Imprevisto, se dice que es todo hecho o situación no prevista.

De eso en parte quiero hablarte hoy, de como dan un giro a todos los acontecimientos y a todos tus planes. A veces son pequeñas cosas y otras dejan todo tu mundo patas arriba.

Hace semanas que debería haber escrito y publicado este post. Lo tenía planificado en mi agenda y en mi calendario editorial desde hace tiempo. Pero un pequeño contratiempo ha hecho que haya tenido que paralizar todo durante unos cuantos días.

Una pequeña “tontería”, como que se me cayese el portátil al suelo, hizo que mi disco duro se fuera al garete. Y con él, el portátil entero y todos mis datos. Por suerte hacía tiempo que el ordenador me iba muy lento y hacía copias de seguridad de un montón de cosas desde semanas antes. Aún así, he perdido un montón de información que quedará en el olvido para siempre en mi memoria. Una milésima de segundo, todo por ir con prisas a hacer una cosa, ha hecho que mi mundo quedara patas arriba y paralizado durante un par de semanas.

(Si hace mil años que no haces copia de seguridad de tu ordenador, no lo pospongas y pospongas ¡que nunca se sabe!)

La moraleja de mi historia es que no puedes esperar que todo vaya perfecto siempre. Casi te diría que en el 90% de las veces habrá algo que te va a hacer retrasar un poco o posponer para más adelante tus objetivos. El día a día es lo que tiene y lo más importante es el prisma desde el que mires ese hecho fortuito.

Soy de las que piensa que las cosas siempre ocurren por una razón, me lo habrás oído decir muchas veces. En mi caso, esa parálisis me hizo concentrarme en otro proyecto que tenía entre manos y del que sé a ciencia cierta, que si no se me hubiera fastidiado el ordenador no habría terminado. Así que intento mirarlo por el lado positivo.

En tu caso quizás te sirva para darte cuenta de:

  • que estás olvidando dedicarte tiempo a ti misma o a otras personas,
  • que tu proyecto no está yendo por el camino correcto,
  • que dejas siempre todo para las fechas límite y al final eso pasa factura,
  • que deberías relajarte un poco y aprender a disfrutar de la vida,
  • que no te habías parado a pensar en los imprevistos antes de ponerte a ello,
  • etc.

Hay mil reflexiones que puedes hacer tras cada piedra con la que te tropieces por tu camino. Y lo importante es que siempre puedes sacar una lección de ella.

Por todo ello, hoy quería dedicar el post a todos esos planes que no salen como esperabas. Y a esa sensación que ello trae consigo.

Durante las últimas semanas hemos estado hablando de esa sensación de sentirte perdida, de no tener muy claro lo que quieres. O sí, pero hoy es una cosa y mañana otra. De que todo el mundo te diga: “Tienes que centrarte“. También hemos estado hablando de la vorágine de sensaciones y la montaña rusa que supone todo esto. De los pensamientos negativos que te están saboteando, de los miedos que se esconden detrás, de cómo gestionas tu diálogo interior.

Hoy toca hablar de la otra cara de la moneda. De esa sensación que queda cuando luchas y luchas por algo y parece que nunca llega. De dudar si vale la pena para algo, si estás perdiendo el tiempo o todo tiene un sentido y un fin que todavía desconoces.

Este tema es duro y puede hacer que en un arrebato de desesperación lo des todo y se te ocurra la solución más original a ese bloqueo o problema que te impide avanzar, o todo lo contrario. Que tires la toalla y dejes de luchar por tus sueños y tus objetivos.

Normalmente cuando esto último ocurre se debe a varios factores:

  • O no tienes la suficiente confianza en ti misma como para darte cuenta que todo este esfuerzo valdrá la pena. Te machacas a ti misma haciéndote creer que eres una fracasada, que no vales para eso, que mejor dedicarte a algo más seguro y a lo que hace todo el mundo, que siempre dejas las cosas a medias.
  • O tienes a alguien a tu alrededor que te está haciendo creer todo lo anterior, que te dice que ya vale de perder el tiempo en tonterías, que dejes de dedicarte a tus hobbies y que comiences a centrarte un poco.
  • O eres demasiado perfeccionista y no terminas de llevar ninguno de tus proyectos a fin porque nunca terminan de estar del todo perfectos.
  • O todo lo contrario, tienes tanto miedo al éxito o miedo al fracaso, que prefieres dejar las cosas a mitad antes que exponerte a cualquiera de estas dos situaciones (incluso inconscientemente).
  • O simplemente ese proyecto lo has alargado tanto en el tiempo que ya no está alineado con tus sueños actuales y no tiene ningún sentido seguir perdiendo tiempo en él (por mucho que duela aceptarlo y pasar a otra cosa).

Muchas de estas causas se deben a una falta de confianza en una misma y en lo que se hace. Esta confianza es algo que se va ganando con el tiempo y que se va adquiriendo con cada logro y con cada obstáculo vencido. Por tanto, tirar la toalla no suele llevar consigo una mejoría en tu estado de ánimo. Todo lo contrario, va a hacer ese pepito grillo interior que te dice que no puedes lograr nada de lo que te propongas. Excepto en el último caso, en el que puedes verlo como un fracaso absoluto en el momento presente pero se convertirá en un logro en el futuro (los estudios demuestran que en nuestro lecho de muerte tan sólo nos arrepentimos de las decisiones no tomadas).

A veces nuestro pepito grillo no es interior, si no exterior. Y la moraleja que debes sacar de esta encrucijada a la que te enfrenta el destino es que debes comenzar a expresar tus propios sentimientos, tus propias opiniones, comenzar a decir no a los demás y alejarte de todos aquellos que te hacen más mal que bien.

Muchas veces ese mal es involuntario. El que tú estés saliendo de tu zona de confort hace sentir a los demás incómodos porque les estás obligando en cierta manera a romper su propia estabilidad. Y se produce un período de tensión tras el que serás capaz de ver si estás personas te acompañarán en tu nuevo camino o no.

Y volviendo al tema del que te hablaba antes. ¿Qué pasa cuándo te habrías propuesto haber conseguido algo para una fecha concreta y llega el momento y ves que esos planes todavía quedan muy lejos?

  1. Lo primero de todo, ser consciente de que los planes es lo que tienen. Los imprevistos y esos giros del camino que te van alejando unos días y acercando otros, casi sin que te des cuenta, a tus objetivos. El éxito llega cuando menos te lo esperas, no tienes una bolita de cristal que te diga cuándo lo vas a lograr (y cómo), así que céntrate en disfrutar del camino y ya llegará.
  2. Por ello es importante que no te pongas una fecha límite para conseguirlo. No hagas como muchas personas que dicen: “Voy a abrir una tienda y si en un año veo que no ha funcionado, la cerraré”. Hay que ser paciente. Los planes que tienen éxito requieren de un período de acierto, error y aprendizaje previo. Esto ocurre en el 100% de los casos. Unas veces este período será de un mes, otras de 10 años, pero a nadie le llueve nada del cielo. Todo requiere un esfuerzo previo.
  3. Cuando te marques un objetivo, piensa siempre en PARA QUÉ quieres conseguir ese objetivo concreto. No porqué, sino para qué, en qué te va a ayudar. Escríbelo y enmárcalo en tu oficina, agenda, salón, dormitorio o dónde estimes oportuno. Que siempre que tengas un bajón puedas acudir ahí y recordar el fin real que te llevó a elegir esa meta.
  4. Y por último, párate a pensar: ¿Estoy haciendo las cosas correctamente? Quizás simplemente se deba a un problema de planificación y gestión del tiempo, o tienes tantas ideas que necesitas parar y centrarte un poco, o no es el lugar adecuado para llevarlo a cabo, o te estás dirigiendo al público equivocado, o deberías hacer un restyling completo…

Las causas pueden ser tantas, y tan diversas, que antes de tirar la toalla te invito a que reflexiones si ese retraso se debe a algo que puedas mejorar, si debes planificar todo el proyecto a unos plazos más reales, si vale la pena buscar a alguien que te ayude o simplemente te has bloqueado y el cuerpo (y tu mente) te están pidiendo a gritos unas vacaciones y enfoque nuevo.

Creas o no, todo tiene solución.

Seguramente llevas tiempo dándole vueltas a una (o varias) ideas. Algo en tu interior te pide a gritos un cambio… incluso todo el mundo a tu alrededor te dice continuamente: “Tienes que centrarte”. Sabes que hay algo que no funciona y no sabes muy bien por dónde empezar ese cambio que tanto anhelas. Estoy convencida de que, inconscientemente, llevas un tiempo boicoteándote. A ti, a tus ideas y a tus sueños.

Hoy te traigo a una coach a la que aprecio mucho: BEGOÑA CARTAGENA

Begoña es experta en gestión del cambio y autoliderazgo y va a acompañarme muy pronto en el Curso: Activa tu Brújula Interior, asesorándote y ayudándote si decides elegir el camino del cambio hacia una vida que realmente te llene (¡las próximas semanas te cuento más sobre el tema!).

En el post de hoy, Begoña te va a hablar precisamente de ese factor del que te hablaba al principio:

Cómo dejar de boicotearte

Te invito a que veas el vídeo, hagas el ejercicio que allí te enseña y leas después todo lo que ha escrito pensando especialmente en ti.

(Haz click aquí si no puedes ver el vídeo)

Es posible que te encuentres en una encrucijada, con varios caminos posibles y sin saber qué decisión te conviene tomar. O quizás hay días que te levantas inspirada y con ganas de comerte el mundo y, en cambio, hay otros en los que no le encuentras sentido a lo que haces y todo te parece una montaña.

Cualquiera de estos escenarios es normal. Ya que por el hecho de ser seres emocionales, vivimos muchísimas emociones y pensamientos a lo largo del día y eso es lo que nos hace reaccionar de una manera u otra.

En primer lugar te invito a tomar conciencia de cómo son tus pensamientos, qué es aquello que piensas de forma habitual. ¿Qué sueles decirte sobre ti, sobre el mundo, y sobre tus proyectos?

¿Son positivos? En el sentido que te sientes capaz de tirar de tus proyectos adelante, te sientes motivada, visualizas y tienes claro hacia dónde vas.

O por el contrario, ¿tienes pensamientos negativos? Dudas sobre tu propia capacidad para tirar adelante los proyectos en los que te encuentras, dudas de ti misma, sientes que no tienes los suficientes conocimientos, o que te faltan recursos o incluso financiación….

Sea como sea, es posible que te estés saboteando a ti misma.

Tu propia manera de pensar te está boicoteando, por lo que el principal obstáculo que te impide conseguir lo que quieres eres tú misma.

No es el entorno, ni la situación económica o cualquier persona de tu alrededor (aunque también pueda influir), sino que es tu propio auto-concepto quién te aleja de tus propios objetivos.

Es fácil culpar a los demás y encontrar excusas o justificaciones en las que apoyarnos, cuando en el fondo lo que hacemos es enmascarar que no tenemos el valor de perseguir nuestros sueños.

Si te resulta familiar la situación de tener dentro de tu cabeza una lucha interna, como si hablara un ángel o un demonio, o alguien fuerte y alguien débil a la vez…. Es momento de poder escuchar a estas distintas voces.

Necesitas comprender de dónde vienen, qué te están diciendo, qué miedos se esconden detrás, y qué les da fuerza a cada una de ellas.

Lo normal es que cuando te sientes inspirada y con ganas, estés conectada con tu sueño, con tus fortalezas, con aquella parte de motivación que quiere conseguir algo mayor a lo actual.

Y por el contrario, en las ocasiones en que dudas, seguramente habrás conectado con tu saboteador, aquella parte que valora lo conocido, que tiene miedo a la incertidumbre y a todo lo que puede venir (y que sueles verlo en negativo). Y lo que quiere esta parte de ti es cuidarte y protegerte.

Una vez tengas identificadas estas dos voces (a veces tan contradictorias), es el momento de dialogar con ellas y acordar una alianza.

Una manera de poder hacerlo es: Cuando escuches o te vengan ideas del tipo “no puedo”, “ahora no es el momento…” o cualquier otro mensaje que te desempodera di: “BASTA. Ahora pensar así no me conviene” e inicias un diálogo para que acalle esta parte de ti que alimenta al saboteador.

Gestionar tu diálogo interno es lo que te llevará a convertirte en la persona que quieres ser y tener éxito en lo que te propongas.

Según lo que te digas, vas a poder verte como una ganadora o una perdedora. El 100% de ello está dentro de tu cabeza y tienes la oportunidad de gestionarlo para hacer aflorar a la persona triunfadora, a la que es capaz de creer en sí misma y dar pasos hacia lo que quiere. Aunque en estos momentos no esté del todo definido.

¿Qué me dices? ¿Quién quieres ser? Todo el poder está en ti.

Hace unos pocos años la frase que más escuchaba a mi alrededor era: “Eva, tienes que centrarte”. Esa frase que tanto odiaba y que tan mal me hacía sentir.

Cada vez que alguien me la decía, pensaba: “Ya estamos otra vez con lo mismo. Si fuera tan fácil, ¿no lo habría hecho ya?… ¡Y eso cómo se hace!”.

Muchas veces no hacía falta ni que alguien dijera la frase. La podía leer en sus ojos cuando me preguntaban “en qué andaba metida ahora” y les hablaba de mi última pasión y todas las ideas que tenía para ese nuevo proyecto que tanto me ilusionaba en ese momento.

¿No te ha pasado alguna vez?

Tengo una amiga a la que no veía muy a menudo. Cada vez que hablábamos, me encontraba apasionada con algo nuevo y claro, imagino que no tiene que ser fácil de entender para un especialista nuestra forma de ser multiapasionada. Por aquel entonces yo tampoco tenía ni idea de lo que significaba ser multiapasionado (ni siquiera había escuchado nunca esa palabra), por lo que no podía darme cuenta que lo que me pasaba era algo totalmente normal y ligado a nuestra naturaleza inquieta y ávida de aprender.

Todo lo contrario. Me sentía mal, creía que algo no estaba funcionando del todo correcto en mi cabeza. Desde luego, mi actitud no era “lo normal” y lo que se esperaba de alguien (como yo). Dormía muy mal por las noches pensando qué podría hacer para cambiar las cosas, para no estar saltando de un proyecto a otro, qué podría hacer para centrarme y convertirme en una persona “normal”.

¿Por qué para otros es tan fácil y sin embargo para mí no? Todo el mundo encontraba su trabajo “ideal” a la primera, no se planteaban cambiar a algo mejor o buscar un trabajo que les hiciera sentir satisfechos. “El trabajo es trabajo”, les oía decir a algunos. Pero, en mi interior una rabia/inquietud que no se podía contener me llevaba a querer siempre algo mejor, algo que finalmente me hiciera feliz.

Me ilusionaba muchísimo con cada trabajo, me implicaba al máximo. Incluso hacía un montón de horas extras con mucho gusto, sin exigir nada a cambio. Encantada de la vida, vamos. Esa pasión y esa visión amplia de la que disponemos los multiapasionados, raro es el caso que se ve agradecida y valorada. Es más, muchas veces tenemos esa necesidad de estar siempre a disposición de los demás, de ayudarles, de mostrarles de todo lo que somos capaces (sin recibir nada a cambio). Porque desde luego, rara es la vez que se recibe algo a cambio.

Esa euforia inicial por ese nuevo trabajo, desaparecía lenta (o rápida)-mente al igual que pasaba con mis pasiones. Plof, de un plumazo, llegaba ese sentimiento de aburrimiento y de querer buscar otra cosa donde fuese feliz. La magia inicial había desaparecido y tras ella había llegado la realidad, había puesto los pies en el suelo y me decía una y otra vez: “¿Pero qué pinto yo aquí? ¿Me imagino haciendo esto el resto de mi vida?” ¡Por supuesto que no!

Y el bucle volvía a empezar: Buscar nuevo trabajo, estudiar algo nuevo, conseguirlo, ilusionarme, la magia desaparece…

Visto desde fuera, para alguien que se limita a ir a dónde sea, hacer sus 8 horas, recibir su paga a final de mes y pasarse el día hablando del trabajo de mierda que tiene, pues es difícil que llegue a entender como alguien puede estar luchando por conseguir un trabajo y un estilo de vida que realmente le haga feliz y vaya saltando de un trabajo a otro sin parar. Lo ven como algo reservado para unos pocos y tampoco se molestan en mover un dedo por mejorar su situación. Es normal que piense que los multiapasionados “tenemos que centrarnos”.

Para un multiapasionado, que se siente perdido en la vida y no sabe por dónde tirar, que se deja arrastrar por la energía y furia de todas sus pasiones (porque todavía no sabe cómo manejarlas), es normal que se sienta frustrado por haber invertido tanto tiempo, dinero y esfuerzo en algo y de pronto, sentirse atraído por otra área o tema de interés que nada tiene que ver con el anterior (y el anterior, y el anterior, y el anterior).

Si te encuentras en esta situación, estoy convencida de que esa ansiedad no te deja dormir tranquila. Puede que hayas llegado a un punto en el que llegues a sentir que eres una inmadura, que nada de lo que haces es relevante y que ha llegado el momento de crecer y centrarte en una sola cosa.

He estado durante mucho tiempo en la horma de tu zapato. He pasado por toda esa vorágine de sentimientos, he caído en un pozo del que pensaba que no iba a saber salir y me he pasado media vida de adulto soñando por conseguir esa “paz” que aparentemente todo el mundo a mi alrededor tenía.

En los últimos años he conseguido disfrutar de mis pasiones sin volver a sentirme perdida. He aprendido lo maravilloso que es ser multiapasionada. ¡Que no estoy sola ni soy ningún bicho raro! Que se puede luchar por tus sueños. Que cualquier persona multiapasionada puede centrar sus ideas y puede combinar sus pasiones para lograr ese estilo de vida que tanto tiempo su corazón llevaba pidiéndole a gritos.

Todo ese camino que he recorrido estos últimos años (y que te enseño en mi curso Activa tu Brújula Interior, por si te interesa echarle un vistazo), al principio fue algo aterrador. Atreverme a salir de mi caparazón y ser capaz de expresarle al mundo lo que de verdad quería ha valido la pena sin dudarlo. Poco a poco con el tiempo todo se ha vuelto más fácil y más natural y ahora siento que por fin he encontrado “el trabajo de mis sueños”, ese que he fabricado yo misma para poder vivir el estilo de vida que quiero, combinando mis pasiones de la mejor manera para que me ayude a conseguirlo.

Si te encuentras en la situación de la que te he hablado durante todo el post, tienes que darte cuenta que desarrollar tus pasiones y tu forma de ser tan solo puede amplificar tu impacto en el mundo y en todas las personas que te rodean, nunca disminuirlo.

No mates, escondas o encierres ese deseo de cambio que crece y crece en tu interior. Todo lo contrario, déjalo salir y deja que fluya. Súbete a su lomo, como si fuera un caballo un unicornio y aprende a disfrutar de todo aquello que te vaya enseñando por el camino.

¿Cuál es tu mayor sueño? ¿Poder combinar tu pasión por la repostería, la fotografía y el baile? ¿La agricultura ecológica, el marketing y la animación infantil? ¿La moda, los juegos de rol y tener tu propia tienda?

Cuéntamelo en tus comentarios: Cuáles son tus pasiones, qué sueños tienes, cómo estás manejando esta situación de que todo el mundo te diga que “tienes que centrarte”, cómo te sientes y qué te gustaría conseguir en el futuro.

Estoy deseando conocer tu historia.

Hoy quiero hablarte de los 7 errores de libro que cometí en mi primer intento (serio) de emprender.

Digo “serio” porque la verdad es que llevo toda la vida intentando crear negocios a partir de lo que me ha ido apasionando en cada momento. Aunque ésta fue la primera vez que pasé de los sueños y los castillos de naipes a un negocio real.

Al principio todo pintaba muy bien. Imagino que como cualquiera que comienza un negocio, me encontraba llena de energía, nervios y mucha ilusión. Todo el mundo me decía: “Eva, ¡esto es lo tuyo!”, “Te va a ir fenomenal”… y claro, yo me decía que iba a ser la bomba. Y de tanto repetírmelo, me lo creí.

Y no, no fue así para nada. Duro no, ¡¡fue durísimo!! Ya no tanto los casi dos años que estuve luchando porque mi negocio funcionase, sino por la caída que me hizo pasar uno de los peores momentos de mi vida. Dicen que cuanto más alto llegas, peor será la caída. Y no es que llegase muy lejos en mi primera aventura empresarial. Es que soñé demasiado alto y demasiado rápido. Y así me fue…

Ahora que ya han pasado varios años y lo veo con perspectiva me digo: ¡Eva, pero si era una muerte anunciada!… Pero claro, quién se va a creer que lo suyo no va a funcionar (y lo de otros sí), cuando estás metida de lleno en esa nube de mariposas que no te deja poner los pies en el suelo.

Mis ERRORES, garrafales, DE LIBRO, me han servido para que ahora mismo no me esté dando de nuevo de bruces contra un muro. No sé qué es lo que me deparará el futuro, aún me queda mucho por aprender, aunque sé que por lo menos estos fallos ya no los voy a volver a cometer.

Seguramente en algún momento de tu vida se te ha pasado por la cabeza intentar hacer de tus pasiones o tus hobbies tu profesión. Puede que incluso le estés dando vueltas ahora mismo o ya te hayas lanzado a la piscina. ¡Fenomenal!

Y como ya sabes que me gusta mucho compartir mi experiencia contigo por si te puede ser de utilidad, te voy a contar cuáles fueron mis errores para que no los cometas tú (o por lo menos para que puedas estar alerta para evitarlos).

ERROR DE EMPRENDEDOR (multiapasionado) Nº 1: ESCOGER UNA SOLA DE SUS PASIONES

Precisamente el mayor consejo que te puedo dar como multiapasionada es que no escojas una sola de entre todas tus pasiones para comenzar un negocio. No debes hacerlo. Sólo terminarás quemándote, aborreciendo esa antigua pasión y deseando salir de esa situación lo más rápidamente posible. Lo que además seguramente te provocará un bloqueo creativo bastante importante que puede afectar a tu ánimo y a tu energía y ganas para emprender algo nuevo.

La clave en un negocio multiapasionado es lograr encontrar el nexo de unión de todas tus pasiones. Sólo así podrás disfrutar de tu trabajo, ofrecer tu mayor potencial y desarrollarlo y evolucionarlo hasta límites insospechados. ¿Por qué? Porque la unión de todas tus pasiones puede lograr un flujo creativo como nunca antes habías sentido. Una pasión se apoya en otra, y todas te ayudan a crear nuevas ideas que harán crecer y evolucionar tu negocio de manera única a cualquier otro proyecto creativo del sector.

Y claro, aquí está la gran pregunta: ¿cómo encontrar el nexo de unión de todas tus pasiones?

Hablé sobre ello hace tiempo en el blog (ver post aquí), aunque te cuento que la persona que más me ayudó a conseguir esto fue Emilie, del blog Puttylike.com (una de las primeras blogger del mundo que escribió sobre los multiapasionados). En su ebook Renaissance Business tiene un ejercicio muy bueno para encontrar este nexo de unión a nuestras pasiones que puedas trasladar luego a tu propio negocio.

ERROR DE EMPRENDEDOR Nº 2: DEJARSE LLEVAR POR EL DÍA A DÍA

No establecí ningún plan de trabajo, de marketing o de contenidos para el blog. Me dejaba llevar por el día a día, por lo que se me iba ocurriendo o me iba apasionando en ese momento.

Eso (unido a otros errores que ahora te contaré), me llevó a no tener nada definido el rumbo y objetivo de mi negocio.

Sinceramente, creo que este fue uno de los principales errores (sino el que más). No sentarme a hablar conmigo misma, marcarme objetivos y luchar por conseguirlos. TODO negocio o proyecto que no cuenta con una planificación y unos objetivos claros detrás está abocado al fracaso. Por mucho que luches y luches sin descanso. Es así.

Realmente te habrás convertido más en una persona “apagafuegos” que en una emprendedora o empresaria de éxito. Aunque desde fuera pueda darte la sensación que estás trabajando muchísimo, en el fondo sabes que algo no va bien (y seguro que los números acompañan y no terminan de ser lo que esperabas). Puede que vayas “sobreviviendo” pero desde luego no esperes crecer porque no lo vas a conseguir.

Por fortuna, este error tiene muy fácil solución: Sentarte contigo (o con el resto de personas de tu equipo) y marcaros unos objetivos y unas obligaciones para cada uno de manera clara. Puedes echarle un vistazo a mis trucos y recursos gratuitos de Gestión del Tiempo (te invito también a mis cursos) para que veas cómo trabajo yo en mi proyecto y cómo puedes hacerlo tú para conseguir ser lo más eficiente posible.

ERROR DE EMPRENDEDOR Nº 3: QUERER LLEGAR A TODOS LOS PÚBLICOS

Cuando comencé con mi anterior negocio ofrecía toda clase de servicios (todo lo que se podía ofrecer en el sector diría yo) y no tenía muy claro el tipo de cliente con el que quería trabajar.

Conforme me fueron contratando sí que tuve más claro el perfil de cliente o el tipo de trabajo que quería hacer, pero por aquel entonces ya estaba bastante quemada por los bloqueos que me habían ocasionado no haber definido esto desde el principio.

Con Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos decidí que no iba a cometer este fallo. Tenía una ligera idea de lo que quería hacer y hasta que no tuve claro mi público objetivo no comencé el blog. Estoy muy contenta con los resultados hasta ahora, así que creo que ha sido la mejor decisión que pude tomar.

ERROR DE EMPRENDEDOR Nº 4: PASAR DEMASIADO TIEMPO INSPIRÁNDOSE Y SOÑANDO

Otro de los errores que cometí es que pasaba demasiado tiempo buscando inspiración y soñando con lo que iba a hacer, en vez de sentarme en serio y escribir y planificar cómo lo iba a hacer. Por eso lo que te comentaba al principio. La caída desde el mundo imaginario de éxito que había montado en mi cabeza fue grande, muuy grande.

La solución aquí es fácil: menos pensar y más hacer. Para encontrar tiempo para hacer, hay que organizarse muy bien y, seguramente, cambiar o adquirir hábitos y una nueva metodología de trabajo, lo que te comentaba antes.

ERROR DE EMPRENDEDOR Nº 5: SENTIRSE MINÚSCULA ANTE LOS GRANDES

Un error que intento no repetir ahora es el sentirme minúscula cuando encuentro algún blog o web que está realizando lo mismo que yo (o lo mismo que yo tenía en la cabeza hacer) y que está consiguiendo resultados muy buenos. Aquí creo que hay varias posibles soluciones o formas de combatir esta sensación:

  • Por un lado, entender que en un mundo tan globalizado es muy complicado no encontrar a otra persona que haya tenido la misma idea que tú.
  • Si es algo que llevabas tiempo queriendo hacer, puede servirte de combustible para poner en marcha la maquinaria de una vez por todas y dejar de posponer todos tus sueños.
  • Si es algo novedoso, aquí suele ser importante ser el primero pero no por eso quiere decir que vayas a dejar de intentarlo. Puedes estudiar de los errores del otro y ofrecer una versión mejorada.
  • Y, lo más importante, hay que hacer las cosas a nuestra manera, mostrando nuestra esencia. Sin duda esa es la clave de que a otros le funcione algo y a ti no. Porque ellos están aportando algo y tú estás intentando simularlo. Y esto está claro, que no funciona.

ERROR DE EMPRENDEDOR Nº 6: ACEPTAR TODOS LOS PROYECTOS QUE TE PROPONEN

Otro de los puntos que más nos puede afectar a nivel profesional a los multiapasionados es que tenemos dificultades para decir que no y solemos aceptar casi todos los proyectos que nos proponen. Por mucho que un proyecto o propuesta nos parezca lo más maravilloso del mundo, tenemos que ser conscientes:

  • Por un lado del tiempo del que disponemos,
  • Si vamos a poder ser capaces de realizarlo y hacerlo bien,
  • Si es algo que nos va a beneficiar
  • O si por el contrario no se trata más que de un ladrón del tiempo.

Tener tantas pasiones puede perjudicarnos en el sentido que aceptamos hacer algo porque simplemente nos gusta. Hay que aprender a delegar, a mirar por la rentabilidad de nuestro negocio y a darse cuenta que para crecer necesitas dedicar un tiempo a desarrollar tus nuevos objetivos y sueños empresariales (no los de los demás).

ERROR DE EMPRENDEDOR Nº 7: LANZARTE A LA PISCINA SIN FORMACIÓN NI UNA BUENA BASE

Y por último, no hay nada más importante que comenzar tu negocio sobre una buena base. Tampoco hay que paralizarse porque no sabes de todo (impuestos, facturas, marketing, redes sociales, negociar con proveedores, leyes, gestión del tiempo, marca, diseño gráfico, comunicación…).

Sí, temas de los que aprender hay muchísimos, ¡casi todos los que quieras buscar! Y, aunque no es necesario ser una experta en todos ellos, sí que conviene que por lo menos lo básico lo aprendas para que los cimientos de tu negocio sean fuertes y puedas concentrarte en trabajar por crecer y evolucionar y no en estar parando cada dos por tres porque “piensas” que para avanzar es imprescindible que aprendas sobre este tema y este otro.

Dos de las lecciones más importantes que he aprendido los últimos meses son éstas:

  1. Es mejor viajar acompañada que sola. No hay nada más bonito y que te hace crecer más que poder compartir tu experiencia, triunfos, dudas y fallos con otros emprendedores que están recorriendo el mismo camino que tú.
  2. Hay que aprender a delegar. Que nos gusta mucho el DIY lo sabemos, pero no hay nada mejor que sentirte segura porque un profesional se está encargando de esas partes de tu negocio en las que no eres (ni debes ser) una experta. Si tu negocio va bien, llega un momento además en que este punto se vuelve imprescindible para poder seguir creciendo.

La unión de todos estos aspectos hará que la base de tu negocio sea fuerte y por ello es tan importante dedicar un tiempo a crearla antes de lanzarte a la piscina, por muchas ganas que tengas de empezar.

Puedes dedicar un tiempo a encontrar personas que te ayuden a no perder el tiempo y a ir directa al grano. Los famosos mentores. A mí en mis comienzos me ayudó muchísimo Elia Fibla (que seguramente conocerás de SuperYuppies). Ella es experta en ayudar a emprendedores que intentan transformar sus hobbies y sus pasiones en negocios craft. Ha creado un curso online: Business Craft (que por cierto, ¡cierra sus puertas el próximo día 7 de febrero!) en el que te explica (junto a un montón de emprendedores que han triunfado) las bases de todo lo que necesitas saber para comenzar tu propio negocio (¡ya lo hubiera querido tener yo en su día!).

Lo que te comentaba. A mí Elia me ayudó muchísimo en su día cuando empecé, por ello hablé con ella y le pregunté si podía aportar mi pequeño granito de arena y darle unos regalos extras a todas mis lectoras que se apuntaran al curso. Le pareció una idea fantástica, así que te cuento que si te apuntas al curso de Business Craft de Elia ¡te voy a regalar mis dos cursos de gestión del tiempo!

Activa tu Brújula Interior

y el curso para Aprender a sacarle el máximo provecho a tu Agenda

(los dos valorados ¡en 65,89€!)

Para que completes tu formación y aprendas mi método de gestión del tiempo que te ayudará a organizar todas tus ideas, a mantenerte centrada y a saber cómo planificar (y llevar a cabo) de manera fácil y efectiva todos tus objetivos.

IMPORTANTE: Para que Elia sepa que te interesan estos dos extras, tan sólo tienes que inscribirte a través de este enlace (es la única manera de que sepamos Elia y yo que te gustaría tener estos dos regalos).

(Si te apetece cotillear un poco antes de que va Business Craft, aquí tienes un acceso exclusivo al módulo 0 del curso)

Y con todos estos consejos basados en mi experiencia, espero que si estás trabajando por sacar adelante tu propio negocio multiapasionado al menos te sirvan para no atascarte en estos errores. Estoy convencida que por el camino que me queda los próximos años voy a cometer mil y un más errores, ¡pero que hay más bonito que aprender de ellos, levantarte y continuar luchando por tus sueños!

Me encantaría conocer tu experiencia: ¿Has decidido emprender tu propio negocio multiapasionado? ¿Has cometido alguno de estos errores? ¿Cuáles añadirías a la lista? ¿Qué consejo le darías a alguien que está pensando en emprender?

Hoy voy a hablarte de unos sencillos consejos que te ayudarán a estimular la creatividad aplicando algunas reglas o bases del feng shui. Pero antes de empezar, me gustaría contarte una historia y mi experiencia en este tema.

Nos situamos en la última semana del año. Toca realizar la revisión y balance de todo el año que se va (puedes leer la revisión de 2016 aquí). Llevo días sintiéndome un poco desorientada. No entiendo muy bien qué sucede.

Me cuesta concentrarme y me cuesta sentarme a planificar. Es una sensación como de mareo mental. Como si tuviese vientos huracanados dentro de mi mente que se llevan rápidamente cada idea o plan que surge. Algunas de esas ideas, casi no me da tiempo ni a tramitarlas. Tal y como aparecen, se van.

Mi despacho las últimas semanas se había convertido en la mesa del salón. Así podía trabajar un poco mientras tenía a los peques vigilados. Giro la cabeza y me paro a meditar un momento. Mirase donde mirase sólo encontraba caos: Juguetes por el suelo, la ropa de los peques encima de la mesa, papeles y facturas amontonándose al lado, la cámara de fotos esperando grabar el próximo vídeo…

No, definitivamente era imposible que yo (y cualquiera) se concentrase en un entorno como éste.

Hacía unas pocas semanas que no trabajaba en mi oficina. Comencé hartándome de ir con el portátil de aquí para allá y acabé instalándome en la mesa del salón. Poco a poco mi oficina “fue trasladándose” allí y, al mismo tiempo, mi creatividad fue disminuyendo a pasos agigantados.

He tardado varias semanas en abrir los ojos (aunque algo en mi interior me gritaba dónde estaba el problema). Intentaba mirar para otro lado, pero no, no desaparecía y por supuesto, no se arreglaba solo y por arte de magia.

Creo que para que exista orden debes asignarle a cada cosa su sitio. Lo mismo pasa con nosotras. Seguramente habrás notado que hay ciertos rincones de tu casa en los que te sientes más viva y otros a los que el cuerpo te pide acudir cuando necesitas descansar, desconectar o estar un ratito a solas contigo misma.

Hace años leí la siguiente norma, creo que era en un libro de feng shui: Nunca mezcles trabajo con descanso. El libro hacía referencia a que nunca debías poner tu mesa de trabajo en la habitación, ya que este lugar estaba destinado al descanso y ver continuamente el portátil o material de trabajo desde la cama te impedía desconectar por completo y, por tanto, descansar y recargar pilas correctamente.

Creo que la misma norma debía habérmela aplicado cuando trasladé mis cosas de trabajo a la mesa del salón. Ya no estaba rodeada de las postales tan bonitas y vuestras cartas, que tanto me animan cada día. De mi moodboard, que me recuerda a dónde va dirigido todo mi esfuerzo. De mis agendas y planning anual, que me mantienen centrada y organizada diariamente.

Al dejar atrás todo aquello y cerrar la puerta de la oficina, estaba cerrando sin darme cuenta la puerta a mi creatividad y orden mental. Todo quedaba allí dentro, olvidado, en mi pequeño refugio.

Mi principal propósito este año es encontrarle un sitio a cada cosa y continuar eliminando el caos que sigue acumulándose en los rincones de casa. Empezando, esta claro, conmigo misma. Estos primeros días del año he vuelto a abrir la puerta de la oficina y me he vuelto a trasladar allí. Estoy obligándome a dedicar cada zona de la casa a su función. Estoy aprendiendo a aprovechar al máximo la energía que cada espacio me brinda.

He comenzado a hacer limpieza y noto como, poco a poco, la energía, la creatividad y las ganas de avanzar vuelven a inundarme.

No sé si últimamente estás sintiendo lo mismo que yo he sentido las últimas semanas. Si la pereza ha inundado (o lo está haciendo) tu día a día y tu entorno. Si es tu caso, levántate y comienza a deshacerte de todo aquello que sobra antes de que la desgana te atrape por completo. Piensa en esos momentos en los que te sentías llena de energía, con mil mariposas en el estómago y llena de ganas de hacer cosas. ¿Te gustaría volver a sentirte así? Comienza por poner orden a tu alrededor.

Desde hace más de un año me guío por los consejos del método Kon Marie (puedes leer estos dos post que escribí hace tiempo sobre el método aquí y aquí). Marie Kondo es una gran defensora de que las cosas  tienen su energía, tienen su valor y también tienen su momento. Quizás esta pueda ser la parte más complicada, deshacernos de todo aquello que nos sobra (sobre todo para las multiapasionadas que acumulamos multitud de herramientas, libros y materiales de nuestras pasiones actuales y pasadas), pero es muy importante darse cuenta que para que entre un poco de aire fresco, emoción y nuevas experiencias a nuestra vida es primordial hacer hueco y agradecer, y decir adiós, a todo aquello que no nos deja avanzar (ya sean cosas materiales, personas, actividades o sentimientos).

Anna Simonet, de Anna & Co, es una gran experta en Feng Shui y filosofía Zen. Como ella comenta en su blog: “

“Menos es más” ¿Cómo conseguirlo? Buscando la paz interior y el equilibrio gracias al orden y a la armonía, para tener una casa ZEN antiestrés donde encontraremos el equilibrio.”

Ese equilibrio que llevas buscando desde hace tanto tiempo, que te está pidiendo tu mente a gritos, que te atormenta cada noche y que no te deja dormir. Sientes que te falta algo, que te sobra algo y no sabes muy bien por dónde empezar.

Comienza por liberar tu espacio y sólo así podrás liberar tu mente y comenzar a trabajar en aquello que verdaderamente te haga feliz. Empieza por aquella zona en la que te sientes más tú, en la que sientes que eres más creativa y dónde tus ideas fluyen a raudales.

Esta zona en el feng shui se denomina “Cuadrante de la Creatividad y los Hijos”. Si no sabes muy bien dónde se encuentra en tu casa, te cuento los trucos que he leído por internet y que te ayudarán a darte cuenta si debes (o no), cambiar tu espacio actual y recolocarlo todo.

Quizás no seas muy creyente de las energías y el feng shui, pero te contaré que cuando todavía vivía con mis padres tuve esta misma sensación y bloqueo tras mudarme a una zona nueva de la casa. Mis notas empeoraron y me sentía vacía y sin energía. Cayó por aquel entonces en mis manos un pequeño libro de feng shui y moví por completo todos los muebles de la habitación siguiendo los consejos del libro. Te confieso que fue como si un huracán borrase y se llevase esos sentimientos por completo y de la noche a la mañana todo mejoró de manera increíble. Fue una sensación muy importante y sorprendente y que nunca olvidaré. Por ello, te recomiendo que lo intentes para que puedas disfrutar de este proceso de cambio.

CONSEJOS PARA ESTIMULAR LA CREATIVIDAD, SEGÚN EL FENG SHUI

Y siguiendo con el post, estos son los consejos que he encontrado para estimular la creatividad según el feng shui:

  • Si tomas la entrada principal de casa como referencia, el cuadrante de la creatividad debe quedar en la zona central del lado derecho de tu casa.
  • El lugar debe estar bien iluminado y, para bien, ser espacioso.
  • Tu mesa o zona de trabajo colocalá de manera que no tapes la luz natural al ponerte a trabajar.
  • Si eres diestra, la luz deberá venir desde la izquierda. Al revés si eres zurda, pero nunca debe quedar frente a ti o detrás de ti.
  • El mejor color para las paredes u objetos de esta zona es el blanco o tonos pastel claro.
  • Coloca en la zona obras de arte u objetivos creativos, elementos metálicos, rocas o piedras (con formas raras mejor) u objetos con forma circular u ovalada.
  • Coloca también láminas con citas que hagan alusión a la alegría y creatividad.
  • Deshazte de todo aquello que no te guste o no te haga sentir bien.
  • La estancia, mejor ordenada y libre de objetos innecesarios.

Ya ves que las pautas son muy sencillas y estoy convencida que pueden suponer un cambio total en tu día a día.

Yo me encuentro inmersa en este proceso de cambio y puesta a punto para todo lo que está por llegar. ¿Te apuntas a este proceso de decir adiós al caos conmigo, de avanzar hacia tus objetivos? ¿Qué te parece esto del feng shui? ¿Lo aplicas desde hace tiempo? ¿Qué cambios has notado desde que empezaste a aplicarlo?

Cuéntamelo en los comentarios, me encantará conocer tu experiencia.

Ha llegado el momento de hacer balance de todo el año, repasar todo lo conseguido, los no-logros y meditar sobre cómo me gustaría que fuesen los próximos meses.

Me parece increíble lo rápido que se me ha pasado este año. No sé quién me dijo hace bastante tiempo, que una vez que tienes peques (y que cumples los 30), es como si tu vida cogiera carrerilla y comienzas a viajar a la velocidad de la luz. Así me he sentido este año, como en un coche de fórmula 1. ¿Te ha pasado lo mismo?

Como todos los años, el balance que voy a realizar hoy de 2016 va a ser un balance positivo. Es decir, nada de centrarse en los objetivos no cumplidos o en aquellas promesas y sueños que no has podido realizar. En vez de ello, mi consejo es que te centres en todo aquello (grande y super pequeñito) que hayas logrado los últimos meses. ¡Qué seguro hay mucho más de lo que te imaginas!

Comienza repasando mentalmente cada uno de los meses del año. Concéntrate en todo aquello que te dio una alegría, aquello que te hizo crecer como persona, eso que aprendiste, lo que hiciste (y nunca pensaste que podrías hacer). Cualquier cosa es válida. Desde haber estado tres meses madrugando hasta haber sacado adelante ese proyecto en el que llevabas trabajando tanto tiempo. Lo pequeño y lo grande tiene que estar presente en tu Lista de Logros del año. Da igual si después de madrugar tres meses te has pegado 9 remoloneando. ¡Conseguiste madrugar sin chistar durante 90 días! Así que, este tipo de logros no pueden faltar en tu lista.

Algo que me he propuesto para el nuevo año es llevar un Diario de Logros. Así cuando llegue el próximo año tan sólo tendré que acudir a él y repasar todo lo escrito. Y no sólo cuándo toque hacer balance del año, si no en cualquier momento en los que me dé la sensación que no estoy avanzando (nada mejor que revisar lo conseguido las últimas semanas para darte cuenta que ese fantasma sólo está en tu cabeza).

Y ahora sí (no me enrollo más), mi balance de los últimos doce meses:

LISTA DE LO QUE SÍ HE CONSEGUIDO EN 2016

  • No he dejado de avanzar: He aprendido a aprovechar cada hueco que me han dejado los peques para trabajar en mis planes. He avanzado más despacio de lo que hubiera querido pero no puedo quejarme porque mi sensación es de no haber parado ni un segundo.
  • He aprendido a descansar y disfrutar de la familia: Esto ha sido una gran lección de este 2016 y que he tenido que aprender precisamente a raíz del primer logro. Llegó un momento en que me dí cuenta que tenía que bajar el ritmo. Me considero una adicta total al trabajo (disfruto como una enana) y ello me lleva muchas veces a marcarme unos plazos que me han agotado mental y físicamente. Por ello, uno de mis grandes logros de este año ha sido aprender a desconectar y darme cuenta de que si no puede estar para mañana, pues no puede estar. Que si este mes no he podido publicar más de un post, pues no se ha podido. Y que debo dejar de sentirme culpable por ello.
  • Rutinas, rutinas, rutinas: Creo que es sin duda mi gran reto de 2016 y de los próximos años. Establecer unas rutinas que me permitan trabajar y estar con la familia. Trabajar desde casa tiene su lado bueno y su lado menos bueno y se hace imprescindible marcar unos horarios. Lo que he aprendido desde que tengo a los peques es que esos horarios cambian continuamente (invierno/verano, tener guardería o no, contar con ayuda o no, catarros y mil virus,…). FLEXIBILIDAD y COLCHÓN PARA IMPREVISTOS. Esas son sin dudas las claves del éxito:
    1. Ser flexible y “abrazar” los imprevistos y cambios repentinos en tus planes. Y que “no te importe” tener que rehacer mil millones de veces tu planificación semanal.
    2. Dejar siempre un colchón para imprevistos. O lo que viene a ser lo mismo: no dejar nunca las cosas para el último momento. Porque esta forma de trabajar unido a lo anterior puede ser sinónimo de fracaso absoluto.
  • Si yo soy feliz, todos los de mi alrededor también lo son: Así lo creo y así procuro vivirlo. Nada de abandonar mis planes y mis sueños por tener hijos. Si yo no soy feliz, estoy convencida de que mis peques tampoco lo serán. Así que siendo consciente de que algunas cosas tardarán un poco más en llegar, he mantenido la mirada en mis sueños y no he dejado que nadie me robe la ilusión.
  • Mi trabajo, mi negocio: Éste si que ha sido un cambio de visión ¡importantísimo! Dejar de pensar en que lo que te gusta es un hobby y en que debes regalar tu tiempo (porque te encanta pasar tiempo realizando tus pasiones) y que encima no te valoren por ello, y pasar a ver mi trabajo como un negocio que hay que rentabilizar si quiero seguir manteniendo este estilo de vida, ha sido un gran cambio que me costó muchísimo hacer. Menos mal que a principios de año tomé una de las decisiones más importantes (creo que la que más) de este 2016: Contratar una mentora que me ayudase a rentabilizar mis sueños.
  • Sacar mi primer curso on-line (Activa tu Brújula Interior): Madre mía, ¡no me podía imaginar el trabajo que hay detrás de realizar un curso online! Meses estudiando, probando técnicas y dando forma al contenido del curso. Aprender después las mil opciones y plataformas que existen para montar un curso. Programar y diseñar todo el contenido para que sea práctico, fácil de seguir y efectivo. Grabar los vídeos, redactar y diseñar los ejercicios. Preparar el lanzamiento, publicidad, seguir los resultados, aprender de los errores… Un trabajo titánico. Eso sí, ¡estoy tan feliz de haberlo conseguido! He aprendido muchísimo en este camino (y lo que me queda) y me siento tan feliz de que el feedback del curso sea tan bueno que eso me motiva a seguir trabajando por este camino.
  • Y después llegó mi segundo curso… ¡y la Academia MultiApasionada!: Y tras Activa tu Brújula Interior llegó el mini-curso de la Agenda Charuca que tanto os ha gustado (y que te avanzo voy a transformarlo para que se adapte a cualquier modelo de agenda). Y tras él, ¡la Academia MultiApasionada! Esto no lo he publicitado mucho porque es una idea a la que estoy dando forma poco a poco. ¿En que consiste? En la Academia en la que encontrarás cursos online de profesionales del orden y de las cosas bonitas, que te ayuden a que tu día a día sea más organizado y creativo. (Te invito a descubrir los cursos que hay ahora aquí).
  • He vencido mi miedo a los vídeos: Aunque sea de una manera sencilla, he aprendido muchísimo de vídeo este año. Veo los primeros que grabé, recuerdo lo tensa y avergonzada que me sentía al principio y lo comparo con ahora y me siento genial! Me queda muchíiiiiisimo por aprender, pero ha sido como una auto-terapia para ayudarme a ir perdiendo el miedo a decir lo que pienso. ¡Te lo recomiendo!
  • Abrir mi tienda online: ¡Un sueño cumplido! Tenía tantísimas ganas desde hace años de tener mi tienda online de papelería bonita, que cuando algo en mi interior me dijo hacia abril: “Eva, ha llegado el momento”, me puse manos a la obra y en julio, tras muchas horas de trabajo, conseguí abrir las puertas de la SHOP y convertir mi oficina y en el sitio con más cosas bonitas por metro cuadrado (¡lo prometo, es pura tentación!).
  • Dejar de ser la que tira siempre del carro: Este es un aprendizaje de las últimas semanas. ¿Sabes aquellas relaciones en las que tienes la sensación de que siempre eres tú la que está tirando del carro? Tú eres la que llamas, la que te preocupas por esa persona y la que haces lo posible por quedar o mantener esa amistad/relación. Pues he decidido que me he cansado de este tipo de relaciones y me he dado cuenta que ni debo sentirme culpable, ni estoy haciendo nada malo ni tiene nada que ver conmigo. Si alguien decide que no avanzar en la vida es la mejor de las opciones, lo siento mucho pero no puede convertirse en un ancla en mi vida que no me deje avanzar a mí y me impida ser feliz. Lo mismo digo para esas relaciones en las que sientes que estar un minuto con esa persona es como si te robaran toda tu energía, como si te golpearan y te dejaran hecha una mierdecilla. Está decidido. Estas personas, fuera de mi vida.
  • ¡Vivan las colaboraciones y conocer gente! Este año he conocido a muchísima gente (o casi diría a muchísimas emprendedoras) de las que he aprendido, con las que me he reído, que me han hecho sentir viva, que me han llenado de energía, que me han ayudado, con las que he colaborado, con las que tengo planes que van a ser la monda y a las que quiero seguir manteniendo en mi vida y viendo siempre que sea posible. Anna, Tania, GloriaTete, Cristina, BegoñaSami, Mar, Ysabel, Beatriz, ElisabetCharo, Flor, SilviaGemma, Xenia, May, Mina, ¡y muchas más!
  • He hecho deporte, yuhuuu! Dije que no me iba a preocupar de mi cuerpo hasta que los peques cumplieran el primer año, y aunque sólo hayan sido unas diez semanas, ¡me siento super feliz de haber mantenido el hábito durante todo ese tiempo!
  • Me he cortado la coleta y me he pintado los labios. Sí, yo que juraba como Sansón que mi fuente de fuerza era mi melenaza y que nunca me la cortaría, decidí a mitad de año hacer un cambio radical y pasarme al corte midi que tan de moda está ahora. Parece una tontería, pero lo que un cambio de imagen puede hacerte en un momento es espectacular. Si hace mucho tiempo que no te atreves a cambiar y hacer alguna locura, ésta puede ser una opción. No hay nada mejor que sentirte guapa para comenzar a ganar confianza en ti misma.
  • ¡¡No me he dejado llevar por mi curso-adicción!! O lo que viene a ser lo mismo, no me he comprado cada curso o libro que pasaba por delante de mis ojos. Mi lista de deseos en amazon crece cada mes de manera exponencial, no te voy a engañar, pero en vez de dejarme llevar por esos arrebatos que antes me hacían dejarme los cuartos en cada curso que se publicaba o cada libro que recomendaban he aprendido a meditar sobre si realmente me hace falta o no y he aprendido a dejar pasar al menos unos cuantos días antes de tomar la decisión. Sorprendentemente, la mayoría de esas euforias desaparecían pasados esos días y las que se mantenían y decidía comprar las he disfrutado como una enana. Tengo algunos libros y cursos a mitad de este año, pero he terminado otros que tenía pendientes y otros que he comenzado. ¡Así que es un gran paso!

Creo que estos son mis logros más importantes de este año. Cómo ves hay de todo, grandes y pequeños. Ahora es tu turno.

Un último consejo: Elige un momento en el que vayas a estar tranquila y sin distracciones para ponerte a cabo con esta reflexión. Y si la apuntas en un cuaderno (para poder recordarla siempre que quieras, mejor!). Si la publicas en tu blog, me encantaría leerla. ¿Te animas a compartirlo aquí conmigo?

LOS FALLOS NO-LOGROS: PORQUÉ Y CÓMO EVITARLOS

El segundo paso de este balance en positivo de tus últimos doce meses consiste en analizar tus no-logros, encontrar el motivo de porqué no los conseguiste y meditar sobre cómo podrías haberlos evitado. Es la manera más divertida de darles la vuelta y ver el lado guay de “cometer errores”. Y es que, tan sólo ellos, pueden enseñarte la manera de avanzar y convertirte en una versión mejor de ti misma.

MIS FALLOS NO-LOGROS DE 2016
  • Desorden y vuelta al caos. He pasado de conseguir mantener una casa ordenada en 2015 a tener una auténtica leonera al finalizar el 2016. Sin duda esto va a marcar una de mis palabras para 2017: ORDEN. ¿La causa? Creo que han sido dos: Primero, han entrado muchísimos objetos a mi vida (los peques + la tienda lo han revolucionado todo) y no les he encontrado un sitio. Con lo cuál, se han ido amontonando allí dónde los dejaba y, como me ha pasado toda la vida, conforme la “montaña” va descontrolándose (el desorden llama al desorden) mi pereza va en aumento. Es como una unión de dos factores que no han hecho más que robarme energía los últimos meses. Por fortuna, me voy a poner las pilas y lo he marcado como tarea prioritaria para las próximas semanas.
  • Nueva imagen. No la mía, que fue un subidón tremendo, sino de la web y el blog. Es para matarme, pero tengo un cambio de imagen esperando en la recámara ¡desde el verano! Pero es lo que hemos hablado al principio, a veces unos proyectos tienen que dejar paso a otros más prioritarios y los imprevistos se comen mucho tiempo del que puedes tener planificado. Así que me ha tocado ser muy flexible en este tema (más del que me hubiera gustado). No obstante, ya estoy trabajando en la nueva web y espero poder desvelártela muuuy pronto.
  • Blog paradete. Sí, mea culpa total. La causa: La apertura de la tienda. ¡No me imaginaba la cantidad de trabajo que hay detrás! Preparar pedidos, atender emails, planificar compras, buscar nuevas marcas, publicar en redes sociales, hacer fotos, preparar campañas… brrrrrr. Total, que entre unas cosas y otras se me ha ido por completo el tema de las manos. Así que toca reorganizar y ponerse las pilas este próximo año.
  • Comida rica, rica… pero no sana. Aquí se me ha ido un poco la mano todos estos meses. La falta de actividad unido a que he abandonado mi alimentación sana y la he cambiado por una más práctica y “de último momento”, ha supuesto que los kilos de más se hayan ido acumulando en mi tripilla, cadera y (gran) culamen. Aquí no tengo excusas, me dejo llevar por lo rico (que no siempre es lo más sano). Pero claro, que los peques comiencen a comer como nosotros y a imitar todo lo que hacemos los mayores me hace darme cuenta que debo controlar y mejorar mi alimentación.

A grandes rasgos, creo que esos han sido mis principales no-logros de los que debo aprender y trabajar por no volver a repetirlos.

Y los tuyos, ¿cuáles son? ¿Te atreves a compartirlos?

MI PALABRA PARA 2017

Este año he decidido elegir tan sólo una palabra. Pensar en más se me hacía más bien complicado y eso de elegir por elegir no va mucho conmigo. Cada vez más estoy adquiriendo la filosofía de centrarme en una sóla cosa/objetivo y cuando la consigo, pasar a la siguiente. Así que si llega un momento en que algo por dentro me dice que puedo pasar a otra palabra, la adoptaré por el camino.

Mientras tanto, mejor de una en una.

Mi palabra para 2017 es una de las que te he hablado en los no-logros y que para mí es la base fundamental de todo lo demás: ORDEN.

Sin orden mi vida es un caos, no me centro, me siento dispersa, mi creatividad no se desarrolla y me cuesta muchísimo esfuerzo concentrarme en llevar a cabo mis objetivos. Así que es fundamental que ponga orden en casa para que el desorden deje de impedirme centrar mi atención en otras opciones.

¿Ya tienes tu palabra o palabras elegidas para el próximo año?

MIS OBJETIVOS PARA 2017

Quiero seguir el hilo de mi palabra para los próximos meses y mi cuerpo y mente me dicen que necesito sencillez. Creo que el año pasado me cargué de demasiados objetivos (teniendo en cuenta que los peques tenían meses). Y este año se suma otro notición: Pasaré a tener familia numerosa en junio.

Así que me he encontrado con la siguiente tesitura: ¿Planifico mis objetivos hasta junio? ¿Cuántos me marco? Y los que me marque, ¿volverán a ser demasiados? He de confesar que me da un poco de pánico lo que pasará a partir de que nazca el nuevo miembro de la familia. Crear una rutina en mi día a día ya está siendo bastante complicado, así que tener que volver a empezar de cero me da miedo, aunque voy a verlo como un nuevo reto que seguro me ayudará a centrarme (aún más) en lo que de verdad importa y por lo que vale la pena dedicar tiempo y esfuerzo.

Después de darle muchas, muchísimas vueltas he decidido fijarme estos dos objetivos:

  1. Encontrarle un sitio a cada cosa. Se acabó el caos. Mi mente necesita mesas y estantes sin cosas, juguetes ordenados y en definitiva, orden, orden y orden. Para ello, volveré a leerme el método Kon Marie (lo cuál me encanta. Será ya la tercera vez) y lo aplicaré por completo (hasta ahora sólo había llegado hasta la parte de la ropa, la primera. Y aunque me he empapado de su filosofía todos estos años no termina de ser suficiente). Voy a reorganizar la despensa y trasteros y montar un cuarto de juegos/estudio para los peques. Me encantan las filosofías Montessori y Waldorf. Ambas implican orden, respeto por la naturaleza y creatividad y es primordial que los papis demos ejemplo para que los peques puedan empaparse de un buen ambiente que les permita desarrollarse por completo.
  2. Sacar mi programa de mentoría personalizado. Éste era uno de mis objetivos para 2016 y lo tengo planteado y empezado, pero otros proyectos me obligaron a dejarlos de lado. Así que mi objetivo es desarrollarlo, terminarlo y comenzar con él antes de que nazca el nuevo miembro.

Ya está. Nada más. Tengo muchíiisimos objetivos en mi lista de ideas y proyectos que están deseando ver la luz, pero con esos dos me voy a dar por satisfecha este año. Primero me centraré en el primero y después en el segundo. Ya no quiero estar con mil temas a la vez.

A la hora de marcarte objetivos recuerda el consejo que siempre te he dado en el blog. Por muchas ganas que tengas de hacer mil cosas (al final ya sabes que no terminas de hacer nunca ninguna), lo importante es centrarte en un máximo de 3 objetivos simultáneos. Coge una libreta, apunta todos esos objetivos y conforme vayas terminando proyectos, acudes allí y eliges el siguiente. Te centras en hacerlo y cuando lo tengas, vas a por otro.

LECTURAS RECOMENDADAS PARA ESTOS DÍAS DE REFLEXIÓN

Te recomiendo estos post antiguos en los que te he hablado de las técnicas que sigo para elegir y planificar mis objetivos:

Y si tienes ganas de aprender en detalle mi técnica para planificar y desglosar tus objetivos y para trasladar luego de manera adecuada y exitosa todos esos pasos a tu agenda, te recomiendo el mini-curso de la agenda charuca (que sirve para cualquier tipo de agenda).

Si tu caso es el contrario, no tienes nada claro qué quieres hacer, te sientes super perdida y tienes ganas de enfocarte y centrarte de una vez por todas en un tipo de vida acorde a tus ideales y pasiones, te recomiendo que le eches un vistazo a mi curso Activa tu Brújula Interior y a estos otros post:

Lo dicho antes, si vas a compartir tu balance en tu blog o quieres compartirlo conmigo y otras multiapasionadas, me encantaría que compartieras tu experiencia en la sección de comentarios.

Aprovecha este período de reflexión de los últimos y primeros días del año para realizar tu balance positivo del año que se va y comenzar el 2017 con ilusión y ganas de cambiar de vida.

¡Con todos mis deseos… FELIZ AÑO 2017!

Diciembre ya está aquí. Mes de reflexión para muchos, mes de echarse las manos a la cabeza para otros y preguntarse: ¿Cómo he podido perder un año entero de mi vida tan tontamente?

Sí, para muchas la llegada del último mes del año es sinónimo de culpabilidad por no haber sabido aprovechar ni un minuto (quieren hacerse creer) del año que está a puntito de escaparse de las manos.

Y es que la gran mayoría comienza el año prometiéndose que éste va a ser distinto, que esta vez sí voy a ir al gimnasio, o voy a aprender “x” idioma, o voy a mantener la casa limpia y ordenada o voy a viajar a la luna… ¿Estos objetivos son realistas? Bueno, soy de las que piensa que si alguien quiere algo de verdad luchará lo inimaginable y se levantará las veces que haga falta, cada vez que tropiece con algo en su camino, hasta que lo logre. Quizás tarde un mes, un año o toda una vida. Pero si de verdad quieres algo, ya hallarás la manera de conseguirlo.

Pero volviendo al mes de diciembre. Tenemos la otra cara de la moneda: Aquellas personas que abandonan sus sueños pensando que esa vida que siempre han querido no está destinada para ellas. Y caen en lo fácil: rendirse y auto-convencerse que deben aceptar la situación y la mierdi-vida que no les hace felices para convertirse (a mi modo de ver), en una oveja más del ganado que deja llevarse sin control alguno por lo que le dicte el pastor o el resto del rebaño.

¿Qué triste suena, verdad?

Si este segundo caso es el tuyo, me gustaría que leyeras este post que escribí hace un tiempo y que te ayudará a reflexionar sobre este tema.

Como estoy convencida que si eres una asidua a mi blog o has venido a parar a él es porque algo te pica por dentro que te grita: ¡Cambia!, me gustaría ayudarte con el post de hoy a darte cuenta que, aunque puedas tener la sensación de que no has sabido aprovechar este año, todavía estás a tiempo de conseguir o poner en marcha uno solo de los objetivos que te has marcado durante los últimos años. Mi objetivo: Que comiences el nuevo año llena de energía y que aproveches ese subidón por el logro conseguido para realmente cambiar lo que necesites durante los próximos meses.

Por si no se ha notado entre líneas, todo ese rollo que intentas hacerte creer de que ha sido un año perdido está solamente en tu cabeza. Es algo totalmente subjetivo y tienes que coger a ese pepito grillo malo que intenta machacarte, darle una patada y darte cuenta de todo lo que has logrado estos meses. Lo haremos juntas como los últimos años en el post de reflexión de final de año. Puedes ver los anteriores si quieres aquí y aquí.

PLAN DE RESCATE DE OBJETIVOS (PARA FINAL DE AÑO)

Pero volviendo al tema del que quería hablarte hoy: ¿Cómo terminar el año con la alegría de haber conseguido un objetivo?

Quedan tres semanas para terminar el año. Tiempo más que suficiente para poner en marcha y/o conseguir una de tus metas. ¿Pero cómo? Pues te lo voy a explicar, paso a paso, a continuación.

El método es muy sencillo y vas a poder comenzar hoy mismo. No te robará más de 20 o 30 minutos y lo que vas a conseguir bien va a merecer la pena. Así que deja a un lado la pereza, levántate de ese sillón mullidito en el que se ha acomodado tu culete y comienza a luchar por aquello que realmente te hace feliz.

¿Qué vas a necesitar?
  • Un cuaderno o un folio en blanco. Si puede ser uno bonito y que te motive, mucho mejor (en la tienda tienes un montón de opciones suuper bonitas).
  • Que nada te distraiga. ¡IMPRESCINDIBLE! Si tienes a los peques gritando de fondo, a tu pareja viendo la tele o quieres convertirte en super-woman intentando realizar este ejercicio mientras estás haciendo la comida, escuchando la radio y cotilleando el móvil, no va a funcionar. (Aprende aquí como la multi-tarea es tu peor enemigo).

Por tanto: Intenta dejar a los peques con alguien durante al menos media horita, vete a una cafetería donde poder desconectar o a ese rincón tan especial de tu casa, al parque, refúgiate en el baño. Lo que sea, pero haz que este ratito sea sólo para ti.

Y ahora que ya tienes los dos ingredientes principales, comenzamos:

PASO 1 – VACIAR TU MENTE DE OBJETIVOS

Vas a comenzar por un paso “muy sencillo” y que consiste en coger tu cuaderno y escribir:

  • Todos los objetivos, promesas, metas etc que te prometiste que ibas a hacer a principios de año.
  • Todos aquellos objetivos que te hayas ido proponiendo a lo largo del año.

Deja de sentirte culpable. Se acabó el tenerlos en la cabeza revoloteando todo el día y apareciendo en el momento más inoportuno (que suele ser cuando estás de bajón), recordándote: “y yo, ¿para cuándo?”, “¿pero no me ibas a poner en marcha para tal fecha?”.

Prométete que todo esto se acabó. A partir de ahora, cada vez que se te ocurra un nuevo objetivo acudirás a tu cuaderno, lo escribirás y lo eliminarás de tu mente. A partir de ahora sabrás que todos tus sueños están ahí guardados y que cuando toque comenzar uno nuevo, no tendrás que traumatizarte intentando pensar y elegir qué hacer. Tan sólo acudirás a tu cuaderno de objetivos y elegirás el siguiente (con el método que te voy a enseñar a continuación).

PASO 2 – CALMAR LA MENTE

Puede que te hayas asustado al ver plasmados en papel una cantidad ingente de objetivos. Seguro que de muchos ni te acordabas (por algo será, ¿no crees?).

Así que el siguiente paso es relajarte un poco y para ello he preparado una pequeña meditación guiada. Es la primera que hago, así que espero que disfrutes con ella (¡me encantaría saber qué te ha parecido!). Mi sugerencia VIP es que aproveches para poner música relajante y te tomes un baño o ducha calentita con velitas (ya que nos ponemos). Si no puedes, simplemente concéntrate en cerrar los ojos y meditar estos 5 minutos.

PASO 3 – PUNTUAR OBJETIVOS

El siguiente paso, tras haberte relajado y haber tenido tiempo para calmar la mente, es realizar una criba. Ver lo que realmente sigue significando algo para ti y lo que debes tachar y dejar ir.

¿Cómo vas a realizar esta elección? Puntuando cada uno de los objetivos en base a estos dos criterios:

  1. El nivel de miedo que te produce al pensar en realizar (y conseguir) ese objetivo.
  2. El nivel de excitación que te produce al pensar que lo vas a realizar y conseguir.

Así que vas a dibujar dos columnas al lado de los objetivos (una para miedo, otra para excitación) y vas a puntuar del 1 al 10 cada una de ellas. Siendo 1 algo que te da poco miedo o no te excita demasiado y 10 algo que te da pánico o te hace sentir ese súper hormigueo en el estómago que no te deja dormir por las noches.

PASO 4 – ELEGIR UN SÓLO OBJETIVO

Uno de los problemas que tiene la mayoría de la gente a la hora de ponerse a trabajar en sus metas es que se pone a llevar a cabo mil objetivos a la vez. Ya te adelanto que es sinónimo de fracaso absoluto. No sólo tendrás tu mente demasiado dispersa (y como multiapasionada, ¡aún MUCHO MÁS dispersa!) sino que realmente no avanzarás en ningún sentido (échale un vistazo a este post en el que te hablé sobre la solución al problema de elegir muchos objetivos).

Quiero que comiences tachando de la lista de objetivos todos aquellos en los que tu puntuación miedo/excitación es menor o igual a 5. Estos objetivos son los que ya no te dicen nada. Los que fueron importantes en su momento pero en este actual ya no están alineados con tu estilo de vida o con el que quieres conseguir.

Sólo aquello que tenga esa mezcla de miedo y de emoción al pensar en llevarlo a cabo y conseguirlo es lo que debe moverte a realizarlo, porque es lo que vale la pena realmente.

De todos aquellos objetivos que quedan, señala un máximo de tres que tengan las puntuaciones más altas en ambas columnas, de 8, 9 o 10 en las dos.

Vas a elegir uno sólo de esos tres objetivos para llevar a cabo durante las próximas tres semanas. Por si te es complicado elegir, piensa:

  • ¿Cuál es el que más mezcla de emociones te causa? ¿Aquél que más te hace vibrar y sentirte llena de energía?
  • Si son los tres más o menos igual, ¿cuál es el que piensas que te va a llevar menos tiempo conseguirlo?

Elige uno y ¡vamos a por el siguiente paso!

PASO 5 – CÓMO LLEVARLO A CABO

Llegado a este punto, dale la vuelta a tu cuaderno y escribe en una hoja en blanco y en grande ese objetivo que has elegido. Después, párate a pensar en la siguiente pregunta:

¿Cómo puedo lograrlo?

Escribe todo lo que se te ocurra y, con cada uno de esos pasos que has escrito, vuelve a preguntarte: ¿Cómo puedo lograrlo?

Repite este paso hasta que logres mini-pasitos que puedas ir llevando a cabo de una manera más sencilla. (Por supuesto, escríbelo todo en tu cuaderno, no lo pienses y dejes simplemente en tu cabeza).

Nota: Si quieres algo más de ayuda sobre el tema de cómo trazar un buen plan, échale un vistazo a mis post: 10 puntos claves de todo plan y cómo lograr tus objetivos.

PASO 6 – TRASLADAR TU PLAN A TU AGENDA

El siguiente paso es trasladar a tu agenda o planificador mensual o semanal ese plan que has trazado en el paso anterior.

Quiero que elijas un sólo mini-paso para llevar a cabo cada día. Si piensas que alguno puede llevarte más de un día, mira a ver si puedes seguir dividiéndolo en mini-pasos más pequeños haciéndote la pregunta de cómo lograrlo.

Ten en cuenta también si los fines de semana quieres descansar, si los días señalados como Navidad, Nochebuena etc quieres centrarte en la familia… Lo importante es que no pares ni que tampoco te pongas demasiadas tareas que luego te sea imposible llevar a cabo.

Recuerda: Lo importante no es llevarlo a cabo antes del 31 de diciembre (que estaría genial, pero no es el objetivo). El verdadero valor de este plan de rescate es que te pongas en marcha, salgas de la rutina y consigas una energía motivadora que te empuje a continuar logrando un objetivo tras otro los próximos meses.

PASO 7 – COMIENZA HOY

Párate a pensar, ¿hay alguno de los mini-pasos que puedas realizar hoy? Realizar este ejercicio y planificar el mes es ya un gran avance, pero seguro que sería un plus comenzar a llevar a cabo tu objetivo con una de las tareas más sencillas. Si no puedes hoy porque es muy tarde, ¡comienza mañana sin falta!

No te dejes el mini-paso a realizar cada día para lo último ni para ese momento en el que sabes que sí o sí vas a estar agotada. Si puedes llevarlo a cabo por la mañana, ¡muchísimo mejor! La energía de haber conseguido tu objetivo diario te acompañará en todo lo que hagas el resto de la jornada.

Ya no hay excusas. Aquí tienes un Plan de Rescate sencillo y fácil de hacer. Así que deja de atormentarte, sal de ese estado de hibernación en el que estás presa ahora mismo y ¡comienza a luchar hoy mismo por tus sueños!

Eliminar imprevistos puede convertirse en una tarea imposible para muchas personas que suelen dejarlo todo siempre para el último minuto. El estrés termina apoderándose de su día a día y se llega a perder por completo el control sobre la gestión del tiempo. Si es tu caso, no te pierdas las 3 técnicas que aprenderás en este post.

Según la RAE, imprevisto se define como: “no previsto”.

Yo lo definiría como cualquier hecho que ocurre sin haberlo previsto y que supone un parón (momentáneo o de mayor duración) que rompe y frena por completo tu planificación, proyecto o consecución de cualquier objetivo que te hubieras marcado.

Según mi experiencia, ¿realmente todos los imprevistos son hechos “no previstos”? Pues sinceramente, pienso que no. Seguro que en alguna que otra ocasión a lo largo de tu vida has ido sembrando “semillitas” para que algo se interpusiese en tu camino a conseguir algún objetivo.

Por ejemplo, cuándo te propones hacer una cosa para tal día. De ese día además no tiene que pasar porque llevas mucho tiempo ya posponiendo esa tarea. Sin embargo, llegado el día, comienzan a brotar imprevistos como setas a tu alrededor y, por supuesto, “te ves en la obligación” de volver a posponer esa tarea (uff, que tenías “tantas ganas” de hacer…)

TIPOS DE IMPREVISTOS

Esta claro que hay imprevistos de los que te alegras y otros que te rompen los esquemas por completo.

  • Imprevistos que te alegran el día: Aquellos que te amplían el plazo de tiempo que tenías para hacer algo o, directamente, anulan ese plan que tan poco te gustaba.
  • Imprevistos que te rompen los esquemas: Aquellos que reducen el plazo de tiempo en el que querías terminar algo, te hacen posponer o anular algo que realmente querías hacer o conseguir con todas tus ganas o te hacen volver a replantearte una situación, proyecto u objetivo que tenías muy claro.

Sobre algunos de estos hechos no previstos no tienes ningún control (como podría ser ponerte mala de repente o que se te rompa el coche o que tus amigos que se casan te pidan ayuda a última hora). Aunque estoy convencida que en el 75% de los casos esos imprevistos podrías haberlos evitado o minimizado (podría poner una cifra más alta, pero vamos a dejar a que el causante del 25% restante es al azar o el destino).

¿Y cómo?

Pues planificando correctamente.

  • ¿Reconoces esa sensación de estar estresada porque vence el plazo que te habías o te habían marcado para algo?
  • ¿Eres de las que siempre dejas todo para el último momento?
  • ¿Sueles pensar que te va a llevar hacer una tarea mucho menos tiempo del que luego te ocupa realmente?
  • ¿Te marcas un montón de quehaceres cada día y terminas moviéndolos de un día para otro porque te resulta imposible terminarlos todos?
  • Ante todo lo anterior, ¿sueles terminar enfadada, con sentimiento de ansiedad o presa del pánico?

Es posible eliminar esta sensación. Desde luego va a haber acontecimientos que van a quedar totalmente fuera de tu control (como podría ser un accidente, un desastre de la naturaleza o que quiebre wall street). Pero el 99% de los imprevistos que te alegran el día tienen detrás, sin duda, una mala planificación. También hay que tener en cuenta que no todos los imprevistos pueden deberse a cosas negativas. Muchos son experiencias bonitas, como una pequeña sorpresa que te obliga a romper por completo tu rutina o tus planes para ese día.

Todas los sentimientos de los que te hablo justo encima se deben precisamente a ello: No haber sabido gestionar tu tiempo correctamente.

Seguramente te pase como a la mayoría de las personas y te sientes más segura y feliz cuando eres capaz de controlar tu tiempo. Lograrlo no siempre es fácil, pero tan sólo son necesarias dos cosas para lograrlo: un método que te funcione y ganas de querer hacer las cosas bien.

Sin esta combinación, puedes ir haciendo pequeños apaños que te funcionen momentáneamente, aunque el final ya sabes (por experiencia) que siempre es el mismo: el caos vuelve a tu vida.

Es muy muy muy importante no abandonar el hábito de planificar tu día a día, aunque sólo puedas hacerlo una vez a la semana. Este pequeño gesto y este tiempo que vas a dedicar cada semana a sentarte a pensar en lo que tienes y quieres hacer, te va a ir ayudando poco a poco además, a tener la mente más clara y organizada y a saber cuáles son tus prioridades reales.

Cuando trabajas con un método en el que tu día a día está lleno de imprevistos, lo que estás haciendo realmente es dejarte llevar por lo que ocurre a tu alrededor y pasarte las horas apagando fuegos. Fuegos que hubieras podido controlarlos y evitarlos seguramente, si hubieras planificado correctamente todo lo que tienes que hacer.

Es por ello lo que te comentaba antes: La mayoría de los imprevistos se pueden evitar. Y además, no es sólo eso, sino que además puedes aprender de ellos para obtener el método que te ayude a que no se repita en el futuro.

¿CÓMO ELIMINAR IMPREVISTOS Y REDUCIR TU ESTRÉS?

No hay nada peor que tener unos planes y que surja algo que los rompa por completo. Cómo puede ser un atasco que te haga perder el vuelo para comenzar tus vacaciones o ir a comerte unas galletas de chocolate tan ricas y que tanto te apetecen y darte cuenta que se han acabado.

1. COLCHÓN PARA IMPREVISTOS

Para evitar esos acontecimientos que te hacen ir super justa de tiempo a todos lados o que te impiden estudiar o entregar algo a lo que te habías comprometido a tiempo, la mejor solución es programar un COLCHÓN PARA ELIMINAR IMPREVISTOS.

¿Qué es un Colchón para Imprevistos?

Es un margen extra de tiempo que asignas a todos tus proyectos y tareas para que todo aquello no previsto que pueda surgir no te haga retrasarte en el plazo de tiempo que les habías asignado.

¿Cómo calcular un colchón para imprevistos?

Con una fórmula muy sencilla: Lo primero que tienes que hacer es calcular cuánto te va a llevar una determinada tarea (pongamos por ejemplo, una hora). Tu colchón de tiempo para imprevistos siempre será la mitad del tiempo que habías calculado para esa tarea. En nuestro caso, 1/2 hora. Por tanto, a la hora de planificarla, reservarás 1 hora y media y no la hora que habías calculado inicialmente.

Más ejemplos: Si crees que una tarea te va a costar dos días, tu colchón para imprevistos sería un día y reservarías 3 en total para esa tarea. Si llegar al trabajo te cuesta media hora, lo ideal es salir al menos con 45 minutos de antelación.

¿ves qué sencillo?

Para las que vais siempre con el tiempo super justo, comenzar a aplicar esta regla es un cambio total para todo (doy fé que lo he sufrido toda mi vida).

La otra solución es la que hablábamos:

2. PLANIFICAR CON ANTELACIÓN

Esto lo harías para el caso, por ejemplo, de no querer quedarte sin tus galletas favoritas. O que llegase un día y tuvieras una reunión que has olvidado por completo porque no la habías apuntado.

¿Cómo solucionarla? Pues tan simple como teniendo una agenda al menos con vista mensual, en la que poder apuntar con antelación todo este tipo de eventos o plazos máximos a los que te comprometes.

De nada sirve apuntarlo en una agenda si luego no la revisas, así que comienza a revisar todos los domingos (una vez a la semana al menos), esta planificación básica para no volver a dormirte en los laureles nunca más.

Yo lo que hago es ponerme también una alarma en el móvil que me lo recuerde unas horas, días o minutos antes (en función de lo que quiera recordar). A mí me gusta mucho la aplicación Swipes para pequeños recordatorios o lista de la compra y CloudCal para recordar eventos, citas y plazos.

3. APRENDE A ESTABLECER TUS PRIORIDADES

Tanto a ti como al resto de los mortales hay tareas que nos dan muchísima pereza. La solución más fácil es posponerla y dejarla para el último momento cada día. Así un día tras otro, y claro. De pronto se acerca la fecha límite en la que debías tenerla terminada y… ¡horror! A hacerla deprisa y mal.

Otras veces no es que una tarea te de cierta pereza, es que no has sabido identificarla como prioritaria y ahí se va quedando olvidada en la lista de tareas pendientes hasta que toca terminarla corriendo o, directamente, prefieres darte por vencida y no la llevas a cabo nunca.

En este caso hay dos posibles soluciones:

  1. Revisar tu lista de tareas y ordenarlas en función de su prioridad (y después trasladarlas a tu agenda y planificar cuándo las vas a llevar a cabo para que no te pille el toro).
  2. O meditar si realmente es algo que merece estar en tu lista de tareas o compromisos. ¿Y esto cómo se sabe? Pues con una fórmula tan sencilla como aprendiendo a escuchar tu interior: ¿Sientes mariposas en el estómago cuando piensas en llevarla a cabo o a dónde te conducirá? ¿Te hace sudar las manos? ¿Te da miedo y mucha emoción a la vez? ¿O por el contrario no te dice ni fu ni fa? Pues si es esto último no te martirices más y elimínala de tus obligaciones.

Espero que estos consejos te ayuden a minimizar la mayor parte de tus imprevistos y que te ayuden a reflexionar sobre el tipo de acontecimientos no previstos que suelen surgir en tu día a día. ¿Estás apagando fuegos casi todo el rato? ¿Te alegras cuándo surge algo que te da más tiempo para hacer algo a lo que te habías comprometido? Si te suenan estas dos preguntas, comienza a aplicar estos métodos y comienza a convertirte en la verdadera dueña de tu vida.

¿Te ha pasado alguna vez, que te has enamorado de varias agendas y no has podido evitar comprarlas todas?

Si es tu caso, el post de hoy te encantará (dedicado a todas las agenda-adictas)

No sé qué tienen las agendas (y la papelería en general) que engancha (y mucho). Todos los años me enamoro de al menos una agenda, planner o diario. Pero el problema viene cuándo alguna casa de papelería o cosas bonitas publica otra agenda, me vuelvo a enamorar, y termino cayendo con unas cuantas más.

Hasta ahora podía controlar un poco mi “ansía” de agendas (que más bien creo que en el fondo es un deseo de tenerlo todo muy bien planificado y organizado) gracias a que, tras diseñar y fabricar la Agenda MultiApasionada, digamos que me sentía un poco culpable por comprar otras agendas (aún así todos los años caía alguna para usarla como diario).

Imagínate este año al tener la tienda de papelería y agendas bonitas. Entre las que pasan por mis manos y las que compro para testear y ver su utilidad y calidad, me he encontrado con nada menos que 6 agendas en mi escritorio. ¡Y todavía faltan por salir todas las de 2017!

Total, que después de darle muchas vueltas, he decidido escribir este post y compartir contigo algunas opciones para que puedas aprovechar al máximo esas agendas y diarios de más, que caen en tus manos todos los años.

Pero antes de nada, vamos a comenzar por el principio:

¿Qué suele sucederle a toda buena agenda-adicta?

Una buena agenda-adicta que cae rendida ante los cantos (cual sirena) de todas las agendas bonitas que pasan por delante, ha sufrido (o sufre) alguno de estos tres casos:

  • CASO 1: Empiezas a usar un poco de una agenda, otro poco de otra y al final la que usas a diario es la más fea de todas (porque es la que menos pena te da usar).
  • CASO 2: Guardas todas tus agendas en un cajón o en tu estantería, a modo de reliquia sin llegar a usar ninguna, porque no te atreves a “estropear” ninguna.
  • CASO 3 (el menos habitual): Aprendes a ser práctica y usas todas las agendas que te has comprado.

En el 99% de los casos, seguro que has terminado sufriendo los dos primeros casos. Unido además al GRAN sentimiento de culpabilidad que sientes por:

  1. Tener la sensación de haber tirado el dinero.
  2. Haber perdido otro año sin conseguir gestionar tu tiempo correctamente y sin haber conseguido tus objetivos.
  3. Y (seguramente), pensar que si te hubieras comprado “esa otra agenda” las cosas hubieran sido distintas…

Total, que todos los años te prometes que esto tiene que cambiar y no lo vas a volver a hacer… (por supuesto, en el fondo sabes que no va a ser así).

Aprovecha al máximo tus agendas (10 ideas alternativas)

Así que con este post quiero ayudarte a que aprendas a aprovechar y utilizar todas las agendas que tienes sin empezar por los cajones o estanterías de casa (y todas las que te compres nuevas este año). Échale un vistazo al vídeo o sigue leyendo.

OPCIÓN 1: Como Agenda

Pues sí, lo más obvio suele ser la opción para la que ha nacido este maravilloso objeto que tanto nos enamora a las agenda-adictas: para gestionar tu tiempo y planificar tus objetivos.

Tanto para esta opción como para las demás, hay un truco que motiva mucho a sentarte cada semana a trabajar en tu agenda. Y es decorarla.

Puede parecer una tontería, pero dedicar unos minutos (al menos una vez a la semana) a “jugar” con tu agenda te ayuda a organizar tus ideas y establecer tus prioridades. Aunque sólo sea para llenar sus páginas y que no se quede tan vacía, te estás obligando a ti misma a decidir qué cosas hacer cada día. Luego ya está la segunda fase de si las haces todas o no, pero decorando tu planner todas las semanas ya verás como poco a poco se irá traduciendo en una mejor planificación.

agenda-rifle-paper-2017

Si no sabes ni por dónde empezar con el tema de la planificación, porque nunca ha sido tu fuerte (o eso te haces creer a ti misma para no sentirte culpable por no saber aprovechar mejor tu tiempo), te invito a que le eches un vistazo a todos los post que he publicado sobre gestión del tiempo y a mis cursos online (que además cuentan con un montón de vídeos en los que te enseño mil y un trucos super útiles).

OPCIÓN 2: Como Blog Planner

Para planificar tu blog, tu trabajo,… En definitiva, una buena alternativa es utilizar tu agenda de manera temática (en función de tus áreas de trabajo o actividades). Por ejemplo, como Agenda sólo para las cosas relacionadas con tu Blog.

blog-planner-2017

Una buena opción para nuestra mente creativa y multiapasionada es utilizar un planner. Es decir, esas carpetitas de polipiel tan bonitas que tienen anillas que pueden abrirse para añadir los recambios (o decoración) que te sean más útiles en cada momento (aquí tienes algunos ejemplos de planners bonitos).

¿Qué podrías apuntar en tu blog planner? Pues todas estas opciones:

  • Objetivos para el blog
  • Fechas más importantes del calendario editorial
  • Eventos y ferias para bloggers
  • Ingresos y gastos mensuales
  • Fechas de caducidad/renovación del hosting, dominio, aplicaciones, plugins, etc.
  • Contraseñas de los sitios en los que te registras.
  • Hasthag más importantes.
  • Colaboraciones con otros bloggers.
  • Ideas para post.
  • Calendario editorial.
  • Calendario de ventas.
  • Seguimiento y objetivos de seguidores en redes sociales.
  • Cursos a los que te apuntas (o que te gustaría hacerlo).
  • Lista de tareas para tus post/redes sociales.
  • Listado de afiliados.
  • Descubrimientos en redes sociales.
  • Marketing y publicidad.
  • etc

¡Ya ves que hay mil opciones!

OPCIÓN 3: Diario Personal

Esta opción es perfecta para recuperar esas viejas agendas que se quedaron sin empezar años anteriores.

Utiliza tu agenda para dedicarte unos minutos a ti cada día. Ya sea para anotar tus reflexiones diarias, cómo ha ido el día o para realizar tus páginas matutinas.

Te ayudará a organizar todas tus ideas al sacar fuera todo aquello que te atormenta y todos tus pensamientos (sean del tipo que sean). Además, está demostrado que realizar este ejercicio cada día te ayuda también a aumentar y mejorar tu creatividad de manera exponencial.

OPCIÓN 4: Diario de Gratitud

Una opción similar a la anterior (pero no igual), es escribir diariamente en tu diario o agenda aquellas cosas que agradeces cada día y todo lo que te ha hecho feliz ese día concreto.

diario-de-gratitud

usa-tu-agenda-como-diario-de-gratitud

Te ayudará a darte cuenta que siempre hay algo por lo que vale la pena luchar (sobre todo en los momentos más difíciles) y te ayudará a ser consciente de todo lo bonito que hay en tu vida y en tu día a día.

OPCIÓN 5: Ideas que surgen

Porque los pajaritos de tu cabeza se merecen un sitio en el que poder quedar registrados y repasados de vez en cuándo.

¿No te ha pasado alguna vez que se te ocurre una idea increíble y, al no escribirla, terminas olvidando de qué se trataba? Pues teniendo siempre a mano una agenda chiquitita, podrás ir corriendo a apuntarla siempre que un pajarito haga pío-pío por tu mente.

diario-de-ideas-diarias-aumentar-creatividad

Si además utilizas una agenda tipo check-list, podrás ir tachando todas aquellas que termines llevando a cabo con el tiempo.

Mi recomendación, además, es que repases tu Diario de Ideas de manera periódica (una vez al mes por ejemplo) o siempre que estés baja de inspiración.

OPCIÓN 6: Cuaderno de Control de Gastos e Ingresos

Si eres como yo, que parece que tienes un agujero en los bolsillos por donde se te van escapando todos los céntimos, necesitarás (sí o sí), un medio en el que llevar un poco de control de tus ingresos (y sobre todo tus gastos). Puedes utilizar un kakebo o usar una de esas preciosas agendas que has comprado (o compraste).

control-de-gastos-e-ingresos-kakebo

¿Y qué puedes apuntar?

  • Ingresos mensuales y diarios
  • Gastos diarios (y resúmenes mensuales)
  • Presupuestos que pasas (y así tener un control de lo que te van aceptando o no)
  • Horas a facturar (si trabajas por horas, indispensable llevar un registro para no olvidarte nada).
  • Previsión de gastos (para luego no encontrarte con sorpresas)

OPCIÓN 7: Diario de tus Logros diarios (pequeños y grandes)

Lo hagas en una agenda, en un cuaderno o en tu móvil. Esta opción es un IMPRESCINDIBLE en tu día a día. Sobre todo:

  • Si llevas tiempo con la sensación de no estar avanzando nada en tus proyectos.
  • Si eres de las que piensas que nunca consigues nada.

Si te identificas con alguno de estos casos, comienza desde ya a escribir tu Diario de Logros. Y si eres de las que llevas años dándote cuenta de lo que vas consiguiendo cada día, es una manera de felicitarte por el buen trabajo realizado.

diario-de-logros

Tal y como te decía en el título de esta opción, aquí van los logros diarios grandes y pequeños. Es decir, no hace falta tener que ganar un Pulitzer para escribir en tu diario. Con algo tan pequeño (y que puede ser muy importante para ti), como haberte conseguido levantar de la cama a la primera, lograr escribir y publicar tu post semanal, resistir a la tentación de comprar esa tableta de chocolate (que tan poco aman tus caderas y tanto tu estómago) o acordarte de regar las plantas, valen muchísimo más la pena que haber conseguido un logro grande (que suelen ser más bien poquitos a lo largo del año).

Así que fuera esa sensación de que no haces nada bueno ni consigues nada de lo que te propones y comienza a escribir tu Diario de Logros.

Mi consejo es que lo revises al menos una vez al mes y así consigas ser consciente de todos esos pequeños pasitos y logros que vas dando cada día hacia una vida más feliz y más segura de ti misma.

OPCIÓN 8: Diario de Reuniones

Esto es super útil si tienes tantas reuniones a lo largo de la semana que terminas por mezclar y olvidar lo que acordaste en cada una de ellas.

Ideal para profesionales como fotógrafos, wedding planners, comerciales, y bloggeras con miles de colaboraciones.

usa-tu-agenda-para-reuniones-diarias

planificacion-reuniones

Apunta cada día la reunión (o reuniones) que hayas tenido y ten todo bajo control:

  • La hora y lugar de la reunión.
  • Los puntos a tratar.
  • El material que necesitarás.
  • Descripción de todo lo acordado.
  • Fechas límites de lo que te encargas tú.
  • Todo de lo que se encargan otros (y sus correspondientes fechas límites)
  • Próxima reunión.

OPCIÓN 9: Seguimiento de Dietas/Alimentación

¿Estás realizando una dieta? ¿Necesitas controlar tu alimentación por alguna cuestión médica?

Utiliza una agenda que puedas llevar siempre contigo para apuntar todos tus alimentos y comidas diarias. Te ayudará a establecer o identificar patrones de tu alimentación (como aquellos que te dan alergia, que te sientan mal, lo que te suele apetecer cuándo picas entre horas, etc).

agenda-dietas-y-alimentacion-saludable

Y te servirá también para darte cuenta de si realmente tu dieta es tan sana como crees (y dónde está el culpable de esos kilillos de más que se van acumulando debajo del ombligo…)

OPCIÓN 10: Registrar aspectos de tu día a día

Para apuntar lo que realmente has hecho cada día (vs lo que tenías planificado), pero con aspectos más generales de tu vida. Como por ejemplo:

agenda-diaria-2017-ejercicio-habitos-logros

  • Vasos de agua que has bebido.
  • Ejercicios que has hecho.
  • Los temas que has estudiado.
  • Toma de Medicaciones.
  • Rehabilitación realizada.
  • Frases o momentos de tus hijos que quieras recordar.
  • Sitios nuevos que has visitado.
  • Descubrimientos diarios.
  • etc

En resumen, como ves opciones hay muchas para utilizar todas las agendas que te compras (o que has ido comprando los últimos años) para eliminar esa sensación de sentirte culpable por no haberlas aprovechado. Y para sentirte orgullosa además, de ser una Agenda-Adicta total.

Aprovecha al máximo tu agenda

Espero que te hayan gustado estas ideas. ¿Se te ocurre alguna más? (¡me encantaría que me la contarás en el apartado de comentarios!)

Si estás buscando tu agenda perfecta para conseguir tus objetivos el próximo 2017, la agenda Charuca es la herramienta de gestión del tiempo que estabas buscando. En esta Super Review, te la muestro al detalle, te cuento los pros y contras y te doy las claves para que puedas ver si esta agenda es perfecta para el seguimiento de tus objetivos y para ti.

 

La Agenda Charuca, ¿es perfecta para mí?

 

Agendas Charuca 2016-2017 (perfecta para mí)

Las Agendas de Charuca son unas agendas diseñadas especialmente para mujeres que luchan por sus sueños. Una de las cosas que más me gustan de ellas (y por este motivo precisamente la he elegido como mi agenda personal para los próximos meses), es el hecho de que está pensada para ayudarte a realizar un seguimiento de tus objetivos (tanto de manera mensual como semanal).

Es idónea para ti si eres una persona creativa, si eres emprendedora (sobre todo si trabajas desde casa), si eres una mamá super-ocupada y si eres una mujer con muchísimos planes pendientes por hacer. En definitiva, es una agenda perfecta para todas las mujeres con miles de ideas en la cabeza, que quieren llevar a cabo un montón de proyectos a la vez, que no saben por dónde empezar y que buscan una agenda que les vaya ayudando a centrarse, a mantenerse enfocada y a avanzar en todos sus objetivos.

 

PLANIFICA TUS OBJETIVOS (Y LOGRA TUS SUEÑOS)

Como te comentaba antes, todo el seguimiento de objetivos es el plus más valioso que vas a encontrar en las agendas Charuca.

Es primordial para todas las mujeres que tienen muchos planes en mente, poder centrar ideas y aprender a establecer prioridades para no tener la sensación de que pasan los días y el tiempo se te está escapando de las manos.

Por ello, con la agenda diseñada por Charuca vas a poder reflexionar sobre el rumbo que tiene tu vida y hacia dónde quieres ir y ello te ayudará a planificar tus objetivos de una manera mucho más sensata, sabiendo que las metas que vayas eligiendo son las que te acercará realmente al sitio al que quieres ir.

 

Agenda Charuca para mujeres que quieren cumplir sus sueños

 

Cómo puedes trabajar todo el tema de objetivos con la agenda de Charuca 2016-2017:

Partiendo de las fichas de trabajo de objetivos anual (para 2017) y las que tienes al inicio de cada mes, vas a poder organizar y desglosar los pasos que te llevarán a conseguir tus objetivos en tu planificación mensual y semanal. En el mini-curso que te regalo al comprar tu Agenda Charuca a través de mi tienda online (tienes los detalles al final del post), encontrarás la metodología que yo utilizo para centrar todas mis ideas y gestionar mi tiempo, para que puedas sacarle el máximo provecho a las agendas de Charuca y puedas conseguir todos los objetivos que te propongas este 2017.

¿Cómo son las Fichas de Objetivos?

Cómo te contaba, hay dos tipos:

  1. Fichas al inicio de cada mes
  2. Ficha para preparar 2017
FICHAS AL INICIO DE CADA MES

En las fichas al inicio de cada mes, Charuca te recalca la importancia de dedicar el tiempo necesario a reflexionar sobre lo que quieres hacer y lo que quieres mejorar el mes que entra. Algo que también te recalco mucho en mi curso Activa tu Brújula Interior y que te ayuda a centrar todas tus ideas y ganas de hacer cosas en lo verdaderamente importante y que te va a hacer realmente feliz.

 

Agenda Objetivos mensuales

 

¿Qué apartados tienes aquí?

Tienes un par de apartados destinados a ayudarte a ir cumpliendo objetivos:

    <li “>Top 3 de objetivos para ese mes

  • Columna con Lista de Tareas (Por si quieres desglosar los objetivos en los pasos a dar para lograrlos, o quieres apuntar cualquier otro tipo de recordatorio importante a realizar durante ese mes).

Y tienes otros apartados destinados a reflexionar y a recordarte porqué estás trabajando:

  • Mi sueño es
  • Me lo merezco porque
  • Cosas que puedo mejorar
  • Voy a decir SÍ a
  • Voy a decir NO a
  • 10 cosas que me hacen sentir gratitud
FICHAS PARA PLANIFICAR 2017

Con respecto a las fichas para preparar el 2017, tienes dos hojas completas de la agenda para reflexionar, marcar objetivos y lanzarte a soñar y trabajar para conseguir todo lo que te propongas en el nuevo año.

 

Planificar objetivos 2017 agenda

 

¿Qué apartados tienes aquí?

  • ¿Cómo te ves en 5 años en lo personal y en lo profesional? (Espacio que invita a reflexionar a medio plazo, formado por un espacio en blanco para que escribas todo lo que quieras sin límites de ningún tipo).
  • Imagina un día perfecto (para reflexionar sobre tu estilo de vida ideal a largo plazo. Aquí encontrarás un horario que te obligará a detallar al máximo posible cómo sería tu día ideal).
  • Prepara una lista de deseos (espacio tipo check-list con muchísimo espacio para soñar y desear).
  • Mis objetivos para este año (con mucho espacio en blanco para completar todo lo que quieres hacer el próximo año. Mi recomendación es que en este espacio te marques los más importantes y dejes los menos para el siguiente apartado).
  • Propósitos 2017 (espacio tipo check-list que te recomiendo usar para apuntar objetivos menores).
  • Dónde estoy ahora.
  • Dónde quiero estar cuando termine 2017.
  • ¿Qué tengo que hacer durante este año para estar más cerca de alcanzar la vida que quiero tener?

Cómo puedes ver las fichas de trabajo son muy muy completas y tienen todas las piezas clave que te van a ayudar a trabajar para conseguir tus objetivos a lo largo de los próximos meses.

PLANIFICACIÓN MENSUAL:

Las hojas con la vista mensual vienen todas juntas, lo que facilita mucho el poder trabajar y planificar a varios meses vista.

Tiene una columna para notas en su lateral izquierdo en el que puedes apuntar tus objetivos mensuales, detalles o hechos que quieras recordar de ese mes, hacer una lista de tareas, reflexiones, etc.

La vista mensual está formada por una cuadrícula (una semana por fila) y el único detalle a tener en cuenta es que para los meses que tienen 6 semanas, los días de la última semana vienen separados por una línea diagonal (lo que puede dificultar un poco escribir en ellos si tienes la letra muy grande o si eliges la agenda de tamaño pequeño, en la que el espacio quizás quede un poco reducido). No obstante, es un detalle casi sin importancia ya que realmente dónde vas a trabajar es en el apartado semanal de la agenda.

 

Vista mensual Agendas Charuca

 

PLANIFICACIÓN SEMANAL:

APARTADOS:

  • Objetivos de la semana
  • Me siento agradecida por
  • Semana del año (que corresponde)
  • 2 mini calendarios (mes actual y siguiente)
  • Vista semanal

La vista semanal está compuesta por varios apartados que me encantan. El primero de todos (y es uno de los motivos por los que elegí esta agenda personalmente para trabajar mis objetivos los próximos meses) es el apartado de los 3 objetivos semanales.

Si seguís el blog desde hace tiempo sabéis que recalco mucho en la importancia de marcarte un máximo de 3 objetivos (mensuales, semanales o diarios) y Charuca sigue esta misma filosofía, así que concuerda perfectamente con mi método de gestión del tiempo del que te voy dando trucos y consejos a lo largo del blog.

Otro apartado que también me encanta es el de “Me siento agradecida por”, dónde te aconsejo que completes con todo aquello que te ha hecho sonreír esa semana, aunque estés de bajón, porque siempre hay algo (aunque sea un detalle muy pequeño) que te ha hecho feliz cada semana. Te aconsejo también que este apartado lo revises cada cierto tiempo para ir dándote cuenta de todo por lo que vale la pena luchar.

 

Vista semanal agenda charuca

 

En lo que respecta a la vista semanal, hay otro plus que no suelen tener otras agendas: Y es que hay el mismo espacio para todos los días de la semana, incluyendo fines de semana. Este aspecto nos viene fenomenal a las que trabajamos desde casa, a las que hacéis muchísimos planes los fines de semana, a las que estáis estudiando de lunes a domingo y a todas las mujeres, en general, que quieren aprovechar todos los días.

De lunes a viernes el espacio diario está dividido en líneas y los fines de semana tienen puntitos (estilo Bullet Journal, como en el apartado de notas).

Si te gusta trabajar con una agenda en la que haya horario, el modelo grande de las agendas charuca (Minimal y Happy Ladies grande) es el perfecto para ti. Tiene horario incorporado de Lunes a Viernes, que va desde las 8h hasta las 20h (en el modelo pequeño no está este horario).

Una agenda que te motiva

Agenda motivadora de Charuca 2017

Otro de los plus que más me gustan de la agenda diseñada por Charuca es que está repleta de mensajes motivadores por todos lados.

La agenda tiene mensajes y frases motivadoras en todas las fichas de trabajo y en cada uno de los meses. Todas las frases que encontrarás al inicio de cada mes han sido especialmente elegidas por Charuca y son frases de mujeres que han conseguido sus sueños, para que veas que todo por lo que estás luchando puede hacerse realidad.

Y para que veas que todos los sueños pueden cumplirse, Charo Vargas (Charuca) ha escrito una carta dirigida personalmente a cada mujer que compre su agenda y que vas a encontrarte nada más abrir su agenda, dónde te da las gracias y la bienvenida, te explica la historia detrás de la agenda y te anima a que luches por cumplir tus sueños. Muy bonita la verdad, además de ser un detalle que marca la diferencia con respecto a otras agendas.

 

Festivos 2017 agenda Charuca

 

¿QUÉ AGENDA CHARUCA ME COMPRO?

Si ya tienes claro que la agenda de Charuca es la agenda perfecta para ti, voy a contarte las diferencias entre todos los modelos para que sepas cómo elegir el que mejor se ajuste a tu forma de trabajar y tu estilo de vida.

MODELOS

Hay 4 modelos de las agendas diseñadas por Charuca 2016-2017 (dos son de tamaño pequeño y los otros dos de tamaño grande):

Modelos Agenda Charuca 2016 2017

No hay modelo Erizos de tamaño grande ni modelo Minimal de tamaño pequeño.

PESO, TAMAÑO Y USO

 

Agenda Erizos Charuca 2016-2017

 

MODELO PEQUEÑO: Perfecta para llevar en el bolso.

  • Mide 20,2 cm de alto x 16,5 cm de ancho (casi como un A5).
  • Peso = 510 gr.

En la mano es una agenda que prácticamente no pesa nada para el volumen de hojas que tiene. Por su tamaño y peso es una agenda perfecta para llevar en el bolso. Al tener además las anillas cubiertas por las tapas no hay peligro de que se enganchen con algo y se estropeen. Para mayor protección, recomiendo llevarla en la bolsita de tela que viene con la agenda pero, por su diseño, tampoco sería necesario.

 

Vista mensual agenda Charuca erizos pequeña

 

En el modelo pequeño el espacio para escribir es bueno. La vista mensual permite poder escribir varias líneas aun teniendo una letra de tamaño medio-grande, se puede personalizar cada día con pegatinas y queda espacio para escribir. Y en la vista semanal cuentas con un montón de espacio para escribir y decorar todo lo que quieras (si te interesa, el espacio de cada día mide 5,3 x 8,4 cm).

 

Agenda Charuca Happy Ladies Grande 2017

 

MODELO GRANDE: Perfecta para el escritorio.

  • Mide 25,3 de alto x 21,5 cm de ancho (casi como un A4).
  • Pesa 810 gr.

Estos 300 gramos de diferencia, unido al tamaño casi A4, hace que esta agenda sea perfecta para tenerla en la oficina o en el escritorio y no moverla mucho. Podría llevarse en bolsos muy grandes aunque para diario igual pesa mucho.

En el modelo grande el espacio para escribir es ideal y permite customizarlo al máximo, independientemente del tamaño de letra que tengas. Hay espacio suficiente para escribir y decorar todo lo que quieras, tanto en la vista mensual como en la semanal. En la vista semanal, además, tienes un horario diario que va desde las 8h hasta las 20h (si te interesa, el espacio de cada día mide 7,2 x 10 cm).

 

Diferencia vista mensual agenda charuca pequeña y grande

 

¿En qué se diferencian los dos tamaños?

 

1. ANILLAS: En el modelo grande las anillas quedan a la vista por completo, mientras que en el modelo pequeño las anillas quedan protegidas por las tapas, dando aspecto por fuera de que se trata de una agenda encuadernada. El tamaño de la anilla es el mismo en ambos casos.

anillas doradas agenda charuca

Agenda charuca happy ladies (pequeña)

Agenda Charuca Happy Ladies A5

 

2. HORARIO EN VISTA SEMANAL: En el modelo grande hay un horario que va desde las 8h hasta las 20h en cada día de la vista semanal. En el modelo pequeño no hay horario.

Vista semanal agenda charuca (diferencia tamaño grande y pequeño)

Éstos son las dos únicas diferencias entre los dos tamaños. Por lo demás, el contenido interior es exactamente el mismo.

EXTRAS QUE TRAE LA AGENDA DE CHARUCA

BOLSITA DE TELA PROTECTORA

¿Qué es lo primero que te encuentras cuando recibes tu Agenda diseñada por Charuca? Todas las agendas vienen dentro de una bolsita de tela protectora, de un color amarillito claro, tipo lino finito finito y viene serigrafiada con el siguiente mensaje: “Contiene sueños por cumplir” y unos topitos en un tono negro.

 

Bolsita protectora agenda Charuca "Contiene sueños por cumplir"

 

Me gusta de la bolsa que puedes darle otros usos si no la vas a utilizar para guardar la agenda dentro. Tengo otras bolsas de este estilo de Charuca, más pequeñas, y las suelo utilizar para guardar bolis y rotuladores en los cajones del escritorio para que no estén desperdigados por ahí o para guardar cosas dentro del bolso y que todo quede más ordenadito,

PEGATINAS MOTIVADORAS

 

Pegatinas Motivadoras doradas Agenda Charuca 2017

 

El otro extra que te encuentras al abrir tu bolsita con la agenda es un set de 50 pegatinas (que también puedes comprar por separado en la tienda).Están impresas en color rosita claro (a juego con el interior de las portadas), negro y un dorado muy elegante que le dará un toque chic a tu agenda.

Las pegatinas tienen diversas formas (banderitas, corazones, círculos, rectángulos…) y contienen frases motivadoras tipo a: “Te lo mereces”, “Apuesta por ti”, “En caso de duda, baila”, “Importante”, “Apaga el wifi y sal a la calle”, “Pasito a pasito”, “Nunca digas nunca”…

 

Pegatinas Motivadoras Agenda Charuca

 

El set de pegatinas cabe en el bolsillo interior del modelo de agenda grande pero no en el pequeño, por lo que una opción si eliges la agenda de tamaño A5 para poder llevarlas a todas partes podría ser cortar por la mitad la hoja en la que vienen las pegatinas y ya caben sin problema en el bolsillo interior.

Otras características de las Agendas Charuca 2016-2017

TAPAS:

Las tapas son de cartón duro y vienen impresas en mate con el diseño de cada modelo. Su interior es de un tono rosita claro, igual en todos los modelos.

El año 2017 está marcado como en letterpress (en relieve para dentro) y es de color metalizado oro. Al estar el relieve hacia dentro no hay peligro de que se vaya el metalizado con el uso.

 

Agenda Charuca 2017 Happy Ladies

agenda charuca 2016-2017

 

Las tapas vienen protegidas por una lámina anti-rayado y a prueba de cafés, según describe Charuca. La verdad es que no me he atrevido a manchar de café la agenda pero el anti-rayado funciona muy bien y no se marca nada.

Los cantos de la agenda son redondeados, lo que viene muy bien para evitar que se estropeen las esquinas con el uso. El encuadernado de las tapas me informó Charuca en su día que lo hacen de manera totalmente artesanal, lo que es un plus muy importante a tener en cuenta a la hora de comprar esta agenda (además de que está fabricada por completo en España).

Las tapas vienen además con una gomita negra que ayuda a mantener la agenda siempre cerrada y está muy bien ajustada, de tal manera que cierra muy bien pero sin pretar (por lo que no deja ningún tipo de marca en las tapas).

BOLSILLOS INTERIORES:

Las agendas de Charuca vienen con 2 bolsillos interiores (¡super grandes!) al final de la agenda (se aprecia fenomenal en el vídeo).

Se trata de una cartulina en el mismo color rosita del interior de las portadas, con un bolsillo a cada lado. Puedes guardar en ellos pegatinas para agendas, cartas, clips y marcapáginas, elementos para decorar tu agenda, sellos para agendas (tipo clear stamps), facturas, cartas, etc.

 

Bolsillo interior agenda charuca

Tamaño Bolsillo interior agenda Charuca con sellos Lora Bailaora y pegatinas planner Carpe Diem

Tamaño Bolsillo interior agenda charuca

 

DISEÑO Y COLORES

La agenda tiene un diseño muy minimalista y neutro, lo que te va a permitir personalizarla totalmente a tu estilo. (Como con los sellos, pegatinas, clips y demás complementos que encontrarás en la sección de decoración de agendas de la tienda).

Las hojas de la agenda vienen troqueladas en el lateral formando pestañas, para que sea muy fácil de identificar cada uno de los distintos apartados, las hojas de vista mensual y los distintos meses.

 

Pestañas interiores agenda 2017

 

GRAN APARTADO PARA NOTAS

La agenda contiene un montón de hojas para tomar notas: 8 hojas en total (16 caras), en los que vas a poder apuntar:

  • Reflexiones
  • Los pasos de tus proyectos y objetivos
  • Ideas
  • Sueños
  • Listas de cualquier tipo
  • Fotos de los momentos a recordar cada mes
  • Puedes dibujar
  • Hacer un moodboard
  • etc.

¡Las posibilidades son infinitas!

Tienen un diseño de puntitos, estilo Bullet Journal, lo que las hace muy flexibles para cualquier tipo de contenido que quieras anotar.

 

Bullet Journal 2017

 

FICHAS PARA VIAJES

Vienen fenomenal para preparar y planificar tus viajes y no te olvidarás de nada al poder apuntarte los sitios más importantes a visitar que no quieres perderte. Esta ficha está formada por 6 hojas en los que puedes apuntar 12 viajes (uno al mes, ¡ole!).

¿Qué vas a encontrar en estas fichas?

  • Destino
  • Fecha de Ida
  • Fecha de Vuelta
  • Gastos (Billetes, Alojamiento, Comida, Transporte, Compras, Imprevistos y Total).
  • Listado de cosas: “Voy a ver”.
  • Checklist para que apuntes todo lo que no quieras olvidar.

 

Ficha para planear viajes charuca

 

DESCUBRIMIENTOS EN REDES SOCIALES

Éste es un apartado que he echado muchísimo de menos en otras agendas que he tenido, y se trata de un espacio en el que se pueda ir apuntando aquellos hallazgos de internet y redes sociales que no quieras perder. Hay espacio para apuntar el nombre, perfil de facebook, twitter, instagram, pinterest, youtube, la dirección web y una línea para apuntar cualquier tipo de nota con respecto a ese hallazgo.

Está formado por 6 hojas en los que puedes apuntar 36 descubrimientos en redes sociales.

 

Descubrimientos redes sociales agenda charuca

 

CALENDARIO ANUAL

Es una agenda escolar, empieza en Septiembre de 2016 y termina en diciembre de 2017. Existe un calendario anual de 2017 y 2018, en el que se muestran todos los meses (por si necesitas planificar a futuro) y en hojas aparte, tienes un listado muy práctico (desde septiembre 2016 hasta diciembre 2017) en el que encontrarás todos los días de cada mes, para que puedas apuntar:

  • Fechas importantes
  • Eventos
  • y cualquier otra cosa que no quieras olvidar.

 

Calendario anual 2017 2018

Listado fechas importantes 2017 agenda

TIPO DE PAPEL + PRUEBA DE TRANSPARENCIA

Las hojas son de gramaje 100gr, el suficiente para que no se transparente al escribir por la otra cara. Tienen un color blanco roto, son mates y su tacto es muy agradable.

Con respecto a la tinta, he realizado una prueba de transparencia con distintos tipos de bolis, rotuladores y sellos para agendas para comparar el nivel de traspaso de tinta en cada caso. El resultado (que puedes ver en detalle en el vídeo), ha sido éste:

 

Prueba de Transparencia tinta con Hojas Agenda Charuca

Bolis y Rotuladores para prueba de transparencia hojas agenda charuca

Agenda Charuca prueba traspaso tinta hojas

Prueba transparencia tinta hojas agenda 2017

 

(Sellos usados en el vídeo: Roller Stamp Imprescindible, de Lora Bailaora y Clear Stamp Disfruta, de Lora Bailaora)

SÁCALE EL MÁXIMO PARTIDO A TU AGENDA: ¡MINI-CURSO DE REGALO!

Como te contaba al principio, debido precisamente a que va a ser mi agenda personal para los próximos meses, con la compra de una Agenda de Charuca voy a regalarte un mini-curso de regalo, formado por una serie de vídeos en los que voy a enseñarte:

  • A sacarle el máximo provecho a tu Agenda Charuca.
  • Y a planificar tus metas para que puedas cumplir todo lo que te propongas este 2017.

Este mini-curso comenzará el próximo 29 de agosto y es exclusivo para todas las que compréis la agenda a través de la tienda de Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos SHOP. Quedan poquitas unidades (y no va a haber nueva edición hasta el año que viene), así que si no quieres perder esta oportunidad de conseguir tu Agenda Charuca + Mini-Curso de Regalo, ¡date prisa!

Agenda Charuca - Sácale el máximo provecho a tu agenda con curso gratuito Eva Gías

¡Quiero mi Agenda Charuca + Mini-Curso de Regalo!

Hasta aquí, mi revisión sobre las agendas diseñadas por Charuca. Si te ha gustado esta review, ¡comparte este post con tus amigos en redes sociales!

Si quieres conocer un poco más a Charuca, la diseñadora de la marca de papelería más bonita que puedes encontrar ahora mismo a nivel nacional, te dejo enlace a la entrevista que le hice hace un tiempo.

Como has visto, las agendas Charuca son perfectas para ayudarte a conseguir tus sueños y planificar todos tus objetivos. La edición 2016-2017 es limitada, por lo que si no quieres desaprovechar la oportunidad de conseguir mi mini-curso de regalo en exclusiva con la compra de tu agenda en mi tienda online de papelería bonita, ¡date prisa en comprar la tuya porque quedan muy poquitas!