aplicar a rajatabla la siguiente regla: “Cada cosa en su lugar, y un lugar para cada cosa”.

Si tienes que usar algo, cuando termines a su sitio. Si notas que la pereza empieza a adueñarse de ti, recuerda el truco de “lo tocas, lo haces”, “lo tocas, lo recoges” y todos los demás que te enseñé en el post de “deja de posponer las cosas y mueve el culo de una vez por todas“.

 

ENTRA UNO, SALE UNO

Una vez has conseguido reducir todas tus cosas innecesarias puedes seguir este principio: “si algo entra en tu vida, algo tiene que salir“. Por ejemplo: ¿comprarías una colonia nueva sabiendo que tienes otro bote en casa sin terminar? Si sigues este principio la respuesta sería no. Si lo haces, el bote de colonia sin terminar tendría que salir (puedes regalarlo, cambiarlo por otra cosa o venderlo). Tu eliges. Si algo entra, algo sale.

Es algo a lo que te comprometes tu misma. Si no lo cumples, sólo te estás haciendo daño a ti misma. Recuerda lo que vimos hace unas semanas: el desorden atrae más desorden. En el momento en el que incumples tu compromiso con este principio, el esfuerzo de tener que volver a solucionar el problema de acumular cosas inútiles crece.

Es complicado de aplicar, muy muy difícil para las personas como tu y como yo. Pero al final, aunque sea sólo por mera cuestión económica, te hace recapacitar sobre si verdaderamente vale la pena aceptar ese regalo o gastarte el dinero en algo que ya tienes y no estás aprovechado como debieras.

***

¿Te ves capaz de deshacerte del 50% de tus pertenencias? ¿Te aferras a las cosas por miedo al futuro? ¿y por miedo de perder el pasado?

***

El post de Limpieza Minimalista  y Cómo vencer el dolor de tener que deshacerte de algo aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

Como os prometí la semana pasada, hoy os traigo un post de esos que me encanta ver en otros blogs, de los que me enamoran. La semana pasada te conté lo fácil que es mantener tu casa limpia sin tener que estar gastando tiempo y esfuerzo en ello. Las que estáis inscritas al blog (si no lo estás, ¡¿cómo puedes vivir tan tranquila perdiéndote todo lo que te estás perdiendo?! Inscríbete aquí!!) ya os adelanté que esta semana el blog contaba con una invitada muy especial, que le iba a dar el toque maestro a los últimos posts sobre el Caos que se ha adueñado de nuestras vidas y el Orden que buscamos.

Esta semana, Anna Simonet, del blog Anna&Co, decoradora e interiorista especialista en decoración ZEN y minimalista te va a contar los primeros pasos que puedes dar para conseguir tener una casa que te llene de paz y armonía.

No me lío más. Te dejo con ella y con su precioso post de hoy:

 

3 pasos hacia una Decoración ZEN Minimalista

***

La semana pasada, pudimos recopilar un montón de informaciones (¡Gracias Eva!) y tenemos que reconocer que según para quién, estas informaciones pueden ser más o menos difíciles de procesar ya que la limpieza suele ser un tema muy indigesto. NO PANIC.

La filosofía ZEN no estresa, no nos dicta lo que debemos hacer sino que nos incita a encontrar nuestro bienestar.

La decoración ZEN se basa en el minimalismo y eso, ya lo conoces: “Menos es Más”. La decoración ZEN es la búsqueda de la paz interior y del equilibrio gracias al orden y a la armonía.

¿Cómo conseguirlo?

 

1. PON ORDEN EN TU CASA DESDE HOY

Tendemos a acumular cosas, objetos, muebles, ropa… Pensamos que esas cosas nos hacen sentir vivas y que, al tener lo mismo que los demás, somos parte de un mismo grupo o que no somos menos que ellos. Es un error. Es un poder del marketing del que tenemos que librarnos.

Lo primero que tenemos que hacer es deshacernos de todas esas cosas superfluas que nos escombran la vista y la mente. No nos hacen felices, al contrario. Si piensas en esos vaqueros caros que compraste y no te van, seguramente te hacen sentir doblemente frustrada porque te recuerdan que no te sirven (puede que te recuerden que tienes unos kilitos de más) y que gastaste un dinero que no te sobraba. Otro ejemplo podría ser ese cuadro tan feo que te regalaron unos primos. No lo puedes tirar porque tu educación no te lo permite (¿tirarlo? ¡si es un regalo! *voz de horror*). Pero ahora te hace sentir mal cada vez que lo ves: te enfada ver como estropea tu decoración, te enfada ver lo mucho que se equivocaron al regalartelo (¿cómo han podido pensar que eso me iba a gustar?… Yo que tengo tan buen gusto) y luego te hace sentir mal y culpable por tener estos pensamientos.

Eso es mucha negatividad ¿no?

Así que llegó la hora de tirar, donar, vender o quemar todos esos objetos.

Hazlo como un ritual. Es el Ritual de tu Liberación.

 

Fuente: Odome

 

2. ¡TU COMODIDAD ES LA PRIORIDAD NUMBER ONE!

Así que una vez tengas los armarios ligeros, los cajones vacíos y los estantes lisos, ya puedes felicitarte porque a partir de ahora ganarás tiempo y felicidad.

Solamente te quedan posibles cambios pendientes. Son importantes ya que de ellos depende tu comodidad. ¿De qué hablamos?

 

¿Tu sofá es confortable, es bello?

¿Tus armarios son funcionales?

¿Tienes algo roto o estropeado en casa?

 

Una a una, vas a arreglar lo que llamo las “heridas” del hogar. No porque haya que hacerlo, sino porque es la clave de tu bienestar.

¿El grifo gotea? Repáralo o llama al fontanero.

¿Los cajones de la cómoda se atascan, se han roto? Compra una cómoda funcional de verdad, de madera natural, suave al tacto, con cajones enormes pero bien diseñados, con separadores que te permitan encontrar cualquier cosa de un vistazo.

¿Tu sofá es incómodo, no puedes quedarte dormida allí? Cómprate el mejor sofá, cómodo y suave con una tela natural (algodón o lino por ejemplo).

Puede que te parezca caro pero como bien sabes (lo saben también nuestras abuelas y madres), lo barato al final es lo que sale caro. Así que cuídate, cuida tu interior y elige lo mejor para tu comodidad.

 

Fuente: My ideal Home

 

3. AHORA QUE ESTÁS LIBRE, PUEDES LLEGAR A LA ARMONÍA

Tienes el orden, tienes la comodidad, ya podemos hablar de bienestar. Y lo que sigue son consejos para conseguir la armonía ZEN. Ahora bien, todo se puede personalizar ya que en verdad lo que tienes que conseguir es tu propia armonía ZEN.

Los colores suelen ser neutros y naturales . Así es mucho más fácil y elegante añadir pinceladas de colores más vivos.

Los materiales son naturales, como la madera y la piedra. Cuando se trata de textiles también tienen que ser naturales, como la lana, el algodón, el lino… El material tiene que ser agradable al tacto y a la vista. Como ya te comentaba más arriba, elige siempre lo mejor.

El mobiliario suele tener líneas sencillas y depuradas, pero todo dependerá de tu propio estilo y gusto. Eso sí, cada mueble ha de ser funcional y bello a la vez.

 

Fuente: MondaysMilk

 

Los objetos decorativos son escasos. La decoración ZEN no deja lugar a lo superfluo. Si no es útil, no tiene sitio en tu casa. Ahora, no seamos demasiado rígidas. La utilidad de un objeto podría ser hacerte sentir bien, pero ojo-cuidado con no caer de nuevo en la acumulación de objetos sin sentido.

La iluminación ha de ser difusa y versátil. Lo más eficaz es tener varios puntos de luz para tener la luz que se necesite, según se necesite: ambiente de lectura, de relax… Así las velas aromáticas serán tus complementos favoritos.

Por favor, no se trata de ninguna verdad absoluta, no tienes que seguir cada uno de los puntos al pie de la letra, si no que el mejor consejo ZEN que te puedo dar es: “busca tu propio bienestar”. Además, muchos estilos se mezclan a la perfección con la decoración ZEN.

Luz equilibrada, orden, detalles de calidad como puede ser la alfombra, la lámpara o la taza en la que bebes… Todo lo tuyo tiene que ser lo mejor y simplificarte la vida.

 

Fuente: Remodelista

 

¿Lo pruebas y me cuentas qué tal te va?

 

***

Anna

 

 

 

 

 

 

     

blog.annaand.co | Facebook Anna&Co | Twitter Anna&Co

***

El post de 3 pasos hacia una decoración ZEN minimalista aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

¿Pospones contínuamente las tareas relacionadas con la limpieza y el orden? ¿Te mueres de vergüenza cada vez que alguien se presenta por sorpresa en casa y te sientes culpable por haber pospuesto esas tareas? ¿No invitas a tus amigos a casa para que no vean el desorden que tienes? ¿Te dices a ti misma todas las noches: “mañana lo haré”, pero llegado el momento no te apetece nada ponerte a limpiar y lo dejas para otro momento?

Si has respondido que sí a las preguntas anteriores acabas de ganar un acceso VIP al Club de las Pocilgas-Chic. Porque en el post de hoy te voy a contar esos pequeños trucos del Club que harán que tu pocilga tenga un aspecto de lo más Chic y limpio, y además con el mínimo esfuerzo. Para que puedas invitar a tus amigos a casa y dejen de preguntarse porqué narices no lo haces y para que dejes de temblar cada vez que suena el timbre de casa. Las visitas sorpresa ya no serán un problema y podrás dormir a gusto todas las noches en tu casita limpia y ordenada.

El Club tan sólo te pide un pequeño esfuerzo semanal que tendrás que hacer sí o sí. Pero no te preocupes, que no vas a tener que ponerte a rascar con el cepillo de dientes las juntas de las baldosas, eso para las más comprometidas con la limpieza (que está claro no es tu caso). Ya sea porque es una tarea que aborreces, porque no tienes tiempo o porque no te apetece sacarlo para dedicarlo a estar con la escoba para arriba y para abajo. Hay unos pequeños trucos que te robarán muy poco tiempo y te ayudarán a sentir que tienes una casa limpia y ordenada.

 

1er TRUCO del Club de las Pocilgas-Chic

“EL DESORDEN ATRAE MÁS DESORDEN”

Orden y Limpieza de Casa sin Esfuerzo (TRUCO 1)

Éste lo vimos la semana pasada, en el post de “Deja de posponer las cosas y mueve el culo de una vez por todas“. ¿Lo recuerdas? Es muy importante que lo grabes a fuego en tu cabeza: si comienzas a desordenar una zona de la casa, antes de que te des cuenta el desorden se extenderá por el resto de la habitación o de la casa. Esto es como la frase de “una manzana podrida pudre todo el cesto”. Deja de dejar manzanas podridas por todas las habitaciones. Párate a pensar: ¿Cuántas tienes ahora mismo repartidas por casa?

 

2º TRUCO del Club de las Pocilgas-Chic

“LO TOCO, LO HAGO”

Orden y Limpieza de Casa sin Esfuerzo (TRUCO 2)

Sí señora. Esto más que un truco es una regla: Si lo tocas, lo haces. Si tocas el plato, al lavavajillas directamente o a limpiarlo (prohibido abandonarlo en el fregadero). Si tocas un papel, a la papelera. Si tocas una bolsa, al cajón de las bolsas de plástico vacías. Si tocas la bolsa de la compra, a recoger lo que haya dentro. Si tocas una camiseta, al armario. Si tocas el rollo de papel terminado, lo cambias por uno nuevo.

No hay excusas. Lo tocas, lo haces. Muy simple.

 

3er TRUCO del Club de las Pocilgas-Chic

“MENOS ES MÁS”

Orden y Limpieza de Casa sin Esfuerzo (TRUCO 3)

Éste es otro truco que deberías grabarte a fuego. Cuanto menos acumules, mejor. Nada de cuatro cientos marcos de fotos por las repisas de las estanterías, vitrinas con puertas de cristal llenas de vajilla que sólo acumulan polvo, montones de papeles y objetos decorativos por encima de las mesas…

Viva el minimalismo, las superficies lisas, viva la decoración Zen. Párate a pensar un momento: ¿te daría la misma pereza si supieras que sólo tienes que coger un trapo y pasarlo por una superficie sin obstáculos? Si tuvieras todas las mesas y estanterías de casa sin objetos por encima, en dos minutos te limpiabas toda una habitación.

Traslada todos esos marcos de fotos y objetos decorativos a la pared, invierte en muebles que no dejen entrar el polvo, repara los que tengas estropeados, ordena los papeles en archivadores, carpetas, guarda las cosas que no utilices en su cajón correspondiente…

 

4º TRUCO del Club de las Pocilgas-Chic

CRONOMETRA LAS TAREAS DEL HOGAR

Orden y Limpieza de Casa sin Esfuerzo (TRUCO 4)

¡Este truco viene genial! El año pasado lo hice y ahora lo utilizo cuando entro en modo “no me apetece nada hacerlo”. ¿Te da la sensación que te pegas media vida haciendo las tareas del hogar? Pues cronometra lo que te cuesta hacerlas realmente y te vas a sorprender del resultado.

Yo lo hice por habitaciones: lo que me cuesta limpiar los baños, aspirar la casa, recoger el lavavajillas, limpiar la vitro, ordenar la ropa, colgar la ropa de la lavadora, … Ponte cronómetro en mano y empieza a apuntar en tu libreta lo que te cuesta hacer cada cosa.

Si yo sé que algo me cuesta 5, 10, 15 minutos… lo que hago es aprovechar los tiempos muertos para realizar esas tareas. Por ejemplo, si pones la olla con la comida y tarda 10 minutos en hacerse, no te sientes con el móvil a ver lo que se cuece por ahí. Aprovecha para hacer una de las tareas que cuestan 10 minutos, o dos de 5 minutos.

Ya no puedes ponerte la excusa interna de “esto me va a llevar toda la mañana”. No. Sabes exactamente lo que te va a costar y te va a ayudar, no sólo a mantener la casa limpia, si no también a planificarte mejor el día. Puedes marcarte sólo 15 minutos al día para tareas del hogar. Y sé sincera: ¿seguro que no puedes encontrar 15 minutos de tu tiempo cada día? Seguro que sí. Y con 15 minutos, suficiente.

 

5º TRUCO del Club de las Pocilgas-Chic

EL MATERIAL DE LIMPIEZA, AGRUPADO Y LISTO PARA USAR

Orden y Limpieza de Casa sin Esfuerzo (TRUCO 5)

Unido a lo anterior, ten todo el material de limpieza agrupado para minimizar el tiempo que dedicas a las tareas del hogar. Cuanto más fácil te lo pongas (a ti y al resto de integrantes del hogar), más fácil será comenzar con la tarea en cuestión.

Por ejemplo, puedes utilizar cubos, bandejas, etc donde tengas todo metido todo lo referente a una tarea (lo del baño, lo del polvo, lo de los cristales, …). Si tienes más de una planta en casa, vale la pena invertir el doble en material de limpieza y tenerlo en cada planta. Así no te dará pereza tener que estar subiendo y bajando a coger cosas. Otro ejemplo, tener el cubo de la fregona preparado con su agua y producto de limipieza por si la tienes que usar, dejarte la escoba siempre junto al recogedor, etc.

 

6º TRUCO del Club de las Pocilgas-Chic

LAS HABITACIONES MÁS USADAS, LO PRIMERO DE TODO

Orden y Limpieza de Casa sin Esfuerzo (TRUCO 6)

Este truco lo aprendí de Dulcia Olivari. Seguramente te vienen a la cabeza un montón de cosas que deberías hacer en casa, pero a la hora de priorizar tareas lo mejor es comenzar siempre por las habitaciones que más uses.

El motivo, si las zonas en las que todo el mundo pasa más tiempo en casa están ordenadas y limpias, inconscientemente tendrás la sensación de que tu casa está organizada y tan sólo tendrás que solucionar los pequeños detalles en las habitaciones que menos uses. Si por el contrario, te centras en estas otras habitaciones, cada vez que estés en las de mayor tránsito tu sensación de casa descuidada y sucia aumentará (y lo mismo le sucederá a todo el mundo que vaya a tu casa).

 

7º TRUCO del Club de las Pocilgas-Chic

HAZLO DIVERTIDO

Orden y Limpieza de Casa sin Esfuerzo (TRUCO 7)

Pues sí, cuanto más fácil sea, más divertido y más te gusten los productos que utilices, menos pereza te dará empezar y más disfrutarás del proceso. ¿Por qué no un palo de la escoba con ese estampado que tanto te gusta? ¿o esos guantes de color mint? ¿o usar recipientes vintage?. Puedes ver un montón de ideas y productos de limpieza de lo más original en mi tablero de pinterest)

Hazlo bonito, que te guste. Y ponle música, que sea un momento para tí pero que te lo pases bien. Crea una playlist con música que te pone de buen humor, de la que te encanta bailar cuando sales, y ¡diviértete! … canta, baila, muévete!

 

8º TRUCO del Club de las Pocilgas-Chic

CREA TU PROPIO PLAN DE LIMPIEZA

Orden y Limpieza de Casa sin Esfuerzo (TRUCO 8)

Como te contaba la semana pasada, uno de los trucos para evitar la procrastinación es planificar las cosas para que no tengas que pensar en hacerlas, que te salgan de manera automática. Hay multitud de planes gratuitos por internet, tan sólo tienes que buscar en google o en pinterest “cleaning planning” y te aparecen un montón que te pueden servir como guía para elaborar el tuyo.

Éste es el que diseñé para mi casa el año pasado tras cronometrar todas mis actividades relacionadas con las tareas del hogar. Cada día hay asignada una tarea que me lleva no más de 15 minutos. Los fines de semana, como hay más tiempo disponible para las tareas del hogar, asigno las tareas más largas. También marqué unas básicas para cada día (poner/vaciar el lavavajillas y recoger la ropa diaria) y un check-list mensual, semestral y anual donde aparecen las tareas a realizar a grandes plazos. Así no tengo que esforzarme en recordarlas y las tengo siempre presentes.

Planning de Limpieza

Planning de Limpieza

Planning de Limpieza

Planning de Limpieza

 

Por si acaso te puede ser de utilidad, he preparado dos modelos que puedes descargar gratuitamente haciendo click en la imagen que quieras descarga. Si lo pones en un marco de los que llevan un plástico protector (el de la foto es de Ikea) y utilizas rotuladores que se pueden borrar fácilmente (como los de las pizarras blancas), es perfecto para tenerlo en el Centro de Mando de tu casa!

 

PlanningLimpiezaNuevasIdeasNuevosComienzos1Peq

(Haz click aquí para descargarte el Planning de Limpieza nº 1)

PlanningLimpiezaNuevasIdeasNuevosComienzos2Peq

(Haz click aquí para descargarte el Planning de Limpieza nº 2)

 

Si te descargas alguno de los planning y los usas en casa o haces el tuyo propio, si customizas tus productos de limpieza o los tienes en un rincón monísimo de la muerte, ¡¡pública una foto!! Utiliza el hasthag #PocilgasChic y así compartimos nuestras nuevas pocilgas, limpias y ordenadas, con el resto de integrantes del Club.

[ACTUALIZACIÓN]: Cómo personalizar tu Plan de Limpieza

Muchas me habéis escrito a lo largo de los últimos años desde que publiqué este post para preguntarme cómo podéis personalizar vuestro planning de limpieza. Así que voy a darte algunas ideas:

  • Los diseños que te regalo para descargar gratuitamente en esta página son diseños propios. No personalizo los diseños, pero si necesitas cambiar algo porque no se aplican a tu situación personal, puedes diseñar unos de manera muy fácil con Photoshop, Paint o Powerpoint (yo usé Photoshop).
  • Los iconos no recuerdo de dónde los saqué, pero si buscas en google: “household icons” o “housekeeping icons” te salen un montón de opciones para que elijas la que más te gusta.
  • Otra opción muy buena y práctica, es utilizar un planificador (cómo estos planificadores mensuales que encontrarás en la tienda) e imprimir los iconos en un folio, que después puedes recortar y pegar en tu planificador. Como cada planificador tiene un montón de hojas, da para muchos meses y es una manera muy fácil y divertida de conseguir planificar a futuro todos los quehaceres de la casa (e incluso de pasar una tarde divertida con los peques recortando, pegando y preparando todo!).

¡Espero que te sirvan!

Si te ha gustado este post, ¡compártelo con tus amigos!

***

¿Te has ganado el acceso VIP al Club de las Pocilgas Chic?

¿Conoces más trucos?

¿Cómo te organizas con las tareas del hogar?

***

El post de Cómo mantener tu casa limpia con el menor esfuerzo posible aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

Abrumada. Así es como me siento cuando noto que empiezo a perder el control: tengo un zumbido constante en la cabeza, noto una presión en la mandíbula ya que estoy pretando los dientes sin parar de manera inconsciente, me siento culpable por tener la casa desordenada, quiero llegar a todo y no puedo, miles de ideas se agolpan en mi cabeza pero tampoco hago nada por empezar a hacerlas realidad…

Me agobio por tener tantas opciones para elegir, pero me agobio aún más por no saber cuál elegir y no empezar a hacer algo. Salgo del trabajo y en el camino a casa voy pensando todo lo que voy a hacer en cuanto llegue. Parece que el tiempo es infinito en mi cabeza. Sin embargo, en cuanto pongo un pie en casa es como si toda esa energía y ganas de hacer cosas se quedaran en la puerta. Mi versión más vaga entra en acción y el agotamiento físico y mental hace que no sea capaz de hacer nada de lo que me he propuesto. “Ya lo haré mañana” me digo… o “esto mejor lo dejo para el fin de semana”… Por supuesto, llega el fin de semana y no tengo ganas más que de descansar.

Aún van a tener razón mis conocidos cuando me dicen que cómo soy capaz de buscarme más trabajo para casa, si ya me paso todo el día currando… No sé, igual soy adicta al trabajo o quizás me encanta estar sumergida en mis pasiones. El trabajo es el trabajo, pero las pasiones son una fuerza mayor, inevitable, motivante, pero agotadora. Hay que ser realista.

En el momento en que empiezo a sentir ese estrés por querer llegar a todo, sin llegar a nada, sé que he entrado en un bucle caótico. Mi planificación e intentos de tener una vida organizada se han esfumado. El Reto ZEN TO DONE me está ayudando mucho, tengo la mente más despejada y estoy aprendiendo a ser paciente. Toda la parte de planificación, cómo fijar objetivos, etc los aprenderé en los próximos meses, con los siguientes hábitos. Tengo que hacerme a la idea de que los cambios no son de hoy para mañana y que los resultados se consiguen con el trabajo diario y con paciencia. Poco a poco, pasito a pasito, como diría una amiga mía.

Pero días cómo hoy, en los que estoy totalmente descentrada, miro a mi alrededor y sólo me viene a la mente una palabra:

CAOS

Si yo misma vivo en un entorno desordenado, caótico… ¿Cómo puedo pretender conseguir mi objetivo de tener una vida organizada? Recuerda lo que comentaba la semana pasada con el Hábito 2: “El desorden atrae más desorden”.

He leído que el entorno es más importante de lo que nos imaginamos. Un entorno ordenado ayuda a organizar la mente, nos hace más seguras, tenemos las cosas más claras. Un entorno desorganizado es sinónimo de persona que huye de la planificación, vaga, sin objetivos, que no avanza. ¿Te sientes identificada con alguna de estas sensaciones?

Uno de los objetivos que me he propuesto este mes es el de montar una oficina en casa. Con ello quiero conseguir: mejorar mi planificación, reducir las bandejas de entrada y disminuir el desorden del resto de estancias de casa. Como te contaba también la semana pasada, la habitación continúa, después de año y medio, invadida por las cajas de la mudanza. Será porque de momento nos sobran habitaciones y será porque he estado posponiendo esa tarea tan aburrida. Es decir, he estado PROCRASTINANDO tareas. (¿Qué palabra más fea, verdad? pero qué presente está en mi vida).

Vamos a repetir las cosas, como los políticos, para quedarnos con ellas:

PROCRASTINACIÓN:(del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro), postergación o posposición es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.

(fuente: Wikipedia)

Voy a dividir este post en dos partes: Esta semana te voy a contar tres técnicas MUY sencillas que te ayudarán a vencer la procrastinación y comenzar, de una vez por todas, a vencer ese pesado lastre que te impide hacer cosas. Y la semana que viene te voy a contar trucos para tener tu casa limpia y ordenada, sin perder tiempo y sin sentirte culpable por no tener la casa como una patena. Que al fin y al cabo, a todos nos gusta dedicar nuestro tiempo a nuestras pasiones, a nosotras y a cualquier otra cosa que nos divierta.

Eso si alguna de tus pasiones no es el orden y la limpieza. Que si lo eso, por dios comparte tus trucos en un comentario!! Una servidora y muchas más multi-apasionadas necesitamos aprender de ti!!

 

AVERIGUA LA CAUSA DE PORQUÉ ESTÁS POSPONIENDO LAS COSAS

La de verdad (si no la sabes ya)

CAUSA 1: TIENES MIEDO

No quieres decepcionar a nadie, crees que no vas a ser capaz de lograr ese objetivo o ese sueño, tienes miedo a lo desconocido, a las consecuencias que puede traer comenzar con “eso” en lo que no te sientes cómoda, …

SOLUCIÓN: Deja de Pre-Ocuparte.

CAUSA 2: ERES DEMASIADO PERFECCIONISTA

No puedes lanzar tu web, tu empresa, hacer un regalo, un viaje, … hasta que todo sea perfecto o se cumplan esas condiciones ideales que sólo están en tu cabeza.

SOLUCIÓN: Ésta la aprendí del Reto Dream Big, Play Big de Laura Ribas. Hazlo de la mejor manera posible, cada día, haz un poco. Fíjate en algo bueno de lo que has hecho y piensa: “No está perfecto, pero mañana lo haré mejor” o “No está terminado, pero mañana lo acabaré”.

CAUSA 3: NO SABES POR DÓNDE EMPEZAR

La falta de información, de habilidades, no tener claros los objetivos, … puede hacer que estés posponiendo una y otra vez esas cosas que te parecen demasiado difíciles.

SOLUCIÓN: Averigua la causa. Si es por falta de información, identifica qué te hace falta para avanzar e infórmate. Si es porque no tienes una determinada habilidad, contrata a alguien que se le de bien, apúntate a algún curso sobre ello o comienza a practicarlo. Si no tienes claros los objetivos, ¿tienes claro si es lo que quieres para ti? Quizás en el fondo sabes que no es realmente lo que quieres hacer y por eso lo estás posponiendo contínuamente. Modifícalo para que esté alineado con tus objetivos a corto, medio o largo plazo.

CAUSA 4: ESTÁS DEMASIADO CANSADA

Aquí la SOLUCIÓN es fácil: ¿Estás descansando lo suficiente? ¿No deberías designar esta tarea a una franja horaria en la que estés con las pilas cargadas? (por ejemplo, no te pongas como meta aspirar toda la casa después de cenar, si llevas todo el día trabajando y encima has tenido que ir a hacer la compra después de salir del trabajo). ¿Me entiendes, verdad?

CAUSA 5: NO TE MOTIVA NADA TENER QUE HACER ESO

Tener que preparar la declaración trimestral del IVA, ir al banco, coser los bajos de los pantalones, … es un ejemplo de cosas que no me motiva para nada tener que hacer y, por tanto, las pospongo y retraso hasta el último momento cuando ya no me queda otro remedio que tener que hacerlo. ¿Te pasa lo mismo?

SOLUCIÓN: Sé realista, no todo puede ser bonito y divertido en esta vida y hay muchas veces que para conseguir nuestra meta final tendremos que hacer algo que nos guste menos. Intenta encontrar un medio de recompensarte que te ayude a motivarte en la realización de esas tareas. Por ejemplo, cada vez que vayas al banco entra a tomarte un café a esa cafetería tan chula que hay justo al lado. Eso te motivará a ver el viaje al banco como algo divertido. Lo mismo con el resto de cosas que te gusten menos.

 

Deja de Posponer las cosas y Mueve el Culo

 

LA REGLA DE LOS DOS MINUTOS

Si estás siguiendo el Reto ZEN TO DONE esta técnica te sonará familiar ya que hablé de ella la semana pasada. Pero en este caso vas a aplicarla de la siguiente manera: Te encuentras ante un listado interminable de tareas que “tienes que hacer”, te sientes tan abrumada por tal cantidad de tareas que no eres capaz de reaccionar y, por tanto, se te pasa el tiempo sin hacer nada.

PRIMERO: Vas a coger esa gran lista de tareas pendientes y vas a marcar todas aquellas que podrías completar invirtiendo tan sólo de 2 a 5 minutos.

SEGUNDO: Vas a coger un cronómetro y vas a marcar 15 minutos. Coge la lista y comienza a hacer esas tareas que te has marcado hasta que suene la alarma. Recuerda: poco a poco, pasito a pasito, se logran las cosas. En cuanto suene la alarma para y date una recompensa durante 5 minutos.

En el Hábito 2 os hablé de la técnica pomodoro, que consiste en centrarse en una tarea durante 25 minutos. Cuando hayas salido del bucle de no hacer nada, puedes aumentar los 15 minutos a esos 25. Pero para empezar, con 15 minutos haciendo algo es suficiente.

TERCERO: Hay un montón de sitios por ahí en el que recomiendan comenzar por la tarea más pesada. Dado que estás en modo “super-vaga” ON y necesitas estar motivada para comenzar a moverte, elige la tarea que más te motive. Ya sabes que las multi-apasionadas funcionamos así. Una vez que hayas arrancado y estés en movimiento, tu eliges con qué tarea vas a seguir.

CUARTO: Pasados los 5 minutos de descanso, coge tu lista de tareas pendientes, tacha las realizadas y comienza de nuevo con las restantes durante otros 15 minutos.

QUINTO: Si tienes alguna tarea más grande que pase de los 2-5 minutos, divídela en mini-tareas que te supongan menor tiempo. Cuanto más puedas dividir un proyecto o tarea, más fácil será llevarlo a cabo.

 

LA ESTRATEGIA DE SEINFELD

Basada en la estrategia que utiliza un cómico americano para conseguir ser más productivo. Al igual que la técnica anterior, se basa en el poco a poco. Su lema:

“NO ROMPAS LA CADENA”
  • ¿Quieres convertirte en un escritor? Escribe un par de líneas, 50 palabras, una frase… pero hazlo cada día.
  • ¿Quieres comer de una manera saludable? Come una pieza de fruta cada día, algo verde (una verdura, lechuga, …)… pero hazlo cada día.
  • ¿Quieres correr una maratón? Empieza corriendo 5 minutos cada día, después de un tiempo 10, luego 15, … poco a poco. Pero hazlo cada día.
  • ¿Quieres maquillarte todos los días? Comienza con los polvos de sol, otro día añades el colorete, otro el rimmel, otro el pintalabios, … pero hazlo cada día.

¿Ves por donde voy?

Seinfeld marca en un calendario, en grande, una cruz cada día que escribe un chiste. Para él el exito no consiste en conseguir escribir algo gracioso, si no en no romper la cadena de cruces. Por tanto, si tu objetivo es alto no te abrumes. Céntrate en el proceso, en no romper la cadena, y comenzarás a disfrutar del camino.

 

DECISIÓN POR FATIGA

Este tipo de fatiga y decisiones suelen producirse de manera inconsciente. No tiene que ver con estar cansado físicamente, es más un cansancio mental. Los trabajos en los tienes que estar usando contínuamente el coco, inevitablemente, tienen un coste de energía. Este tipo de cansancio hace que, en el momento de tener que tomar una decisión, optemos por dos caminos:

  • Podemos elegir el camino más corto, actuando de manera imprudente sin pararnos a pensar en las consecuencias.
  • O podemos elegir no hacer nada, o lo que es lo mismo, evitamos tener que tomar ninguna decisión, la posponemos y nos deshacemos de la incomodidad de tener que hacer algo en ese momento.

Todas las decisiones que tomamos cada día suman, tanto las pequeñas como las grandes, y nos hacen disminuir nuestro “nivel de decisiones diario” hasta alcanzar el estado de agotamiento mental. Según estudios científicos, esto va unido a la fuerza de voluntad: cuantas más decisiones tengamos que tomar, más se reducirá nuestra fuerza de voluntad y tenderemos a tomar decisiones por fatiga. Por ello, cuando conseguimos establecer un hábito, una rutina, estamos evitando tener que gastar nuestra energía en tomar una decisión sobre un hecho concreto, ya que hemos conseguido automatizarlo por completo.

He leído este ejemplo por internet que muestra muy claro este concepto:

Quieres hacer ejercicio todas las mañanas, pero el simple hecho de pensar en ponerte a correr cuando estás calentita en la cama hace que lo más fácil sea retrasar el despertador, darte la vuelta y seguir durmiendo.

Una manera de evitar tener que gastar esa energía en elegir si hacer o no ejercicio sería automatizar la decisión de la siguiente manera: dejar la ropa de deporte preparada, así cuando te levantes ya sabes que, automáticamente, vas a vestirte con esa ropa y eso va a suponer dedicar un tiempo a hacer un poco de deporte.

O por ejemplo, lo primero a hacer por la mañana es vestirte y salir a la calle para coger un taxi que te lleve al gimnasio. Tu única decisión será tomar o no ese taxi, porque ya sabes que automáticamente en cuanto lo cojas vas a realizar la acción de hacer deporte. El hecho de coger el taxi requiere un gasto de energía menor que decidir en la cama si te levantas para hacer deporte o no.

Recuerda:

Cada una de las decisiones que tengas que tomar a lo largo del día te acerca al punto de fatiga mental. Una vez alcanzado ese estado, tu fuerza de voluntad se ve reducida casi por completo.

Otra manera de evitar la decisión por fatiga, es planificar la noche anterior las decisiones que vas a tomar. Así evitas gastar energía al día siguiente porque ya sabes lo que tienes que hacer. Lo mismo ocurre si programas tus horarios: los jueves de 16 a 18h tiempo para leer un libro, los martes de 10 a 12h, tiempo para hacer las fotos para el blog, …

Si tienes programadas tus tareas ya sabes lo que toca hacer llegado el momento, no tienes que gastar energía en decidir si vas a hacer una cosa u otra. Reservas esa energía para otra decisión.

Unido a lo comentado anteriormente, haz aquello que requiera la mayor cantidad de energía lo antes posible, cuando tus niveles están a tope. Si tienes que hacerlo a lo largo del día, siempre después de haber comido y mejor tras haber comido algo dulce (según estudios científicos, un aumento de glucosa conlleva un aumento temporal de la fuerza de voluntad), por lo que si tienes que tomar alguna decisión después de comer, ya tienes excusa para no dejarte el postre.

 

Conclusión: Entrar en estado de bloqueo y estar posponiendo las cosas continuamente te perjudica sólo a ti. Nadie va a venir a sacarte de esa situación y es muy jodido querer hacer cosas pero no encontrar las fuerzas y ganas para hacerlo. Pero si de verdad quieres mejorar tu vida, si de verdad quieres conseguir todo lo que te propones, tienes que empezar a mover el culo de una vez por todas. En este post tienes un montón de trucos que te ayudarán a darte ese pequeño empujoncito que necesitas para comenzar a entrar en acción. El resto, es decisión tuya.

 

***

¿Eres de las que estás continuamente posponiendo las cosas? ¿Sientes que cuando llegas a casa, te sientas en el ordenador o quieres hacer algo, te bloqueas o tu energía se ha esfumado? Se está mejor en el sofá, ¿verdad? ¿Pero que vas a solucionar desde ahí?

Por el contrario, ¿eres de las que nunca pospones nada? ¿Cómo lo haces? ¿Eres una apasionada del orden y la limpieza? Estoy buscando tus trucos y tu método para el post de la semana que viene. ¿Te animas a compartirlo con las que tenemos problemas en ese aspecto? (mándame un email con tus trucos y el enlace a tu blog o web!! Puedes hacerlo desde aquí)

***

El post de 3 Técnicas muy sencillas que te ayudarán a dejar de posponer las cosas y mover el culo de una vez por todas aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.