Jun 06

¿La creatividad surge con el caos? ¿El minimalismo la reduce?

by Eva in Caos y Orden, Pasiones y Creatividad 6 comments 557

¿Es indispensable que exista caos para que surja la creatividad? ¿El orden y el minimalismo están destruyendo las mentes creativas de hoy en día?

Éstas son algunas de las preguntas que los científicos llevan años preguntándose y es algo que también llevo un tiempo preguntándome.

Hace unos tres años la palabra que mejor definía mi vida era: Caos. Mirara donde mirara en casa todo estaba lleno de cosas fuera de su sitio: Mesas llenas de papeles, trastos acumulados en las estanterías esperando a ser recogidos “algún día”,…

El desorden inundaba mi vida y mi mente. Llegar a casa significaba perder la poca energía que me quedaba.

Era como si se esfumara por completo nada más entrar por la puerta. Por supuesto, no me sentía para nada creativa. Todo lo contrario, mi sensación era de estar totalmente perdida, como si estuviera navegando sin rumbo alguno.

Por aquel entonces, tomando un café con mis amigos en el bar, un domingo cualquiera, ví un artículo en una revista dominical que hablaba de que caos y creatividad estaban inevitablemente unidos.

“¿Cómo puede ser posible?” Me pregunté por aquel entonces. Si yo sentía que era una de las épocas de mi vida en las que menos creatividad estaba teniendo.

Meses más tarde comencé a investigar sobre el tema y a leer alguno de los experimentos que habían llevado a cabo científicos de todo el mundo sobre el tema:

En el año 2013, la psicóloga Kathleen Vohs publicó los resultados de una serie de experimentos que había realizado para estudiar los efectos sociales que una habitación ordenada podían tener sobre los sujetos analizados frente a una habitación desordenada y llena de papeles por todos lados.

Lo que Kathleen quería demostrar es que los ambientes ordenados inducen a un comportamiento de defensa de los estándares sociales, mientras que los ambientes desordenados inducen a todo lo contrario. Los resultados no dejaban lugar a dudas:

  • Los participantes que estaban en la habitación ordenada se mostraban más generosos y más unidos a la tradición y la convención.
  • Por el contrario, los que llevaron a cabo el experimento en la habitación desordenada eran más propensos a romper las reglas de lo establecido, a probar cosas nuevas y también se probó que, ante un mismo problema, daban soluciones mucho más creativas que los voluntarios que estaban en ambientes ordenados.

Una habitación desordenada te invita a romper las reglas de lo establecido, a probar cosas nuevas y dar soluciones mucho más creativas.

Malcolm Gladwell, famoso escritor, periodista y sociólogo, explica que las personas creativas poseen una imaginación y un cerebro desordenado que les lleva a no querer tirar nada debido a que piensan que siempre hay algo de valor en todo lo que encuentran. Malcolm comenta que está unido al hecho de que la creatividad siempre aparece cuando menos te lo esperas y, por tanto, no pueden deshacerse de algo que en un futuro podría desencadenar un proceso creativo que no pueden ver en el momento actual.

Einstein dijo en su día la famosa frase: “Si un escritorio desordenado es señal de una mente desordenada ¿Qué debemos pensar de un escritorio vacío?”

Es famosa la imagen que el fotógrafo Ralph Morse tomó del escritorio de Einstein el mismo día de su muerte:

Escritorio Einstein

Fuente

No es el único caso de mentes extraordinarias y escritorios desordenados que podemos encontrar por internet. Algunos otros ejemplos de personajes famosos son:

Escritorio Mark Zuckerberg (creador de Facebook)

Escritorio de Mark Zuckerberg (creador de Facebook)

Escritorio del diseñador Yves Saint Laurent en 1976

El estudio de Picasso

El escritorio de Ernest Hemingway (escritor)

El escritorio de Steve Jobs (fundador de Apple)

Ciertamente (y volviendo a la historia inicial de la que te hablaba al principio del post), mi oficina y mi casa eran muy parecidas a estas imágenes de los estudios de estos personajes famosos por su creatividad.

Sin embargo, ¿por qué yo no me sentía creativa?

La respuesta la dieron unos científicos del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton, que descubrieron en 2011 que:

Las personas sometidas a ambientes saturados son menos capaces de concentrarse.

El desorden limita la capacidad del cerebro para procesar información, lo que hace que seamos menos productivos, nos distraigamos con más frecuencia y estemos más irritables.

Por tanto, ¿dónde se encuentra el equilibrio?

Robert Bilder, investigador del Centro Tennenbaum para la Biología de la Creatividad explica que: “La creatividad está en el borde del caos”.

Debe existir un punto intermedio de desorden que nos permita ser creativos y productivos al mismo tiempo.

Si te encuentras en la misma situación, en la que sientes que tu vida es un caos y para nada te sientes creativo en estos momentos, deberías hacerte las siguientes preguntas:

  1. ¿El desorden de tu alrededor se debe más a la pereza que a un cúmulo de momentos creativos?
  2. ¿Eres capaz de recordar dónde está cada objeto en los montones de cosas que tienes por la mesa?

Cuándo dejas que se acumulen las cosas a tu alrededor por simple pereza de recogerlas y cuándo no sabes que hay en cada montón de papeles, herramientas y trastos de los que te rodean, has cruzado el límite del desorden al caos. Olvídate de poder lograr resultados creativos, el desorden que hay en tu vida tan sólo te robará la poca energía que tengas (tal y como detallaron los científicos de Princeton en sus estudios).

Por tanto, es importante no confundir los distintos niveles de desorden y caos creativo. Si te encuentras cómodo en tu desorden, sabes dónde está cada cosa y se debe a un cúmulo de explosiones creativas sin recoger, puedes estar tranquilo. Es el tipo de desorden que te ayudará a romper las reglas establecidas y a generar los impulsos cerebrales que necesitas para encontrar soluciones creativas a los problemas que intentas resolver. Si por el contrario no te encuentras cómodo entre tanto desorden, pierdes un montón de tiempo buscando las cosas y te sientes perdido, la solución pasa inevitablemente por desaturar tu entorno. Deberías pararte a pensar en que quizás haya llegado el momento de comenzar a poner algo de orden en tu vida.

Mi historia tiene un final feliz, igual que puede tenerlo la tuya. Una vez que comiences a solucionar este problema, la creatividad y la energía volverán a tu vida. El efecto es el mismo que cuando te das una ducha relajante. Las ideas llegarán sin darte cuenta y tu cerebro volverá a entrar en el proceso creativo del que salió cuando el caos se adueñó de tu día a día.

  • Blanca

    Estoy en desacuerdo al 50%… a ver cómo me explico.
    Al menos trataré de explicar mi caso personal. Yo soy incapaz de trabajar en desorden (y de vivir, en general), antes de sentarme a hacer nada necesito que todo esté despejado, limpio, en su sitio, y solo entonces puedo dejar de pensar en lo que me abruma el desorden y empezar a hacer lo que debo hacer. Sin embargo, sí que es cierto que una vez me pongo a trabajar acabo esparciendo papeles y libros, marcapáginas, subrayadores, y demás material por toda la mesa y en ese momento estoy tan inmersa en la tarea que no me molesta. Soy capaz de mantener ese “desorden” hasta que acabe el proyecto, como si es días más tarde. Ese no me molesta supongo que, como dices en tu post, sé dónde está todo y todo está a la vista por su motivo concreto. Una vez acabado el proyecto todo vuelve a sus carpetas y cajones, y vuelta a empezar.
    Hace pocos meses que estoy investigando el tema del minimalismo y lo voy introduciendo en mi vida lentamente, pero por el momento me está aportando una paz inmensa, así que pretendo seguir esta inmersión en el menos es más, a ver dónde me lleva :)

    ¡Mucho ánimo en la recta final del embarazo Eva! Un abrazo,

    Blanca

  • Belen Lopez

    ay! gracias!!!!!
    Me ha encantado la frase de Einstein y esas fotos de mesas!

    Yo pienso que el límite está en el ciclo… estás inmersa en proceso creativo X y eres tolerante con su desorden… finaliza el ciclo y apartas lo que tiene que ver con ese tema para que sea ocupado por otro… siempre y cuando tengas la suerte de tener un espacio de trabajo como esos estupendos señores tenían (por cierto ¿no hay fotos de mujeres?). Lo digo porque yo trabajo en casa con dos nenas pequeñas: lo domestico toiene que estar “un poco” controlado, porque si no te robará energía…

  • Nieves BC

    Hola Eva! Es un post muy interesante. Me han encantado las fotos, creo que reflejan de forma realista lo que es el proceso creativo. Sin embargo esas fotos sólo nos muestran el lugar de trabajo de esas personas, ¿podemos intepretar que el resto de su casa es igual? No lo creo. No me imagino a ninguno de ellos teniendo que lidiar con un caos nada más entrar por la puerta, sorteandolo para llegar a la mesa de trabajo y allí oh! milagrosamente desconectar de todo el caos de su vida para zambullirse en su proceso creativo. No lo creo. Otras areas de su vida estarán tan organizadas que sólo en ese desorden creativo pueden, como niños, abandonarse a crear.
    Particularmente a mi el desorden en mi mesa o cuando estoy “creando” algo no me molesta. Ni siquiera lo considero desorden. Sin embargo necesito tener orden en el resto de mi vida, si no es imposible, como dices, concentrarse. Hace poco comencé a leer sobre minimalismo. Me sorprendió darme cuenta de que siempre fui minimalista (en espíritu) sin saberlo. Sinceramente, me estresa enormemente tener la casa llena de cosas que no utilizo, se puede vivir con tan poco… para mí un ambiente despejado, espacios amplios me relajan, me hacen sentir mejor y eso hace que mi creatividad, mis ganas de trabajar aumenten, ya que el desorden y las aglomeraciones de cosas me restan energía. Así que estoy de acuerdo con que una mesa atiborrada de papeles despierta tu creatividad, pero cuando el resto de la “casa” está ordenada.

  • Eva

    Hola Nieves!

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Una casa desordenada resta muchísima energía. La verdad es que me gustaría ver fotos del resto de las casas de todos los ejemplos que he puesto en el post. En muchos de esos casos, es tal el punto de caos que ha alcanzado, que sinceramente me cuesta pensar que no se ha extendido a otras áreas. ¡Es un tema muy interesante el que has propuesto Nieves!

  • Eva

    ¡Hola Belén! No encontré de mujeres y habría sido muy interesante ver ejemplos (aunque con ver nuestras mesas de trabajo seguro que ya tenemos mil y un ideas, jajaja). ¡Con los niños ya es tooodo un reto cada día!

    Me gusta mucho tu frase: “estás inmersa en el proceso creativo X y eres tolerante con su desorden”. Justo ahí podría estar la clave: “eres tolerante”, siempre teniendo mucho cuidado de que la cosa no se desmadre y el caos acabe extendiéndose. ¡Tema complicado para muchos! (y me incluyo entre ellos)

    Un abrazo!

  • Eva

    ¡Hola Blanca!

    Ay, voy a tener que ponerme en serio ya a practicar un poco de minimalismo. En mi caso siento un poco de controversia y emociones enfrentadas, porque aún siendo cierto que me siento más en paz y centrada cuando tengo mi zona de trabajo recogida, si está demasiado minimalista y con todo, todo en su sitio, mi creatividad cae en picado. Lo que mejor me funciona es mantener una especie de equilibrio caos/orden (algo complicado de llevar a la práctica eso sí).

    Y estoy totalmente de acuerdo contigo en la frase de “menos es más”. ¡Me lleva ayudando un montón los últimos años! y el minimalismo para el resto de zonas de la casa es perfecto (a las multiapasionadas nos ayuda un montón a mantener la mente centrada).

    Un abrazo enorme y gracias por lo del embarazo!
    Eva